“All The Things She Said”: Historia de himno lésbico

Te contamos todo lo que hay detrás del tema "All The Things She Said" de t.A.T.u. / Foto: YouTube

El 9 de septiembre de 2022, “All The Things She Said”, tema más exitoso del dúo ruso t.A.T.u. (Lena Katina y Julia Volkova), cumplió 20 años. Te contamos por qué es considerado un himno lésbico.

3 años después de que “All The Things She Said” lideró las listas de popularidad en las emisoras de radio británicas, Channel 4 estrenó Sugar Rush, una serie con guiños al himno lésbico con el que las integrantes de t.A.T.u., Lena Katina y Julia (Yulia) Volkova, protagonizaron uno de los casos más descarados de queerbaiting. Como todo tema musical exitoso, el track número 2 de 200 km/h in the Wrong Lane (2002) tiene una historia con algunos episodios incómodos.

Si viviste la pubertad y adolescencia a principios de los 2000, es muy probable que “All The Things She Said” haya marcado tu despertar sáfico. La cultura pop de los llamados early 2000s nos ofreció unos cuantos momentos icónicos para el público LGBT+.

Entre el éxito comercial de “Beautiful” de Christina Aguilera y el beso entre la princesa y reina del pop en los MTV VMAs de 2003, 2 chicas rusas causaron escándalo con un videoclip en el que, rodeadas de miradas y juicios morales, se acariciaban y besaban bajo la lluvia.

Para muchas chicas dosmileras, estar pendientes de la programación de MTV fue una de las razones por las que “All The Things She Said” se convirtió en un himno lésbico. El romance —criminalizado, prohibido y sentenciado— entre 2 jovencitas del secundario fue una de las primeras representaciones de las relaciones sexoafectivas a las que tuvimos acceso.

Sin embargo, la referencialidad y nostalgia —pues en algunas fiestas de Halloween solemos ver a parejas disfrazadas de Lena y Julia— no nos hacen olvidar que la fama de t.A.T.u. fue un episodio más que agridulce.

¿Qué es lo incómodo detrás de “All The Things She Said”, himno lésbico de t.A.T.u.?

Así como otras industrias, la de la música es una que siempre deja sus secretos al descubierto. En más de una ocasión hemos hablado de lo problemático que es el hecho de que gran parte de la representación de las mujeres y relaciones sáficas estén bajo la perspectiva de un hombre.

A estas alturas, no son sorpresivas las rutas que se siguen para los romances lésbicos: o se persigue la fatalidad o se sexualiza. El caso de t.A.T.u. no es la excepción. Si bien el retrato de Lena y Julia en uniformes nos hacen pensar en una audiencia muy específica (la juventud), el vestuario tiene un trasfondo poco —o nada— agradable. MIRA CÓMO HA SIDO LA REPRESENTACIÓN LÉSBICA EN EL CINE MEXICANO.

Lena y Julia estuvieron involucradas en el ámbito del entretenimiento desde muy jóvenes. Fueron integrantes del grupo infantil Neposedy. A finales de los 90, el productor Ivan Shapovalov y su socio, Alexander Voitinskiy, tenían objetivos muy claros.

Shapovalov dejaría el título de psiquiatra infantil y explotaría su ‘potencial’ —mejor dicho, mañas— para la publicidad. Era un hombre de negocios cuya filosofía era evidente: follow the money. Cerró su clínica y empezó a trabajar en comerciales para televisión. Sabía leer su entorno. Su carrera como publicista no se limitó a bienes materiales. En algún momento de su carrera estuvo en el campo de la política.

Hacer de la orientación sexual algo monetizable

Con los 2000 en puerta —y la fortuna que prometía el espectáculo—, Ivan Shapovalov tuvo una incipiente urgencia de encontrar a las próximas superestrellas de Rusia. Para él y su socio —del que apenas conocemos su nombre— el perfil era concreto: necesitaban un par de jovencitas que, además de no mostrar objeción a audicionar en miniuniformes escolares, pudieran hacer de su sexualidad algo vendible (claro, desde los términos de estos empresarios).

El videoclip que encabezó el álbum debut de Britney Spears (Baby One More Time) tuvo como protagonista a un grupo de colegialas. El tema volvió a la princesa del pop en una de las cantantes más exitosas de la historia de Billboard y la llevó a estar nominada en los Premios Grammy de los 2000. Pero por el #FreeBritney sabemos todo lo que hay detrás de estos títulos.

La popularidad de Britney no fue lo único que Ivan Shapovalov analizó con detenimiento. En ese entonces, tuvo el dato de que en Rusia estaba en incremento el consumo de pornografía —supuestamente— lésbica.

