Conoce la historia de Adolfo Constanzo, el narcosatánico bisexual

Adolfo Constanzo, el narcosatánico de Matamoros, que además era bisexual.

Adolfo de Jesús Constanzo no fue realmente un narco y nada tenía de satánico, pero sus crímenes lo llevaron a ser el narcosátanico bisexual.

A finales de los años 80, el narcosatánico de Matamoros ocupó la mayoría de los titulares de México por sus crímenes, pero pocos sabían que era bisexual.

Lo curioso de este personaje es que en realidad no era narco, al menos no estrictamente hablando. Tampoco era satánico y, como seguro ya sospecharon, no era de Matamoros.

Adolfo Constanzo era en realidad un famoso santero de origen cubano. Este personaje llegó a ser contratado por varios jefes del crimen organizado, por lo que se le vinculó con el narcotráfico.

Adolfo Constazo

De aprendiz a maestro

Antes de convertirse en el famoso narcosatánico, que además era bisexual, Adolfo Constanzo tuvo un origen peculiar.

Adolfo nació en Miami, Florida en 1962. Desde pequeño, su madre —quien era cubana— lo instruyó en las artes de la santería; más específicamente, en el culto conocido como Palo Mayombe.

En los años 80, trató de ofrecer sus servicios como mayombero en Miami. Sin embargo, poco después se estableció en el entonces Distrito Federal, ofreciendo consultas de tarot.

Adolfo Constanzo en su juventud

Fue ahí donde sus ritos comenzaron a hacerse famosos, gracias a la brutalidad de los sacrificios animales que efectuaba.

Aunado a esto, varios jefes criminales comenzaron a solicitar sus servicios. Al parecer, Constanzo los prevenía de redadas de la policía y les facilitaba información que los ponía por encima de sus enemigos.

Por esta razón, comenzó a ser vinculado directamente con el crimen organizado. Sin embargo, sus verdaderos crímenes los cometió por fuera de esta actividad delictiva.

Y es que tenía una caldera para la que efectuaba sacrificios humanos y asesinó a muchas personas para conseguir las partes del cuerpo que le eran necesarias en sus rituales.

Ejemplo de una olla Palo Mayombe

Dos amantes fieles

Se sabe que el famoso narcosatánico de Matamoros era bisexual gracias a dos de sus más grandes aliados, quienes también eran sus amantes. 

Por un lado estaba Sara Aldrete, quien fue señalada por muchos como la gran sacerdotisa del culto, y que siempre fue la mano derecha de Constanzo.

No obstante, mucho antes de que Adolfo conociera a Sara, también estaba su amante y discípulo Martín Quintana, quien lo siguió hasta el final de sus días.

La bisexualidad de Adolfo no era una situación secreta y se tienen datos de que Sara estaba al tanto de sus aventuras con otros hombres y mujeres. CONOCE A ESTOS ASESINOS SERIALES MEXICANOS, QUE ADEMÁS DE INDÍGENAS ERAN GAY.

Martín Quintana

El final del caldero

Fue en 1989 cuando la policía de Matamoros logró dar con la guarida del narcosatánico bisexual. Sin embargo, lo que encontraron fue mucho peor de lo que pudieron imaginar. ENTRA AQUÍ PARA DESCUBRIR LA HISTORIA DEL NARCO GAY QUE VENCIÓ A PABLO ESCOBAR.

Y es que hallaron un caldero de hierro en cuyo interior había sangre seca, un cerebro humano, colillas de cigarro, cuarenta botellas vacías de aguardiente, machetes, ajos y una tortuga asada.

Además, en los alrededores de la casa hallaron una especie de catacumba con varios cadáveres descuartizados, sin cerebro ni corazón.

Refugio de Adolfo Constazo

Al comenzar los interrogatorios, todo señalaba a una sola mente maestra, culpable de todos los asesinatos: Adolfo Constanzo.

Constanzo y sus más allegados discípulos habían huido a refugiarse a la capital del país, pero solo pasaron un par de semanas antes de que fueran encontrados.

Al verse rodeado, Adolfo le ordenó a uno de sus discípulos que lo matara. Ambos se encerraron en un armario, su discípulo le disparó, y luego este se disparó a sí mismo. Así murieron antes de poder hacer frente a la justicia por sus horrendos crímenes. DA CLICK AQUÍ PARA CONOCER LA HISTORIA DE ESTOS ASESINOS SERIALES DE HOMOSEXUALES.

La historia del narcosatánico bisexual de Matamoros continuará estremeciendo a las personas con la leyenda de sus crímenes atroces.

Con información de Infobae y Leyendas Legendarias

error: Alert: Ya te vimos pillín, mejor comparte.