Soldado del EZLN relata su encuentro con una mujer trans

Subcomandante Marcos / Foto: Telesur

Uno de los personajes más fascinantes de los relatos del EZLN es ‘la Magdalena’, mujer trans que salvó a un soldado durante una misión en la capital.

Las comunidades indígenas tienen sus visiones particulares sobre el género y la sexualidad. El de los muxes en Oaxaca no es el único ejemplo. También existe un famoso relato protagonizado por un soldado del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) y una mujer trans, en el cual se retrata la forma en que el movimiento se relaciona con la transexualidad y la comunidad LGBTQ+.

Historia real

No se sabe exactamente en qué año se escribió el cuento. Sin embargo, este fue presentado durante un encuentro zapatista en Chiapas. La pagina web Enlace Zapatista conserva la versión estenográfica del evento, donde es posible constatar que, de acuerdo con el orador que lo presentó, el relato se basa en una historia real.

El cuento se titula El encuentro de Elías Contreras y la Magdalena. Es un relato en primera persona de la historia de un soldado del EZLN que conoce a ‘la Magdalena’, una mujer trans que se dedicaba al trabajo sexual.

El cuento de ‘la Magdalena’

El narrador de este relato es Elías Contreras. Se trata de un integrante de la Comisión de Investigación del EZLN que viajó a Ciudad de México como parte de una misión.

En la historia, Elías relata que al deambular por las calles de la colonia Guerrero lo detuvo la policía. Los uniformados intentaron aprovecharse de él y despojarlo de sus pertenencias. Sin embargo, en ese momento apareció ‘la Magdalena’:

«Y entonces ya me querían subir a la patrulla, pero que se acerca una muchacha con una falda bien rabona y una blusita, que sea que estaba bien encuerada y hacía mucho frío. Y entonces la muchacha los habló a los judiciales y ya me dejaron ir ya».

Posteriormente, el soldado del EZLN cuenta el momento en que, al platicar son su salvadora, ella le explica que es una mujer trans:

«Y entonces ella me dijo que no es una ella sino un él. Como no muy le entendí, ella se levantó la falda y ahí se miró su ése-cómo-se-llama haciendo bulto en su calzón. Y entonces yo le pregunté que cómo era que es un él y se viste como una ella. Y ella, o él, me contó que es mujer pero tiene cuerpo de hombre».

El relato continúa. Ante la falta de clientes, la mujer trans invitó al soldado zapatista a su cuarto para que no pasara la noche en la calle:

«Entonces en su cuartito me contó todo y que ella o sea él quiere ahorrar su dinerito para operarse el cuerpo de hombre y hacerlo cuerpo de mujer y que por eso estaba taloneando».

Finalmente, el cuento termina con una promesa de Elías hacia ‘la Magdalena’:

«Salí y le compré un su ramo de rosas rojas y se lo di y le dije que cuando gánemos la guerra íbamos a poner un hospital para enderezar todo lo que le había salido chueco al Dios. Y entonces ella se puso a chillar, que sea porque nunca le habían dado flores, creo. Y entonces un buen rato estuvo chillando y entonces ya luego se fue a talonear».

https://www.homosensual.com/cultura/historia/pedro-lemebel-el-heroe-gay-punk-e-indigena/

‘La Magdalena’ en la narrativa zapatista

Más allá de retratar la visión del soldado indígena del EZLN sobre la identidad de género de una mujer trans, lo interesante de esta historia es que, posteriormente, ‘la Magdalena’ se convirtió en un personaje recurrente dentro de la narrativa zapatista.

Según consta en la transcripción del encuentro donde el cuento se presentó por primera vez, este fue utilizado para ilustrar la afinidad del movimiento zapatista con la comunidad LGBTQ+. Antes de leerlo, el orador afirma que «homosexuales, lesbianas, transgénero y transexuales» han apoyado al zapatismo. Y esboza una posible explicación para su afinidad:

«Es porque tenemos en común esto de ser “otros”, “otras”, excluidos, perseguidos, discriminados, temidos».

Además, esa no fue la única ocasión que la Magdalena apareció en la narrativa zapatista. También aparece en un cuento publicado por el subcomandante Marcos en el periódico La Jornada en 2007. Incluso existe una carta que el propio Marcos escribió a Elías Contreras, para que este la entregara como propia a ‘la Magdalena’.

De acuerdo con la carta, la del soldado del EZLN y la mujer trans que lo salvó terminó por convertirse en una historia de amor.

Con información de Enlace Zapatista

error: Alert: Ya te vimos pillín, mejor comparte.