InicioCulturaHistoriaLos Contemporáneos y el estigma homosexual

Los Contemporáneos y el estigma homosexual

-

El estigma homosexual que enfrentaron los Contemporáneos no los detuvo para dejar huella en la historia LGBT+.

Los Contemporáneos fue un grupo de intelectuales mexicanos de la primera mitad del siglo XX que hizo grandes aportaciones en el campo del arte y la literatura. Sin embargo, vivieron en un medio cultural en el que fueron objeto de estigma homosexual, especialmente hacia algunos de sus integrantes.

«Grupo sin grupo»

Se podría decir que los primeros miembros de los Contemporáneos fueron Salvador Novo y Xavier Villaurrutia, quienes se conocieron en la Escuela Nacional Preparatoria. Posteriormente, en los años 20, se fueron uniendo otros jóvenes intelectuales, como Gilberto Owen, Carlos Pellicer, Agustín Lazo, Jorge Cuesta y Elías Nandino, entre otros.

estigma homosexualidad contemporaneos salvador novo
Salvador Novo, escritor, poeta, cronista y dramaturgo / Foto: Almomento MX

En esos años, se autonombraban «el grupo sin grupo» porque, según ellos, sus personalidades eran tan diferentes que lo único que los unía era su autonomía moral y artística.

estigma homosexual contemporaneos grupo sin grupo
Algunos integrantes de los Contemporáneos / Imagen: Retruécano

Sin embargo, a mediados de esa década, el medio cultural mexicano estaba dividido en dos facciones en alto grado enemistadas. Por un lado, estaban los que buscaban hacer arte y literatura de signo revolucionario, nacionalista y con carácter viril. A esa facción pertenecían Diego Rivera y el grupo de los Estridentistas.

Por el otro lado, estaban quienes se consideraban más cosmopolitas y defendían un arte más bien despolitizado y libre de retórica nacionalista. Esta última facción, a la que pertenecía «el grupo sin grupo», era acusada por la primera de malinchismo y traición a la patria. Además, eran señalados como aburguesados y afeminados.

Revista Contemporáneos

En medio de ese ambiente hostil fue que se consolidó la formación del grupo de intelectuales liderado por Salvador Novo. Primero en torno a la revista Ulises —creada por Novo y Villaurrutia—, publicada entre 1927 y 1928. Posteriormente, con la revista Contemporáneos, siendo ese el nombre con el que empezaron a ser conocidos entonces —y hasta el día de hoy—.

revista ulises portada
Portada de la revista Ulises (1927) / Foto: Piso 9. Investigación y archivo de artes visuales

La revista Contemporáneos se publicó de 1928 a 1931 y se caracterizó por su pretensión vanguardista. A través de sus páginas, defendían su visión cosmopolita del arte, contraria al nacionalismo propagandista tan común en esos años posrevolucionarios. Quienes escribían en ella buscaban modernizar todas las expresiones del arte y la literatura mexicana. Además, divulgaron la obra de artistas hoy consolidados como Rufino Tamayo, Manuel Rodríguez Lozano, María Izquierdo, Carlos Mérida y Manuel Álvarez Bravo.

estigma homosexual contemporaneos revista
Ejemplar de la revista Contemporáneos / Foto: La Guía

El estigma homosexual

Aunque no todos los miembros de los Contemporáneos eran homosexuales, el hecho de que algunos lo hayan sido fue aprovechado por sus adversarios para arremeter en su contra. Esto a pesar de que solo Salvador Novo mostraba su orientación sexual abiertamente y sin tapujos, mientras los otros —Villaurrutia, Pellicer y Nandino—, eran más bien ‘discretos’.

Desde antes de la aparición de la revista Contemporáneos, iniciaron las burlas y el acoso de Rivera y sus amigos contra Novo y los suyos. Por esto, Salvador Novo le dedicó al muralista un largo poema satírico, que fue perfeccionando los años siguientes. Al poema lo llamó “La Diegada”. Lo escribió después de enterarse de que Lupe Marín, entonces pareja de Rivera, lo había engañado con su amigo Jorge Cuesta. En el poema se burla de la supuesta ceguera artística de los alumnos de Rivera y revela con humor —aunque con un poco de misoginia— algunas intimidades del muralista. La siguiente es una estrofa de “La Diegada”:

