Sexo con verrugas anales, ¿por qué es un error?

Las verrugas anales pueden ser peligrosas durante el sexo.

Muchos creen que el VPH afecta más a las mujeres, pero la aparición de verrugas anales puede detener a muchos hombres de tener sexo.

Las verrugas anales son una realidad que muchas personas no quieren ver cuando tienen sexo. Sin embargo, tener relaciones con ellas puede ser muy perjudicial.

¿Pero de dónde vienen y qué puede pasar si las tenemos y no las tratamos? Acá te va toda la información.

¿Qué son?

El virus del papiloma humano (VPH) es una de las infecciones de transmisión sexual más comunes, esto de acuerdo con información de la Secretaría de Salud de México.

Muchas veces es inofensivo, pero algunas ocasiones puede generar verrugas genitales o cáncer. Varias personas creen que es más peligroso en mujeres, pues puede causar cáncer de cuello uterino.

No obstante, los hombres no estamos exentos de sufrir sus consecuencias. Y es que nosotros después del sexo podemos desarrollar verrugas, incluyendo las anales.

Muchas personas las conocen como ‘condilomas‘ y básicamente afectan el área alrededor y dentro del ano, pero también se pueden desarrollar en la piel de la zona genital.

Estas verrugas no solo son causadas por la penetración sin protección. Cualquier contacto, ya sea con manos o boca de una persona que las tenga, puede provocarlas.

¿Sexo con verrugas?

Por lo regular, las verrugas anales no causan dolor. Por ello, muchas personas pueden tenerlas y continuar con su vida sexual activa sin siquiera darse cuenta. ESTA PRÁCTICA ANAL PUEDE CAUSARTE CÁNCER.

No obstante, esto puede ser muy perjudicial, tanto para la persona que las tiene, como para el individuo con el que se tiene relaciones.

Incluso si hay protección, tocar o manipular las lesiones puede hacer que la infección se expanda. En síntesis, si tienes sexo con verrugas anales te pueden salir más.

Además, existen casos en los que las relaciones sexuales pueden causar hemorragias bastante complicadas y hacer del problema algo más severo. Aunado a esto, y por obvias razones, la otra persona corre aún más riesgo de contraerlas. 

Ya las tengo, ¿qué hago?

Las verrugas anales son todo un problema, en especial porque el VPH no es una infección que se pueda tratar para curarse. No obstante, existen tratamientos para sus efectos.

Hay muchas cremas que fácilmente pueden controlar las verrugas anales, aunque claro: no se recomienda tener sexo mientras se traten. Algunos médicos también optan por usar el nitrógeno líquido para congelar las lesiones y que estas se caigan solas.

Sin embargo, si las lesiones son muy grandes es probable que necesites intervención quirúrgica para retirarlas.

Sea cual sea tu caso, si sospechas que tienes verrugas anales, acude de inmediato con tu médico y sigue todas sus indicaciones. CHECA EN QUÉ CONSISTE EL BLANQUEAMIENTO DEL ANO.

Las verrugas anales pueden ser muy perjudiciales, por lo que quizá no quieras tener sexo si descubres que las tienes.

Con información de Secretaría de Salud y ASCRS

error: Alert: Ya te vimos pillín, mejor comparte.