Sylvia Rivera: pionera y heredera de la liberación LGBT+

Sylvia Rivera fue una mujer trans y activista latina y americana que cambió la historia de la lucha LGBT+. / Foto: The Guardian

Sylvia Rivera fue una de las primeras mujeres trans en luchar por los derechos LGBT+. Ella y Marsha P. Johnson cambiaron la historia.

Si no sabes a quién agradecerle que hoy puedes celebrar el hecho de pertenecer a la comunidad LGBT+, puedes empezar por darle las gracias a Sylvia Rivera. Ella —junto con su amiga, Marsha P. Johnsonse encargó de visibilizarnos y, además, fue una de las primeras en levantar la voz para exigir que tuviéramos los mismos derechos que cualquier otra persona.

La historia de nuestra lucha como comunidad no sería la misma sin Sylvia Rivera. Esta mujer trans con ascendencia latina —puertorriqueña y venezolana—, pero nacida en el Bronx, Nueva York, tiene una historia digna de ser contada.

Sylvia

Rivera nació y creció en la ciudad de Nueva York. Su padre, José Rivera, la abandonó cuando apenas era una niña y su madre se suicidó cuando Sylvia tenía 3 años. Entonces, fueron sus abuelos quienes la criaron. Su abuela —quien era venezolana— nunca estuvo muy de acuerdo con los comportamientos ‘afeminados’ de su nieta. Especialmente cuando, en cuarto de primaria, Sylvia Rivera empezó a utilizar maquillaje.

Sylvia Rivera cuando era adolescente / Foto: NBC

Como resultado del rechazo de sus abuelos, Sylvia comenzó a vivir en las calles cuando apenas tenía 11 años y, al poco tiempo, se unió a una comunidad de drag queens. En los años 60, el término ‘transgénero’ no se conocía y esta es la razón por la que las mujeres trans de esa época solían autoproclamarse como drag queens. A pesar de esto, hoy sabemos que Sylvia Rivera era una mujer trans.

Al igual que Marsha P. Johnson, Sylvia Rivera es una pieza clave en la historia de la lucha LGBT+. Sylvia se empezó a involucrar en el activismo en la época de la guerra de Vietnam, que fue cuando se desataron un sinfín de movimientos por los derechos civiles. Y, desde luego, no podemos no mencionar que en esa época —de los años 60 hasta los 80— también surgió la segunda ola feminista.

Sylvia Rivera y Marsha P. Johnson, el dúo dinámico

Sylvia, al igual que Marsha, abusó de las drogas en algún momento de su vida. Y es que, desafortunadamente, al haber estado homeless desde muy temprana edad, se involucró en experiencias que, en ese momento, le ayudaron a sobrevivir. A sus 17, Sylvia ya era reconocida por su activismo en la ciudad de Nueva York.

Marsha P. Johnson y Sylvia Rivera se conocieron en 1963. Sylvia fue una de las muchas personas a las que ‘Santa Marsha’ ayudó. Y es que, a eso se dedicaba Marsha, a acoger a personas jóvenes en situación de calle que, por cierto, ella también vivió en carne propia. Marsha le «salvó la vida» a Sylvia. No lo decimos nosotros, lo dijo la misma Sylvia y nunca se cansó de repetirlo. Para Rivera, Marsha se convirtió en su madre.

Marsha P. Johnson y Sylvia Rivera / Foto: NY History

Así fue como Marsha y Sylvia se convirtieron en mejores amigas y, juntas, encabezaron un sinfín de protestas para exigir visibilización, reconocimiento y derechos de la comunidad LGBT+.

Stonewall

La noche del 28 de junio de 1969, Sylvia Rivera y Marsha P. Johnson andaban de fiesta. Pero, como ya eran dos de las activistas más reconocidas de la comunidad, les informaron que se habían desatado disturbios en Greenwich Village, en el bar Stonewall Inn. Ellas llegaron —y se unieron— a las riots una vez que ya habían comenzado. 

Disturbios de Stonewall / Foto: History

La razón por la que existe la creencia de que fueron Sylvia y Marsha quienes ‘lanzaron la primera piedra’ esa noche es porque, para esas alturas, este dúo ya era reconocido por las múltiples protestas que organizaron anteriormente. Hoy sabemos que no fueron ellas quienes iniciaron los eventos de aquella noche en la que el rumbo de la historia LGBT+ cambió para siempre. Pero podríamos decir que, tal vez, si ellas no hubieran levantado la voz con anterioridad, el Stonewall uprising no hubiera sucedido. 

Speech queen

Después de Stonewall, muchas cosas cambiaron. Un año después, en el aniversario del día en el que se desataron los disturbios, se realizó la primera Marcha del Orgullo en Nueva York. El Pride se fue replicando en muchas partes del mundo hasta llegar a ser lo que hoy en día es: una celebración de la liberación ante la opresión de la sociedad y las autoridades.

Los años siguientes, Sylvia Rivera y Marsha P. Johnson siguieron liderando protestas y, además, fundaron STAR (Street Transgender Action Revolutionaries). Sylvia se convirtió en todo un ícono, pues sus discursos en las múltiples marchas y protestas eran famosos, por ejemplo, el de «y’all better quiet down» en 1973.

La heredera del legado de Marsha y lo que vino después

Al morir, Marsha le pasó la batuta a Sylvia. Bueno, en realidad, a pesar de que las autoridades dijeron que Marsha se suicidó, las personas que la conocían están seguras de que ella no tenía planeado quitarse la vida. Entonces, probablemente no tenía un plan para ‘pasarle la batuta’ a Sylvia, pero estamos seguros de que si alguien podía continuar con lo que Marsha construyó… era Sylvia Rivera. Y así fue. 

Sylvia Rivera / Foto: Time

Hoy en día, Sylvia Rivera es conocida como una de las catalizadoras más importantes en el activismo LGBT+. Nunca dejó de luchar. Jamás dejó de levantar la voz y tampoco paró de ayudar a las personas que más lo necesitaban. Sylvia luchó por la inclusión hasta el último momento. Murió el 19 de febrero del 2002 a causa de cáncer de hígado. Esta mujer trans se convirtió en un talismán para la comunidad LGBT+ y hoy es recordada como ‘la Rosa Parks del movimiento trans’.

«Tenemos que hacernos visibles. No deberíamos sentirnos avergonzados de ser quienes somos».

—Sylvia Rae Rivera

Ahora ya sabes quién fue Sylvia Rivera y la importancia de su existencia para la comunidad, historia y lucha LGBT+.

Con información de Biography, Bese y Stonewall Forever

error: Alert: Ya te vimos pillín, mejor comparte.