Marchóse a Rusia el genio pintoresco
a sus hijas dejando —si podría
hijas llamarse a quienes son grotesco
engendro de hipopótamo y harpía.

diego rivera estigma contemporaneos
Diego Rivera (1886-1957) / Foto: Biografías y Vidas

Rivera respondió a Novo pintándolo junto a su amiga —y mecenas de los Contemporáneos— Antonieta Rivas Mercado en el mural “El que quiera comer que trabaje” (1928). En la obra, Rivera hace una denuncia de la ideología aburguesada y afeminada del grupo de artistas que ya se habían consolidado en torno a la revista Contemporáneos. En el lado derecho, una mujer revolucionaria le entrega una escoba y pone a barrer a Rivas Mercado. Del lado izquierdo, aparece un niño con cara parecida a la de Rivera pateando a un hombre de blusa rosa y con orejas de burro. Muchos identifican al infante como Salvador Novo.

estigma homosexual contemporaneos rivera el que quiera comer
“El que quiera comer que trabaje” (1928), mural de Diego Rivera / Imagen: Somos Mass 99

Maricones contra la ‘literatura viril’

Estas burlas a los Contemporáneos continuaron la década siguiente. En 1934, Rivera publicó el ensayo “Arte puro: puros maricones”, en el que escribió:

«en México hay ya un grupo incipiente de seudo plásticos y escribidores burguesillos que, diciéndose poetas, no son en realidad sino puros maricones».

Pero estas expresiones homofóbicas no solo vinieron de Diego Rivera y sus allegados. También los Estridentistas, grupo vanguardista liderado por Manuel Maples Arce, llamaban a los Contemporáneos «señoritas» de manera despectiva y machista. Además, decían que en México había dos tipos de literatura: una «afeminada», representada por Novo y sus amigos, y una literatura «viril», representada por los estridentistas y otros autores revolucionarios.

manuel maples arce estridentistas
Manuel Maples Arce (1900-1981), de Los Estridentistas / Foto: Museo Nacional de Arte (Twitter: @MUNALmx)

Estigma homosexual en la pintura

Pero quizás donde más se puede apreciar la estigmatización de la que eran objeto los Contemporáneos es en la pintura “Los paranoicos (los espiritufláuticos), los megalómanos”. Este cuadro fue pintado por Antonio Ruiz, El Corcito, en 1941, justo en el 40 aniversario de la gran redada de los 41 maricones.

En el lienzo, son representados de forma satírica algunos miembros homosexuales de los Contemporáneos, entre ellos Salvador Novo y Xavier Villaurrutia, además de Antonieta Rivas Mercado. El pintor los retrata retorcidos y contoneando las caderas en una plaza pública, rodeados de figuras que representan algunos prejuicios sobre la homosexualidad, como el balero y la cloaca.

estigma homosexual contemporaneos paranoicos espirituflauticos megalomanos
“Los paranoicos (los espiritufláuticos), los megalómanos” (1941), representa con prejuicios sobre homosexualidad a cuatro de los Contemporáneos. / Imagen: Archivo Homosensual

Conforme pasaron los años y las décadas, las rencillas entre estas dos facciones fueron disminuyendo, aunque no la estigmatización hacia los homosexuales en México. Quizás por eso, poetas de los Contemporáneos —como Villaurrutia y Pellicer— siguieron viviendo su homosexualidad de manera discreta. Y en su poesía solo hicieron alusiones veladas a su deseo homoerótico. Ni siquiera Salvador Novo, el más desclosetado de todos, se atrevió a publicar en vida su autobiografía La estatua de sal, la cual no salió a la luz sino hasta 1998.

A pesar del ambiente de hostilidad homofóbica que les tocó vivir, los Contemporáneos continuaron haciendo grandes aportaciones a la cultura mexicana e internacional. En poesía, teatro y artes plásticas nos han dejado un gran legado y siguen influyendo a nuevas generaciones de artistas y escritores LGBT+.

¿Cuál de los Contemporáneos es tu favorito? Cuéntanos cómo te inspiró este grupo a vencer la homofobia y el estigma.

Con información de La JornadaLetras LibresBiblioteca Virtual Universal

Helder Ariel
Flor de desierto en el ombligo de la luna. Historiador interesado en el arte y la cultura LGBTQ+.
error: Alert: Ya te vimos pillín, mejor comparte.