5 cosas que debes saber sobre objeción de conciencia

Objeción de conciencia / Foto: Publimetro

La objeción de conciencia es el precepto que permite a los médicos negarse a prestar un servicio, y representa un riesgo potencial para la población LGBTQ+.

La discriminación contra la comunidad LGBTQ+ sigue siendo una realidad preocupante en México. Y el sector salud no es la excepción. De acuerdo con la Encuesta sobre Discriminación por Motivos de Orientación Sexual e Identidad de Género (Endosig), 37.2 por ciento de las personas LGBTQ+, se han sentido maltratadas o humilladas por su orientación sexual al recibir atención médica. Y este problema podría agravarse con la reciente inclusión del precepto legal de la objeción de conciencia.

Legalmente, la objeción de conciencia es la posibilidad que se otorga a un médico de «excusarse de participar en la prestación de servicios» de salud con base en sus creencias, valores o preceptos morales.

Endosig 2018: disciminación en el rubro de atención médica / Captura de pantalla

En un país machista y homofóbico como México, este concepto puede convertirse en un peligro para algunas minorías y poblaciones vulnerables. Entre ellas, las mujeres que busquen acceder a servicios de aborto, los miembros de la comunidad LGBTQ+ y las personas que viven con VIH.

Por eso, a continuación te contamos cinco cosas que debes saber sobre la objeción de conciencia. Esta información te ayudará a saber cuáles son tus derechos y a exigirlos para evitar ser víctima de discriminación.

1. Se aplica en todo el país

La objeción de conciencia tomó relevancia en el debate nacional en octubre de 2019, cuando el Congreso de Nuevo León aprobó una reforma que permite a los médicos negarse a prestar servicios que contradigan sus principios. Sin embargo, más allá de lo que digan o no las leyes locales, este precepto ya aplica en todo el país.

El 11 de mayo de 2018 se publicó una reforma a la Ley General de Salud que establece:

«El Personal médico y de enfermería que forme parte del Sistema Nacional de Salud, podrán ejercer la objeción de conciencia y excusarse de participar en la prestación de servicios que establece esta Ley».

En este sentido, la Ley General de Salud aplica en todo el país, en hospitales de los tres niveles de gobierno.

2. Casos en los que no aplica

No obstante, existen dos casos en los que bajo ninguna circunstancia los médicos pueden negarse a prestar un servicio. Estas son el peligro para la vida del paciente o la situación de urgencia médica. Así lo indica el artículo 10 Bis. de la Ley General de Salud:

«Cuando se ponga en riesgo la vida del paciente o se trate de una urgencia médica, no podrá invocarse la objeción de conciencia. En caso contrario se incurrirá en la causal de responsabilidad profesional».

3. Deben referirte con un médico no objetor

La objeción de conciencia está considerada en el marco del derecho de los médicos a ejercer su libertad de conciencia. Sin embargo, Francisco Cué, integrante del Grupos de Información Sobre Reproducción Elegida (GIRE) ha explicado que esto debe interpretarse en el marco del derecho constitucional más amplio, que es el derecho de toda persona a acceder a la salud.

En ese sentido, si te topas con un médico objetor, él tendrá la obligación de referirte con otro que no lo sea. De lo contrario, estará obstaculizando tu derecho de acceso a la salud.

4. Hospitales deben contar con médicos no objetores

En concordancia con lo anterior, los hospitales deben contratar médicos no objetores para garantizar el acceso de las personas a su derecho a la salud.

5. Ninguna institución te puede negar un servicio

Finalmente, toma en cuenta que quienes pueden ejercer la objeción de conciencia son los médicos, no los hospitales. Es decir, ninguna institución pública de salud te puede negar un servicio al que tengas derecho.

Ahora que conoces esta información, recuerda ejercer tus derechos.

De acuerdo con la Endosig 2018, 15.9 por ciento de las personas LGBTQ+ se ha sentido discriminada por su orientación sexual al acudir a los servicios de salud. Además, 49.4 por ciento prefiere ocultar su orientación sexual al acudir al médico y a 4.9 por ciento le impidieron donar sangre.

Para combatir la cultura de la discriminación, ejerce tus derechos y recuerda que estos no te pueden ser negados por la objeción de conciencia.

error: Alert: Ya te vimos pillín, mejor comparte.