5 técnicas de aikido para defenderte de la homofobia

La sensei Araceli Hernández, de la Asociación de Aikido, Ueshiba A.C., nos mostró 5 técnicas que puedes utilizar para defenderte de la homofobia. / Foto: Homosensual

Los crímenes de odio no se detienen y tenemos que saber cómo actuar ante ellos. Estas son 5 técnicas de aikido para defenderte de la homofobia.

Aunque la violencia jamás será la solución para combatir los crímenes de odio y la homofobia, no está de más conocer estas 5 técnicas de aikido para defenderte en caso de ser necesario. Y es que no podemos dejar que la intolerancia nos haga vivir con miedo todos los días.

Por eso, Homosensual se puso en contacto con la sensei Araceli Hernández, de la Asociación de Aikido, Ueshiba A.C. Ella es 5º Dan y lleva 31 años practicando aikido. A lo largo de su vasta carrera, ella ha dado diversos seminarios de defensa personal en deportivos privados y también en la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade). Y ahora ella nos comparte estas 5 técnicas de aikido para que, en caso de que alguien te ataque por tu orientación sexual o identidad de género, tú también puedas defenderte.

¿Qué es el aikido?

Eso sí, antes de comenzar con los movimientos, toma en cuenta que, según la sensei Hernández, el aikido es una combinación de diversas artes marciales como el judo, el kendo e incluso el yoga.

Su creador, O-Sensei Morihei Ueshiba, era un hombre pequeño y delgado que desarrolló esta técnica con el fin de crear herramientas para que todos se pudieran defender. Los movimientos que verás aquí no son solo para golpear y vencer a tu enemigo, sino que te ayudarán a controlar tu propia energía y emociones para saber redirigir la fuerza y energía de tu agresor sin salir lastimado.

¿Qué pasa si te quieren ahorcar?

Hay dos cosas que son vitales para recordar: la primera, que cada movimiento que hagas tiene que ser firme y sin miedo. Además, es importante que nunca te mantengas estático luego de realizar una técnica. En el caso de que alguien te quiera ahorcar, haz un movimiento circular rápido y fuerte con ambos brazos para romper la tensión de las manos de tu atacante. Con todas tus fuerzas, inmoviliza uno de los brazos de tu agresor con tu mano y con la otra ataca directamente a la garganta con tu puño.

Cada movimiento tiene que ser realizado con fuerza y seguridad, de otra manera podría fallar completamente la técnica. / GIF: Homosensual

Una vez que hayas logrado zafarte de tu agresor e inmovilizar uno de sus brazos, entonces tienes diversas opciones. Puedes dar un puñetazo a la garganta, a la parte baja del vientre o tirarle una patada (o varias) a la rodilla. ASÍ FUE COMO UN CHICO PUDO INMOVILIZAR A SU AGRESOR GRACIAS A SUS CLASES DE DEFENSA PERSONAL.

Jamás debes quedarte estático ni darle oportunidad al contrincante de darte un nuevo golpe. / GIF: Homosensual

¿Qué haces si te agarran el cabello?

La sensei Hernández nos explicó que el aikido es «un arte para la paz». No obstante, esto no significa que todo sea armonía y felicidad. En realidad, el aikido busca que sus practicantes encuentren su paz interior para que puedan aprender a reaccionar de manera adecuada ante cualquier ataque y energía negativa de un agresor.

Entonces, si un homofóbico te agarra del cabello y pretende tirarte al piso, intenta controlar tu miedo interno. Luego, con tus dos manos y con todas tus fuerzas sostén el brazo de tu atacante. Es importante que pongas la palma de tu mano en la parte de arriba de la muñeca del otro, para que no se pueda liberar. Posteriormente, tendrás que dar un paso largo en diagonal, lo más cerca de la espalda de tu atacante que puedas. Una vez que hayas desestabilizado su centro de apoyo, gira y tuércele el brazo hacia abajo. Aquí es importante que utilices el impulso de tu giro y no tu fuerza bruta para tirar a tu agresor, porque puede ser que tu fuerza sea menor a la suya. Si el agresor se resiste, empuja su codo para causar dolor e incluso romperle el brazo.

Si estás en una situación en donde tu vida está en peligro, no dudes en romper las extremidades de tu agresor. / GIF: Homosensual

No te preocupes si el giro se te hace muy complicado. Si ese es el caso, entonces lo que puedes hacer una vez que tengas atrapado el brazo de tu agresor es girar fuerte y rápido con tu cadera mientras empujas su brazo hacia abajo. Nuevamente, recuerda utilizar el impulso de la cadera y no tu fuerza bruta para realizar la técnica. Asimismo, cuando dobles el brazo asegúrate de empujar su codo hacia adentro para causar dolor y ayudarte a tirar al homofóbico al piso. Una vez que lo tengas sometido, no dudes en romperle el brazo o en propinarle varios golpes a la cabeza antes de huir.

La fuerza que apliques sobre el codo será la que te ayude a causar dolor en tu agresor y que él mismo se tire al piso. / GIF: Homosensual

¿Cómo puedes actuar ante un puñetazo?

