LGBTQ+ Trans Conoce a Mía Fedra, superestrella trans del tenis femenil

Conoce a Mía Fedra, superestrella trans del tenis femenil

Tenista trans argentina Mía Fedra
Mía Fedra, primera tenista trans profesional de Argentina. / Foto: Club 947

¿Eres bueno diseñando? Haz click aquí y participa en este proyecto.

Mía Fedra tuvo que dejar de lado su carrera en el tenis al asumirse como una mujer trans, pero la llegada de la Ley de Identidad de Género le permitió volver a luchar por su sueño.

Mía Fedra es la primera tenista trans que juega a nivel profesional en Argentina. Y no solo eso: es una de las mejores de su categoría. Ocupa el tercer lugar del ranking del circuito para jugadoras mayores de 35 años.

Además, en varias ocasiones Mía ha conseguido clasificar al campeonato mundial de su categoría. Sin embargo, no ha podido disputar el torneo por falta de recursos para viajar.

Actualmente, Mía Fedra intenta cumplir su sueño de disputar el torneo mundial femenil de tenis. Con ello busca coronar una carrera marcada por el esfuerzo y la superación de obstáculos. CONOCE TAMBIÉN LA HISTORIA DE MARA GÓMEZ, LA PRIMERA FUTBOLISTA TRANS DE UNA LIGA FEMENIL PROFESIONAL.

Mía Fedra es tercera en el ranking del circuito femenil argentino de tenistas mayores de 35 años. / Foto: Página 12

Un sueño por otro

Mía sueña con ser tenista profesional desde pequeña. Antes de hacer su transición comenzó a jugar en el circuito masculino de su país. Pero a los 17 años tuvo que poner en pausa ese sueño para cumplir otro: convertirse en la mujer que siempre quiso ser.

Entrevistada por Página 12, Mía Fedra contó que al iniciar su transición tuvo que abandonar el deporte para poder desarrollar el cuerpo que quería:

«Yo no quería hacer un trabajo físico y de fuerza tan arduo porque ya sabía lo que quería para mí. Tuve un desencanto con el tenis porque empecé a pensar que todo lo que había jugado había sido en vano […] En ese momento, yo ya había empezado a buscar a Mía. Me producía, salía vestida de chica».

Mía Fedra tuvo que alejarse 10 años del tenis para poder hacer su transición. / Foto: Enganche

Lejos de las canchas

Tras alejarse de las redes y de las raquetas, Mía Fedra tuvo que empezar a trabajar para pagar su transición. Y como muchas mujeres trans solo encontró disponible una opción en el mercado laboral: el mundo de la noche. CHECA TAMBIÉN NUESTRA ENTREVISTA CON ANA SOFÍA VILLASEÑOR, LA PILOTA TRANS MEXICANA QUE ESTÁ HACIENDO HISTORIA.

Durante 10 años, Mía trabajó en clubes nocturnos para ganarse la vida. Si bien la tenista dice no arrepentirse de ese periodo de su vida, también reconoce que le ocasionó algunos problemas:

«Es una etapa de la que no me arrepiento. Me ayudó a tomar distancia para ver las cosas con más claridad. La gente me dice que perdí diez años de mi vida, pero yo pasé buenos momentos, encontré un círculo de contención. Lo malo de todo eso fue que empecé a drogarme y eso me perjudicó mucho».

El reencuentro con el tenis

Tras 10 años alejada del deporte, Mía Fedra comenzó a sufrir las secuelas de la vida nocturna. Tenía cansancio crónico y narcolepsia. Por ello, decidió retomar su carrera en el tenis:

«Cuando estás inmersa en la noche, mirás para adelante y no ves una luz al final del camino. En cambio, el deporte es todo lo opuesto a eso, te da la oportunidad de vivir de día, plantearte objetivos».

Finalmente, en 2012, Mía Fedra encontró el impulso que necesitaba gracias a la aprobación de la llamada Ley de Identidad de Género en Argentina. Esta disposición obliga a que se reconozca la identidad autopercibida de las personas trans. Gracias a ello, Mía pudo ingresar al circuito femenino profesional de tenis:

«Cuando salió la ley, se me acabaron las excusas para no entrenar. Me puse contenta y entendí que me tenía que poner las pilas porque era el momento. Gracias a la Ley de Identidad de Género pude volver a jugar al tenis».

La Ley de Identidad de Género permitió a Mía Fedra volver a las canchas de tenis y jugar profesionalmente. / Foto: Enganche

Su granito de arena

Mía Fedra contó a Página 12 que cuando regresó a las canchas de tenis pensó que podría superar fácilmente a otras jugadoras gracias a la experiencia adquirida cuando era joven y jugaba en el circuito masculino. Pero la realidad resultó muy distinta.

En su primer torneo, Mía fue eliminada con facilidad. Además, las dificultades económicas la obligaron a volver a trabajar en clubes nocturnos para poder pagar sus entrenamientos. Luego, por las mañanas no se encontraba en condiciones óptimas para jugar.

Tras años de esfuerzo, Mía Fedra logró alcanzar un nivel competitivo y hoy la tenista trans es una superestrella de su circuito, ocupando el tercer lugar del ranking de su país. Al respecto, la deportista comentó a Página 12 que lo que hace es «un granito de arena» para la inclusión de las poblaciones trans. MIRA NUESTRO CONTEO DE CELEBRIDADES TRANS QUE HAN INSPIRADO A MILLONES.

«Que nosotras hagamos deporte sirve como granito de arena para la causa, para lograr la inclusión. Mostrar buenos ejemplos es mostrar que somos útiles para la sociedad».

¿Qué opinas de la inspiradora historia de la tenista trans Mía Fedra?

Con información de Página 12

error: Alert: Ya te vimos pillín, mejor comparte.
Salir de la versión móvil