Para que su fórmula fuera rentable, Shapovalov guio la identidad musical de t.A.T.u. a partir de Fucking Åmål. Galardonada en el Premio Guldbagge, esta película —también dirigida por un hombre, dicho sea de paso— abordaba la historia de Agnes y Elin, 2 chicas de secundaria que descubren su sexualidad en medio de un contexto bastante conservador.

“All The Things She Said”: himno lésbico y uno de los casos de queerbaiting más descarados —y violentos— de la música pop

Para hacer de la sexualidad lésbica —o lo que se quiso entender como tal— un ‘valor diferencial’, Ivan Shapovalov sabía que el ‘romance’ entre Lena y Julia no podía quedar únicamente en la canción escrita por Elena Kiper. Tenía que trasladarse a los escenarios. Fake it till you make it, baby.

En diciembre de 2011, Lena tuvo una entrevista con Story Caravan. En dicha conversación, la cantante dio a conocer que antes de su compañera solo había besado a un chico. Cuando Ivan Shapovalov encontró en t.A.T.u. su mina de oro, las chicas no superaban los 15 años. Tenían intereses amorosos propios y ninguno tenía que ver con una orientación sexual heterodisidente. No obstante, en los ensayos, Shapovalov les decía que les faltaba algo: el beso. ESTOS SON ALGUNOS FAMOSOS ABIERTAMENTE HOMOFÓBICOS QUE CAUSAN PENA AJENA.

En ese entonces, las 2 jóvenes veían a su productor como una autoridad. La primera vez que les dijo que se besaran, pensaron que se trataba de una broma. Aun así, Lena comentó lo siguiente sobre las dinámicas de ‘trabajo’ de Ivan:

«Se debe dar crédito a Shapovalov, todo lo que él y nosotras hicimos bajo su dirección no se consideró desdeñoso, sino conmovedor e inocente. Pero estaba al borde».

Llevaron el beso a los escenarios. / Foto: Los Replicantes

Escándalo por homofobia ¿y gasligthing?

Por mucho que se fuerce una estrategia comercial, llega el momento en que deja de funcionar. El desgaste de “All The Things She Said” como himno lésbico y t.A.T.u. como ‘pareja sáfica’ se desmoronó poco a poco.

Primero encontró como factor el embarazo de Julia. Mientras el mundo hablaba sobre los abusos de Ivan Shapovalov, el camino se fragmentó aún más con la declaración homofóbica por parte de Julia. MIRA MÁS DE LA CARRERA POLÍTICA DE JULIA VOLKOVA EN EL PARTIDO DE VLADIMIR PUTIN.

De acuerdo con la recopilación que hizo BuzzFeed News, así respondió a la pregunta de si su hijo fuera gay:

«Lo condenaría, porque creo que un hombre de verdad debe ser un hombre de verdad. Dios creó al hombre para la procreación, es la naturaleza. El hombre para mí es el apoyo, la fuerza. No acepto un hijo gay».

A su vez, expresó lo siguiente respecto a la libertad sexual de los hombres:

«Creo que para los hombres es una mala libertad. En nuestro tiempo, hay una gran cantidad de chicas frívolas (y un hombre puede follar a una gran cantidad de estas chicas). Esto es libertad para los hombres. Y un hombre no tiene derecho a ser un bastardo. Dos chicas juntas no es lo mismo que dos hombres juntos. Me parece que las lesbianas se ven estéticamente mucho mejor que dos hombres tomándose de la mano o besándose».

En cuanto las declaraciones de Julia llegaron a las personas que hicieron de “All The Things She Said” un himno lésbico, Lena usó su cuenta de Facebook para dar su opinión.

«Últimamente estoy viendo algunos comentarios con respecto a mi posición sobre las personas LGBT y mi religión. Puedo decir una cosa: Dios nos está enseñando a vivir en el amor, a ser tolerantes y a no juzgar a otras personas. Y lo hago. El amor es amor y es un sentimiento maravilloso. Creo que todos deberían ser libres de amar a quienes aman y estar con quienes quieren pasar su vida».

Años después, en 2014, Julia habló sobre sus comentarios homofóbicos:

«Es imposible amar y después olvidar todo. Eso no sucede. Estoy muy contenta de verlos a todos aquí y de saber que esta relación se conserva y crezca más y más. No importa lo que pase. Hay un sentimiento muy importante en el interior. Honestamente, los amo mucho y nunca dije lo contrario. Quiero que continuemos con este amor. Seamos felices como lo fuimos alguna vez».

Esto fue lo que dijo Lena. / Imagen: Facebook (Lena Katina)

¿Consideras que “All The Things She Said” siga siendo considerado un himno lésbico de t.A.T.u.? Te leemos en los comentarios.

Con información de Story Caravan, BuzzFeed News, NPR, Junkee, YouTube (declaración de Julia) y Vice