Ricardo, primer taxista trans de Hidalgo, pide ayuda para sobrevivir

Desde pequeño, Ricardo Samir Espinoza del Villar quería ser taxista. / Foto: Cortesía Ricardo Espinoza

Ricardo Samir es el primer taxista trans de Hidalgo, él necesita nuestra ayuda para seguir viviendo.

La primera vez que nació Ricardo Samir Espinoza del Villar, el primer taxista trans de Hidalgo, fue en 1985 en Pachuca, en una familia conservadora y muy católica conformada por su madre, su hermano mayor y su abuela. Su abuelo materno, a quien no conoció, fue uno de los primeros taxistas de la capital de Hidalgo.

A los tres años de edad, ya ruleteaba con su tío, otro taxista que estaría casi el mismo tiempo que su abuelo frente al volante. Tiene recuerdos de ir sentado en las piernas de su abuela, observando por las ventanas del auto la ciudad, mientras llevaban pasaje. Eran momentos que disfrutaba mucho y, cuando le preguntaban qué quería ser de grande, respondía: «Taxista».

La primera lucha de Ricardo, primer taxista trans de Hidalgo

Sus recuerdos de no haberse sentido cómodo con el nombre, el género y el cuerpo que le asignaron datan de la misma época. Se ganaba miradas, regaños y reproches por parte de su familia por no actuar como una niña. Pero a él le llamaba mucho la atención lo que en ese momento era estereotipado como juegos y comportamientos ‘de niños’.

Su adolescencia se desarrolló entre mucha culpa y confusión. Ocultaba sus gustos, se comportaba más femenino e incluso salió con un par de chicos para no decepcionar a su madre. Además, tuvo que dejar la escuela para convertirse en el sostén de su familia.

¿Cómo se convirtió en el primer taxista trans de Hidalgo?

Ricardo le pidió a su tío que le enseñara a manejar, pero él se negó. Le dijo que no podía ni enseñarle a manejar ni a ser taxista porque era mujer, que chocaría. Así que se empleó en otras cosas y en uno de sus trabajos conoció al que llama su compadre, otra persona como él, con quien investigando y tratando de descubrir quiénes eran, llegaron a la conclusión de que nombrarse ‘lesbianas’ era lo más cercano —aunque no lo más adecuado— a lo que vivían.

Su mamá falleció cuando Ricardo tenía 18 años. Aunque la extrañaba se liberó de una presión que le hizo tomar una decisión. Le dijo a su familia que le gustaban las mujeres, que ya tenía una pareja, y cambió su forma de vestir, de cortarse el cabello y de actuar. Gran parte de su familia le dio la espalda, pero él se sentía más libre, aunque no desapareció esa incomodidad con su nombre y su cuerpo. CONOCE LA IMPORTANCIA DE SER TRANS Y PODER DECIDIR SOBRE NUESTRO CUERPO.

Así llegó el amor a la vida de Ricardo

En 2015, Ricardo conoció a Gabriela Villatoro, una mujer determinada, sincera, amorosa, leal y con un humor increíble, que desde la primera vez que lo vio supo que era un hombre y que le gustaba. Ella lo supo antes que Ricardo. Él dice que Gabriela detonó la transformación en su vida, pues al lado de sus hijos, Aleksey y Aura, encontró lo que siempre había buscado: una familia amorosa.

Ricardo supo que era un hombre trans gracias a un documental sobre personas transgénero que pasaban en la tele, que puso por primera vez ante sus ojos la posibilidad de serlo. Con el apoyo de su familia buscó información y se reconoció. También retomó el sueño de su infancia. Aprendió a manejar y sacó su licencia y su tarjetón, como le llaman los taxistas a su permiso para manejar uno; todos los documentos con la identidad primigenia.

Fue hasta 2017 que, cansado de las confusiones que provocaba su nuevo rostro producto de la testosterona y su identidad legal, decidió adecuar sus documentos. En compañía de México Igualitario, Ricardo presentó un amparo para exigir el reconocimiento de su identidad, ya que en ese momento no se había reformado la Ley para la Familia del Estado de Hidalgo y no tendría su sentencia hasta el 5 junio de 2019.

Una nueva vida

La segunda vez que Ricardo nació fue el 5 de julio de 2019, acompañado de su familia elegida.

Aunque la reforma de identidad trans se había aprobado en el Congreso en abril, esta no entró en vigor inmediatamente, por lo que Ricardo se convirtió en la primera persona trans en ser reconocida en el estado. Por lo tanto, ha tenido que llevar varias batallas, a veces revictimizantes, con las instituciones para adecuar sus documentos.

El 15 de diciembre de 2020 se adecuó el penúltimo, pero probablemente el documento más importante para él: su tarjetón de taxista. Así, Ricardo se convirtió en el primer taxista trans de Hidaglo. Esto hace sentir muy orgulloso a su familia, incluido su tío taxista.

Ricardo finalmente obtuvo sus documentos. / Foto: Cortesía Ricardo Espinoza

Necesita nuestra ayuda

Ricardo es una historia de vida dentro de un sistema que invisibiliza, discrimina, violenta e incluso mata a las personas trans. Aunque él no tuvo la información ni la representación que necesitaba en su infancia y adolescencia para reconocerse, él se ha convertido en un referente de la comunidad trans en Hidalgo y en la representación que necesitábamos en esta sociedad para romper con todo eso que nos domina y nos oprime.

Hoy, Ricardo nos necesita. Hace una semana le fue diagnosticada una leiomiomatosis que le está causando muchos malestares que le impiden seguir con su vida normal. Y no solo eso: podría provocarle una hemorragia en cualquier momento, por lo que necesita una histerectomía urgente.

A Ricardo le diagnosticaron leiomiomatosis, por lo que necesita una histerectomía urgente. / Foto: Cortesía Ricardo Espinoza

Él no cuenta con un seguro y, actualmente, Pachuca está en semáforo rojo por la pandemia de COVID-19. Por ello, se realizó una campaña para recaudar el dinero que servirá para pagar su cirugía y recuperación. Un grupo de médicos donará su trabajó, por lo cual se necesitan reunir $30,000 pesos.

Ricardo, primer taxista trans de Hidalgo, necesita realizarse una histerectomía. / Imagen: Cortesía Ricardo Espinoza

Si tú quieres sumarte y apoyar a Ricardo, puedes hacerlo compartiendo esta nota o donando a la cuenta bancaria de su esposa.

También puedes ponerte en contacto a través de su cuenta de Twitter.

Si está en tus posibilidades, ayuda al primer taxista trans de Hidalgo a realizarse la operación que le permitirá seguir trabajando.

error: Alert: Ya te vimos pillín, mejor comparte.