El perro también es el mejor amigo de los LGBTQ+

El perro es un aliado para comunidad la LGBTQ+ y su mejor amigo.

El perro es el mejor amigo del ser humano, pero también puede ser el mejor cómplice para los miembros de la comunidad LGBTQ+.

El perro es un ser adorable y el mejor amigo del ser humano, pero también puede ser un poderoso aliado para la comunidad LGBTQ+.

En Homosensual amamos a estos hermosos animalitos, por eso queremos que los valores y descubras la alegría que existe detrás de tener a este precioso ser a tu lado.

Una pareja de chicas con un perro como su acompañante.

Aliados en la lucha LGBTQ+

La Universidad de Pennsylvania realizó un estudio en el que demostró la importancia del perro como mejor amigo en las vidas de las personas LGBTQ+.

El documento descubrió que el tener un perro puede ser clave en el proceso en que una persona descubre su sexualidad.

Esto porque el individuo se siente rechazado por una sociedad que no comprende su diversidad sexogénerica y encuentra en su acompañante peludo un refugio del mundo exterior.

La presencia de un perro pude ser crucial para las personas LGBTQ+.

El amor incondicional de estos bellos animales existe a través de las muestras de afecto físicas y verbales. Estas forman una conexión muy especial entre perro y persona.

Al respecto, Pride Source comenzó una sección especial en la que las personas de la comunidad LGBTQ+ comparten las historias que han vivido con sus mascotas.

En ellas muchos confiesan cómo sus perros han sido importantísimos en las partes más cruciales de sus vidas y lo fuerte que es el vínculo emocional con ellos.

Los perros, beneficios sin fin

Además de ser el mejor amigo, el perro puede ser un aliado en muchas otras facetas de la vida de una persona LGBTQ+.

La American Psychological Association descubrió que los dueños de estos animalitos tienen mejor autoestima, son más extrovertidos y tienden a detenerse menos antes sus miedos.

Una pareja de hombre gays con un perro como su acompañante.

Otro estudio del American Journal of Cardiology encontró que los perros también son excelentes para resguardar nuestro corazón. Y es que se comprobó que las personas que tienen uno y sobreviven a un ataque cardiaco tienen más probabilidades de sobrevivir otro año sin algún incidente.

Definitivamente los perros pueden ser los mejores amigos y, al lado de las personas LGBTQ+, aún más.