Quiebran brazo de trabajadora sexual trans en Durango

Fotografía del brazo de Fernanda, tras haber recibido atención médica. / Foto: Twitter

En Durango, un grupo de hombres golpeó y amedrentó a Fernanda hasta quebrarle el brazo en dos, solo por ser una trabajadora sexual trans.

En Durango, una trabajadora sexual trans fue víctima de violencia. Se trata de Fernanda, quien fue atacada el fin de semana por un grupo de hombres que la insultaron y golpearon hasta quebrarle el brazo en dos.

Homosensual platicó con Ezequiel García Torres, quien preside Miembros de la comunidad LGBTTTI de Durango A.C., y nos relató los hechos en nombre de Fernanda. Son ellos quienes le han brindado atención y la han ayudado a promover su trágico relato de violencia.

Violencia transfóbica en Durango

Según la información de Ezequiel, Fernanda se encontraba en una esquina del Bulevar Domingo Arrieta, en la capital duranguense ejerciendo trabajo sexual.

Una camioneta se estacionó cerca de ella y dos hombres descendieron  del vehículo y comenzaron a agredirla verbalmente. Fernanda caminó en dirección contraria para tratar de librarse de ellos. Sin embargo, sus atacantes la siguieron y continuaron con sus insultos.

Ante la insistencia, ella aceleró el paso hasta que se encontró corriendo. Los hombres la tumbaron al suelo y la golpearon con palos. Incluso, relata, uno la golpeó con el puño justo en el rostro. Fernanda trató de defenderse y tras forcejear con ellos un rato, logró librarse y seguir con su huída.

No obstante, dos camionetas más llegaron al lugar y varios hombres bajaron para continuar agrediéndola. En total ella afirma que eran alrededor de 15 los sujetos que participaron en la golpiza.

Ya muy lastimada, se arrastró como pudo debajo de un camión para refugiarse de los ataques. Los abusadores la jalaron entonces de los pies para tratar de sacarla y seguir con el acto de violencia.  Fernanda se sostuvo de unos barrotes con las manos extendidas para no permitirlo.

Según escuchó, los hombres querían subirla a una camioneta. Varios vecinos observaron el suceso, pero fueron amenazados por los agresores pues no les convenía hacer algo.

Fernanda sangraba profusamente de la cara y tenía mucho dolor. Sin embargo, no sabía que el peor acto de violencia estaba por venir. Mientras se sostenía de los barrotes, uno de ellos brincó sobre sus brazos quebrándole uno a la mitad.

Cuando al final se fueron, ella permaneció en el suelo por varios minutos, sintiendo un dolor insoportable. Fue ahí cuando se percató de que su brazo derecho se movía como trapo y que efectivamente tenía una fractura.

Se levantó como pudo y un desconocido la auxilió para llevarla con su mamá, quien al ver a su hija con la cara llena de sangre y golpes decidió trasladarla a un hospital. Al final ella solo agradeció a Dios que la dejaran viva.

Miedo y silencio

De acuerdo con Ezequiel, Fernanda se siente aterrada por lo ocurrido, pues desconoce a sus agresores o la razón por la que la atacaron.

La trabajadora sexual trans no ha querido hacer ninguna declaración directamente a ningún medio. Tampoco quiso presentar una denuncia por miedo a una nueva agresión contra ella o su familia. Sobre todo porque ella es el sustento de su hogar, pues su mamá trabaja en una maquila pero su sueldo se ha visto muy reducido ante la pandemia por la COVID-19. Ezequiel García Torres comentó al respecto:

error: Alert: Ya te vimos pillín, mejor comparte.