Aquí tus ojos tienen que ser rápidos. Si un puñetazo viene hacia ti, es importante que no lo intentes parar en seco o te podrías lastimar. Cuando veas el puño acercándose hacia ti, gira tu cuerpo y desvía el golpe con la parte baja de la palma de tu mano contraria. Luego, agarra con todas tus fuerzas el puño de tu agresor con ambas manos y gira tu cadera hacia atrás para doblar su codo y hacer que el dolor haga que tu atacante termine en el piso.

No intentes frenar el impulso de tu agresor. Mejor, utilízalo a tu favor. / GIF: Homosensual

Una vez que sometas a tu agresor, no dudes en romperle el brazo antes de huir. Aquí abajo te enseñamos la misma técnica desde un ángulo distinto. ESTOS SON 10 CASOS EN DONDE LOS LGBT+ APLASTARON A SUS AGRESORES.

Recuerda que el impulso de tus giros es mucho más poderoso que tu fuerza bruta. / GIF: Homosensual

Si el golpe vienen desde arriba, la técnica sigue siendo la misma. Gira para dejar pasar el impacto y luego inmoviliza a tu atacante tomándolo fuertemente por la muñeca. Recuerda que, cuando intentes atrapar a tu agresor, es importante que tu palma esté en la parte superior de su muñeca, para que así le sea más difícil liberarse.

Cuando esquives el golpe es importante que quedes viendo hacia la espalda de tu agresor, para que él ya no tenga posibilidad de golpearte más con su otra mano. / GIF: Homosensual

¿Y si te quieren jalar de la ropa?

La paz mental de la que nos hablaba la sensei es sumamente importante para este momento. Si sientes que alguien comienza a jalonearte de la ropa, no intentes zafarte jalándote hacia atrás porque puede ser que tu agresor sea mucho más fuerte que tú. Al contrario, utiliza su fuerza y energía en su contra. Cuando se acerque a ti, levanta los brazos y deja que te atrape. Luego, gira levemente hacia atrás y pasa por debajo de su agarre. Cuando intente sostenerse con la otra mano, inmovilízala con la tuya y con un rápido giro de cadera dobla su brazo para llevarlo al piso.

Usar el impulso, la fuerza y el peso de tu agresor a tu favor son cosas claves para que la técnica funcione. / GIF: Homosensual

Aquí es importante la postura. Cuando pases por debajo de su agarre recuerda poner un pie detrás del otro, lo suficiente como para que toda tu pierna se estire, y luego doblar tus rodillas para asegurar la firmeza de tu postura. Mantenerte con los pies firmes sobre el suelo también te ayudará cuando te impulses para tirar a tu atacante.

Esta es la misma técnica de antes, pero desde un ángulo diferente. / GIF: Homosensual

¿Y si te agarran el brazo por detrás?

Sin duda alguna, de todas las técnicas de aikido para defenderte contra la homofobia esta es la más complicada que nos mostró la sensei. No te desesperes si la practicas cinco o diez veces y todavía no te sale.

Si alguien te jalonea el brazo desde atrás, responde con un rápido golpe a la cara. Este golpe solo servirá para distraerlo y aturdirlo, entonces no te preocupes por juntar todas tus fuerzas en él. Una vez que hayas aturdido a tu agresor, levanta la mano que él tiene atrapada y pasa por debajo de su brazo mientras giras. Con tu mano libre sostén su codo y empuja con todo tu cuerpo para llevar a tu agresor al piso.

La agilidad y rapidez lo son todo para poder llevar a cabo esta técnica. / GIF: Homosensual

Estas fueron algunas técnicas de aikido que te ayudarán a defenderte de la homofobia en donde sea que estés. Si tienes alguien de confianza y una alfombra lo suficientemente suave, pueden comenzar a practicar estos simples movimientos para estar listos en cualquier momento. Pero, si en verdad quieres protegerte y cuidar a los tuyos de cualquier agresión, te recomendamos asistir a las clases con la sensei Hernández y sus colegas en la Asociación de Aikido, Ueshiba A.C.

Esta organización tiene diversas sedes a lo largo de CDMX, aunque su dojo principal se encuentra en la calle de Manzanillo, en la colonia Roma. Ahí se imparten clases de una hora de duración los martes y jueves desde las 6 de la tarde hasta las 9 de la noche. Los viernes está abierto el dojo desde las 7 de la tarde hasta las 9 p. m. y los sábados de 8:30 de la mañana a 9:30. Le agradecemos enormemente a la sensei Araceli Hernández por su ayuda en la realización de esta nota y, si quieres saber más sobre este increíble arte marcial, te recomendamos contactar a la Asociación ya sea a través de su Facebook, su correo o su teléfono.

Recuerda: la violencia no es la solución. En caso de que puedas huir del lugar sin tener que pelearte con un agresor, hazlo. Pero si tu vida y tu integridad corren peligro, no dudes en defenderte y escapar de ahí.

¿Ya conocías estas técnicas de aikido que pueden ayudarte a defenderte de la homofobia?