VIH

Todo lo que debes saber sobre la hepatitis B

Hepatitis B afección hepática
Conoce más sobre la hepatitis B. / Foto: Adobe Stock

Conoce qué es la hepatitis B, cómo evitar su transmisión y cómo tratarla.

No todas las hepatitis son iguales, por eso entrevistamos al doctor Víctor Hugo Córdova Pluma, médico internista y secretario del Consejo Mexicano de Medicina Interna, quien nos respondió algunas dudas muy puntuales acerca de la hepatitis B.

Te presentamos algunos puntos básicos y muy importantes para tomar en cuenta.

¿Qué es la hepatitis B?

La hepatitis tipo B es una enfermedad infecciosa que se origina por un virus que agrede directamente al hígado: el virus de la hepatitis B (VHB). Este puede presentarse de manera aguda o durar más de seis meses, con lo cual se considera crónico.

¿En qué se diferencia de otros tipos de hepatitis?

En su fase aguda, prácticamente los síntomas son uniformes en todas las hepatitis. Por desgracia, tanto la hepatitis B como la C pueden derivar en cirrosis o cáncer; de ambas, es más noble la hepatitis C. El VHB posee características especiales que lo pueden mantener en el cuerpo sin que te des cuenta y con el tiempo volverse peligroso inflamando silenciosamente tu hígado hasta ser una enfermedad grave. CHECA CÓMO SIGUEN AUMENTANDO LOS CASOS DE HEPATITIS C ENTRE GAYS.

¿Existen grupos de población que puedan ser más vulnerables?

Sí, las personas con múltiples parejas sexuales, así como personas que se realizan tatuajes y/o piercings en condiciones sanitarias dudosas. También, viajeros que frecuenten o hayan estado en ciertos países en donde es una enfermedad local persistente (endémica) y entren en contacto con fluidos del cuerpo. Las y los trabajadores sexuales, así como trabajadores de la salud. Los pacientes que viven con VIH también son vulnerables, porque estadísticamente existe una clara coinfección por compartir factores de riesgo.

¿Qué consideraciones especiales debemos tener las personas LGBT+ respecto a la hepatitis B?

Primero, debes averiguar si las personas con las que estableces prácticas sexuales han tenido hepatitis B, además de identificar a parejas que coinciden con otras infecciones de trasmisión sexual. Aunque no es una regla, en ocasiones hay coinfección en personas que viven con VIH o están en fase sida, pues en ambos casos se potencializa el riesgo de adquirir hepatitis B. La cuestión está en realizarse un examen para salir de dudas. Es importante que cada persona acuda con un médico para que evalúe pedir un estudio denominado “serología para hepatitis viral”, con el cual es muy sencillo saber quién es portador o inclusive quién está vacunado para esta enfermedad.

¿Cómo se transmite?

La hepatitis B se transmite de persona a persona mediante sangre, semen, saliva, flujo vaginal, moco rectal u otros líquidos corporales (ojo: no por estornudos ni por tos). Por ello, es posible adquirirla durante las relaciones sexuales. El VHB también se transmite con mucha facilidad a través de agujas y jeringas contaminadas, por lo cual muchos profesionistas de la salud pueden contraerlo accidentalmente, así como personas usuarias de drogas intravenosas.

¿Qué tanto sabes de hepatitis B? / Foto: Adobe Stock

¿Existe una vacuna que nos ayude a prevenir la hepatitis B?

Sí, y es de alta seguridad. Aunque está elaborada con partes modificadas del virus, las personas que la reciben no pueden adquirir esta variedad de hepatitis. Esto es importante porque hay gente que evita la vacunación por la falsa creencia de que estas te enferman. Deben aplicarse tres dosis en un periodo de medio año.

¿Cuáles son las formas más eficientes de protección?

La mejor, sin duda, es la vacuna. Además, el uso estricto del condón, el manejo adecuado de la sangre y sus derivados. Hoy se exige el análisis específico para descartar la presencia del virus. La lucha contra las drogas intravenosas también ha sido un factor importante. Finalmente, también hay que ser muy cuidadosos en las unidades de hemodiálisis.

¿Cuáles son los síntomas de la hepatitis B?

Los síntomas en el adulto pueden oscilar entre leves y graves. Aparecen en algunos pacientes desde la segunda semana de haberla contraído o hasta cuatro meses después. Existe dolor abdominal difuso, náusea continua, orina oscura, fiebre, pérdida del apetito, dolor articular y muscular general, gran afección por fatiga y debilidad, así como un color amarillo en la parte blanca de los ojos y en la piel, que se llama ictericia.

Si adquiero hepatitis B, ¿qué puede pasar en mi organismo?

Muchos años podría permanecer sin síntomas (como enfermedad silenciosa). Conforme pasa el tiempo podría avanzar hacia un daño hepático grave, que inicia por insuficiencia hepática, e incluso puede evolucionar a cirrosis o cáncer, daño renal y diversas manifestaciones vasculares. CONOCE ESTOS DATOS SOBRE LA HEPATITIS A.

Si ya tengo hepatitis B, ¿cuál es el tratamiento?

Debes consultar a tu médico. Para la infección aguda no hay tratamiento específico, solo sintomático. En el caso crónico es diferente. Se utilizan fármacos antivirales por vía oral que deben usarse toda la vida, pues de suspenderse la enfermedad se agrava.

En caso de tener más dudas, ¿quién es el especialista al que debo acercarme?

A un médico internista, a un gastroenterólogo o a un médico con la especialidad de hepatología o infectología. CONOCE CUÁLES SON LAS ITS MÁS BUSCADAS EN MÉXICO.

Dentro del sistema nacional de salud, todos los centros médicos, los institutos de salud, así como los hospitales de alta especialidad de las Fuerzas Armadas, poseen un programa de atención para la hepatitis. En la iniciativa privada es igual. Hay centros de atención denominadas “clínicas del hígado”, donde se aborda el problema desde todas las disciplinas que se requieren, incluyendo el área emotiva y de acompañamiento.

Ahora que ya sabes más sobre hepatitis B, recuerda que, ante cualquier duda sobre la salud, el conocimiento veraz e informado siempre es tu mejor aliado. Consulta a tu médico y chécate continuamente. ¡Muchas gracias por cuidarte!

¿Conocías las características de la hepatitis B y cómo evitarla? ¡No olvides acudir a un profesional de la salud!

error: Alert: Ya te vimos pillín, mejor comparte.