¿Cómo incluir un juguete sexual en tu relación?

Checa estos consejos para que no te dé pena incluir juguetes sexuales en tu relación.

¿Te gustaría llevar un juguete sexual a tu actual relación, pero no sabes cómo abordar el tema? Aquí te damos algunos consejos para hacerlo.

¿Tienes curiosidad por proponer el uso de un juguete sexual en tu relación pero no sabes cómo? ¡Felicidades!, llegaste al lugar indicado. Aquí te daremos algunas recomendaciones para abordar el tema sin que sea algo incómodo. Además, la sexóloga Zhannat Álvarez nos compartió algunos consejos que te serán útiles a la hora de elegir tu primer sex toy.

Los juguetes sexuales siempre han sido un tema tabú, tanto en la sociedad como en la vida en pareja. A menudo se asocia la curiosidad de usar un sex toy con los problemas en la relación o con la insatisfacción sexual en esta. Pero generalmente es todo lo contrario.

Uno de los motivos por los que se usa un juguete sexual en la relación es porque hay buen sexo y la pareja desea experimentar más placer con otras posibilidades. Así que evitemos relacionar a estos dispositivos con inseguridades y conflictos y vámonos de lleno a las recomendaciones.

Estos son los consejos que te damos para empezar a usar un juguete sexual.

Saca el tema a la conversación

Es preferible pasar por un breve momento incómodo a quedarte con la duda de si le agrada la idea o no. Entre más casual hables sobre el tema, menos extraña será la situación. Recuerda que no hay nada de malo en querer intentar algo nuevo. Aprovecha mientras pasan caminando frente a una sex shop o cuando veas algún anuncio en una página de internet. Según Zhannat, la clave es tener una buena comunicación.

«La mejor manera de proponer un juguete sexual en la relación, es la naturalidad. En una plática casual, saca el tema y ve cómo reacciona tu pareja. “Fíjate que el otro día estaba viendo esto y me llamó la atención. ¿Cómo ves? Me gustaría intentarlo”».

Zhannat también nos sugiere sacar el comentario durante el cashondeo, onda: «Oye, imagínate si utilizamos algo que vibre o algo que nos estimule». Además, recalcó la importancia de involucrar a ambos en la propuesta.

Transmítele tu curiosidad

Si no se te ocurre qué decir, Zhannat nos compartió estas ideas: «¿No crees que me vería superbién en ese traje de conejita? ¡Mira qué bonito está ese plug con cola de zorro! ¿Qué se sentirá traer metido ese masajeador de próstata que puedes controlar vía bluetooth?».

Te aseguramos que arrojar de vez en cuando estos comentarios creará una especie de inception en tu pareja. No, no estás manipulando a nadie. Se trata solo de crear un poco de curiosidad alrededor del asunto. No hay nada de malo en ello.

Transmitir curiosidad hacia los juguetes sexuales es un buen consejo.

Empieza por algo sencillo

La gente siempre te dice: «Piensa en grande». Esta ocasión te voy a sugerir que no lo hagas. Si vas a empezar, no te vayas por el dildo de 30 centímetros de largo por 15 de grosor. Puedes hacerte daño. Uno de los consejos de Zhannat es empezar con juguetes sexuales no tan invasivos. Ve de menos a más para conocer tus propios límites.

«Para personas con vulva, yo recomiendo empezar con un vibrador en la primera potencia. Recomiendo los que son en forma de micrófono o las ‘magic wand‘. La forma de la cabeza permite estimular toda la parte de la vulva, incluyendo el clítoris. Después puedes pasar a un vibrador de conejo, que tiene estimulación de clítoris y vagina».

Si tienes vulva, puedes empezar con vibradores.

El uso de lubricante con los juguetes sexuales es esencial para potenciar las sensaciones. Si llegas a sentir alguna incomodidad o te causa irritación, es importante suspender su uso. Puede que tengas alergia al látex o a la silicona médica, pero también existen juguetes hechos de materiales como el cristal. Otra recomendación que nos da Zhannat es que, si vas a compartir estos dispositivos fuera de la relación, hay que ponerle un preservativo al sex toy.

«Las personas con pene, y que además disfrutan de la penetración anal, pueden empezar con dilatadores. También pueden empezar con anillos vibradores, pero no los que venden en farmacias. Hay que invertirle. También hay huevos masturbadores para empezar a conocer las sensaciones y ver si te gusta».

Compren un juguete que les llame la atención a ambos

Hay una amplia variedad de colores, texturas, tamaños y materiales en cuanto a juguetes sexuales. También hay muchas posibilidades en la forma en que puedes usarlos. Ya sea desde la página web de la sex shop o que vayan a verlos directo de los aparadores, lo importante es que ambos se involucren en la selección de lo que van a utilizar en la cama.

Inténtalo por tu propia cuenta

Si ya hablaron del tema —y le explicaste a tu pareja que el hecho de que quieras probar con un juguete no significa que el sexo sea malo—, pero sigue negándose, deja de insistir. Si no quiere probar los juguetes sexuales aun con los consejos anteriores, la sexóloga Zhannat Álvarez sugiere volver a intentarlo después de un tiempo. No toda la vida van a estar cerrados a la posibilidad. Pero si hay algún sex toy que te llame la atención, inténtalo por tu propia cuenta.

«Si deseas autoexplorarte, tienes toda la libertad de adquirir un juguete sexual. Estás en tu derecho de ejercer tu sexualidad de forma libre y segura».

Si tu pareja no quiere, intenta los juguetes sexuales por tu propia cuenta.

Ahora que ya te dimos algunos tips para abordar el tema de los juguetes sexuales en la relación, ¿cuándo te vas a animar a decirle?

error: Alert: Ya te vimos pillín, mejor comparte.