Situaciones comunes si eres hijo de padres homofóbicos

¡Nunca podrás librarte de tus padres! (No es cierto, sí puedes. Y todo depende de ti). / Foto: LieDetector.com

Si eres hijo de padres homofóbicos, estas situaciones te sonarán muy familiares. ¿Te identificas con alguna de ellas o nos faltó alguna?

¡Llamando a todos los hijos de padres homofóbicos! ¿No creen que este sería un mundo mejor si todos aceptáramos y abrazáramos la diversidad? Sin embargo, es muy probable que ninguno de nosotros veamos ese mundo en nuestras vidas. Aunque se han logrado muchos avances en términos de respeto hacia la comunidad LGBTQ+, lo cierto es que las leyes no educan a la gente. Y por lo mismo, todavía existen muchas personas, en especial las antiguas generaciones, que viven rechazando a nuestro colectivo.

Esto es especialmente preocupante cuando la homofobia está presente en nuestra propia familia. Por esto, te dejamos una serie de situaciones que si bien no dan risa, la mayoría de los hijos con padres homofóbicos han experimentado y gracias a ellas, también los han vuelto muy creativos a la hora de lidiar con su familia. ¿Con cuál situación te identificas?

via GIPHY

1. No puedes tener amigos o amigas

Dependiendo de si eres gay o lesbiana, es muy probable que una vez fuera del clóset tus papás crean que todos tus amigos o amigas son tu novio o novia. Cualquier persona que sea cercana a ti, tenga más o menos tu edad y te vea frecuentemente, se convierte en un enemigo o enemiga para tus padres homofóbicos. ¿Por qué? Porque ellos piensan que muy probablemente estás cometiendo actos impuros con estas personas a sus espaldas. No importa cuántas veces les expliques que sólo se trata de un amigo, tus papás siempre van a creer que te lo estás dando. ACTOR DE STAR TREK USA HOMOFOBIA PARA COMBATIR LA COVID-19.

via GIPHY

2. Alguien te ‘convirtió’

Este punto está relacionado con el anterior. Usualmente, los padres homofóbicos nunca van a tratarte o creer que eres una persona independiente con uso de razón. Por tal motivo, siempre van a estar cuestionándote quién te metió la idea de la homosexualidad en la cabeza. Es obvio que tú, su hijo o hija ejemplar no pudo apartarse del buen camino así como así, entonces, ¡alguien tiene que ser el culpable! Y como la respuesta más fácil siempre es la más acertada (de acuerdo a ellos), seguro alguno de tus ‘amiguitos’ te llevó al lado oscuro. Porque así es como uno decide su orientación sexual: como si fueras una presa más de los Testigos de Jehová. ¡Ay, papás homofóbicos! 5 TÉCNICAS DE AIKIDO PARA DEFENDERTE DE LA HOMOFOBIA.

via GIPHY

3. Tus papás aún tienen la esperanza de verte con alguien del sexo opuesto

Aunque hayas salido del clóset a los 15 años y ya hayas descubierto las mieles de la homosexualidad, para tus papás siempre habrá esperanza. Esto quiere decir que incluso cuando les hayas dicho que te gustan los hombres o las mujeres, ellos van a seguirte preguntando: «¿Y para cuándo la novia (o el novio)?». Y no importa cuántas veces les recuerdes que eres gay o lesbiana, ellos responderán de esta forma o con alguna de sus variantes: «¿Todavía? Bueno, aún puedes cambiar de opinión». ¡No, no, no!

Por supuesto, esto es aún peor en lugares donde pueden hacerte montón (porque tú sí eres una persona que maneja la empatía y no quiere hacer lo mismo) y en donde vas a preferir quedarte callado. Algunos ejemplos son las reuniones familiares, Navidad, Día de la Madre (donde te van a chantajear emocionalmente) e incluso tu cumpleaños (donde te van a recordar que buen hijo o hija eras en el pasado). ¿El lado positivo? Serás muy bueno fingiendo y puedes usar estas habilidades para jugar cartas en el futuro. CHICO GAY DESTAPA HOMOFOBIA DE ESCUELAS ADVENTISTAS.

via GIPHY

4. Tienes prohibido mencionar tu orientación sexual

Con papás homofóbicos, el salir del clóset y decir que eres gay o lesbiana no significa que puedas ser gay o lesbiana. Muchos papás simplemente deciden que lo que les dijiste no pasó y ante cualquier indicio de la realidad, van a intentar censurarte. Así que, prepárate. No vas a poder sugerir tu orientación sexual en absoluto, lo cual quiere decir que no puedes hablar de eso ni actuar con base en ello.

¿A qué nos referimos? No, no vas a poder contarles de tu crush o tu primera cita, tu primer novio o el vecino que te gusta. No vas a poder vestirte de una forma que llame mucho la atención y tampoco puedes tener amigos o amigas que no se ‘vean’ heteronormados. Recuerda: cualquier sugerencia de homosexualidad es para los padres homofóbicos una amenaza a su sistema de creencias. PREMIO NACIONAL EXHIBE LA HOMOFOBIA DEL GOBIERNO.

via GIPHY

5. Siempre vas a tener la esperanza de que tus papás cambien su actitud

Esto es lo más humano que va a pasarte en toda tu experiencia de ser hijo o hija de padres homofóbicos: vas a esperar por mucho tiempo que cambien su opinión y te acepten tal y como eres. Pero ¿quieres escuchar la verdad? No todos lo harán. Así que será tu responsabilidad ir a terapia o buscar ayuda para protegerte de ellos. La mayoría de nosotros no tiene muchas opciones para poner límites o separaciones físicas (es decir, alejarte de ellos) cuando salimos del clóset. Y es entendible. Por eso, lo más importante es que aprendas a delimitar tus emociones y aprender que no son las mismas que las de tus padres. Por último, también deberás entender que, por más violencia y odio que ellos manejen, tú no eres responsable de ello. FAMOSOS ABIERTAMENTE HOMOFÓBICOS QUE NOS PROVOCAN CRINGE.

via GIPHY

Quizá las cosas no mejoren con tus papás, pero de algo estamos seguros: con el tiempo, te volverás más fuerte y tendrás una lección de vida que te servirá para el resto de tus días. El crecer solo emocionalmente deja muchos vacíos, pero con la ayuda adecuada (es decir, terapia), tendrás la oportunidad de convertir esta experiencia en algo que en tu vida adulta te será muy útil.

Sí, ser independiente no sólo significa mudarte a tu propio apartamento, sino también aprender a diferenciarte de tus padres y gracias a su homofobia tú ya tienes la mitad del camino trazado. Tú decides si te pierdes o llegas al mejor lugar posible: aquel donde puedes amarte a ti mismo sin restricciones.

¡Cuéntanos tu experiencia siendo hijo o hija de padres homofóbicos!

error: Alert: Ya te vimos pillín, mejor comparte.