Felicita Vestvali, lesbiana que desafió sociedad conservadora mexicana

Ella fue Felicita Vestvali. / Imagen: San Francisco Bay Times

Felicita Vestvali (1831-1880), famosa cantante de ópera y lesbiana, plantó cara a la sociedad mexicana conservadora del siglo XIX.

Entre 1855 y 1856, época en la que ser lesbiana se consideraba «una vergüenza que conspira contra la moral, familia y salud individual» y una anomalía médica, la cantante polaca de ópera Felicita Vestvali desafió los prejuicios de la sociedad mexicana conservadora. También conocida como la Magnífica, logró cautivar a los oídos más exigentes de la época. Era una figura sumamente respetada en Estados Unidos y Europa.

Fue una de las mujeres que trabajó al lado de la actriz de teatro española Matilde Díez, quien encabezó un viaje a Ciudad de México entre 1853 y 1858. Tenía una serie de presentaciones en el Gran Teatro. ESTO IMPLICABA SER LESBIANA EN EL SIGLO XIX.

Pero Felicita Vestvali y Matilde Díez no fueron las únicas artistas europeas que estuvieron en los salones más prestigiosos de la capital. En este boom también estuvieron presentes integrantes de la Compañía de Ópera Italiana de Almicare Roncari: Marietta Almonti, Constanza Mazini, Marietta Pagliari, Isabel Zanini, Leonardo Gianonni, Giovani Tiverinni y Eduardo Winter.

Felicita Vestvali, considerada como una mujer lesbiana pionera en este género de música teatral, era una de las mujeres con mayor reputación y reconocimiento en dicha disciplina. Cuando llegó a la capital, ya se había llevado varios aplausos del público de Nueva York y La Habana. Además, fue la intérprete predilecta de Abraham Lincoln y del emperador Napoleón III.

¿Qué más sabemos sobre su vida?

Felicita Vestvali era el nombre con el que se presentaba en el escenario. Nació como Anna Marie Stegemann el 23 de febrero de 1831. Aunque no abundan las investigaciones biográficas, hay ciertas dudas de cuál fue su verdadero lugar de nacimiento. En algunos libros se dice que fue en Varsovia, Polonia. En sitios de internet se detalla que en una provincia de Alemania.

De lo que sí se tiene certeza es de que creció en el seno de una familia de la nobleza. Su padre era mercader. La música formó parte de su vida desde una muy corta edad, pero esta no fue la que pensó como profesión en primera instancia. Durante su niñez expresó su deseo por ocupar el cargo de sacerdote. Años después descubrió el teatro y cambio de parecer.

Felicita en una obra de William Shakespeare / Imagen: Twitter (@HilaryPoriss)

A su familia, la decisión no le hizo gracia. Una de las razones por las que Felicita Vestvali es considerada como una lesbiana rebelde fue que en su juventud huyó de casa para dedicarse a su verdadera pasión. Desde entonces, desafió algunas de las máximas de los roles de género.

Vestida con prendas que, supuestamente, solo usaban los hombres, dejó su lugar de origen y se mudó a Leipzig, Alemania. Ahí logró abrirse camino entre los teatros locales. De poco en poco se fue haciendo una audiencia en dicho país.

Pero para ella, el éxito entre las y los alemanes no era suficiente. Así que su siguiente destino fue París y, posteriormente, la capital de la moda en Italia, Milán. Para 1865 se convirtió en la «mujer con mayor triunfo lírico en California». MIRA ESTAS FOTOS ANTIGUAS DE PAREJAS LÉSBICAS.

Las mujeres a las que amó

Si bien su voz era apreciada entre las élites, la crítica no fue homogénea. Algunos expertos de la época mantenían ciertas dudas sobre sus capacidades. Fuera de los escenarios, Felicita Vestvali se enfrentó a ciertos prejuicios respecto a su persona por la forma en la que hacía presente su expresión de género.

Se cuenta que cuando viajó a Brooklyn, 2 comerciantes la llamaron «chico matón». Este no fue el único episodio agridulce por el que atravesó durante su paso por los Estados Unidos. En San Francisco, Felicita estuvo involucrada en un conflicto con Thomas Maguire, empresario e inversionista de la ópera.

En el aspecto de su vida privada —o  bueno, no tanto—, se trató de negar el hecho de que Felicita Vestvali era lesbiana. El amor de su vida —a quien se le quiso presentar como una ‘amiga muy íntima’— fue Elise Lund. La actriz alemana se convirtió en la máxima heredera de su fortuna. En su vida romántica también destacó el nombre de Jessie MacLean, diva neoyorquina.

A pesar de que en México no se tiene registro de verla de la mano de una mujer, Felicita Vestvali causaba cierta incomodidad en algunos sectores conservadores por su vestimenta. Pero en realidad, las miradas por debajo del hombro no fueron un impedimento para que la cantante de ópera conquistara a los oídos más exigentes. Se cuenta que una de sus más grandes cualidades era la conexión que lograba con el público. Su voz era «penetrante y magnética». CONOCE CÓMO SER LESBIANA EN EL PORFIRIATO.

¿Ya conocías a Felicita Vestvali, cantante de ópera que triunfó en la sociedad conservadora del siglo XIX?

Con información de Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL) y San Francisco Bay Times