Monsi: periodista, activista gay y coleccionista

Carlos Monsiváis con uno de sus tantos gatos / Foto: MX City

Monsi, como le decían de cariño al periodista, activista gay y coleccionista Carlos Monsiváis, murió el 19 de junio de 2010. Aquí recordamos su labor.

Nunca salió de clóset, pero su compromiso con la lucha por los derechos LGBTTTI convirtieron a Carlos Monsiváis (1938-2010) en uno de los personajes gays más importantes de México.

Monsi, como sus amigos y lectores le llamaban de cariño, realizó sus estudios en las Facultades de Economía y de Filosofía y Letras de la UNAM. Sin embargo, a lo que dedicó la mayor parte de su vida fue a las tres facetas por las que ahora es recordado: periodista, activista y coleccionista.

Monsi, el periodista

Desde muy joven, Monsi hizo del periodismo su principal instrumento para analizar la cultura mexicana, en especial de Ciudad de México, de la que se volvió cronista. Heredero directo de Salvador Novo, su estilo de escritura es una mezcla de ingenio, humor sarcástico y brillantez intelectual. Dominaba toda clase de temas, pero su especialidad fue la cultura de masas, como el cine de la época de oro y la música popular. Además, escribió varias crónicas sobre cultura política y movimientos sociales. Estas siguen editándose e influyendo a nuevas generaciones de periodistas y escritores.

Algunos de sus libros de crónicas más importantes son Días de guardar, Amor perdido, Rituales del caos y Apocalipstick. En ellos, Monsi aborda temas de importancia social como el Movimiento Estudiantil de 1968 o la modernización de México y su largo camino a la democracia. También retrata a personajes del arte y el espectáculo que marcaron la cultura nacional, como Agustín Lara, María Félix, Juan Gabriel o Salvador Novo.

Juan Gabriel y Monsi / Foto: Ángel Metropolitano

El activista

Monsi siempre se mostró como un intelectual de izquierda preocupado por los problemas de la sociedad mexicana, especialmente por la injusticia y la desigualdad. Como defensor de la democracia y la sociedad civil, se comprometió con causas que combatían todo tipo de discriminación. Apoyó movimientos sociales como el feminismo, el de los pueblos originarios o la lucha contra el VIH y sida. Además, fue una de las voces más importante en la lucha por los derechos humanos de las minorías sexuales.

Y es que Monsi fue, junto a Nancy Cárdenas, uno de los fundadores del Movimiento de Liberación Homosexual en nuestro país. Ambos se enteraron con emoción de los disturbios de Stonewall Inn y el naciente Gay Liberation Front en Nueva York,intentaron reproducirlo con sus propios medios.

Cárdenas organizaba reuniones en su casa donde estudiaban las lecturas que Monsi le enviaba desde Europa. Sobre esto escribió en un texto que dedicó a Cárdenas después su muerte en 1994:

«En 1971 y 72 me escribiste a Londres contándome las primeras reuniones gays en tu casa, el protagonismo tan fuera de circunstancias de algunos jóvenes, el sectarismo que se heredaba de la izquierda marxista, las dificultades o imposibilidades de un discurso no dogmático en un movimiento que empezaba […] Yo te enviaba materiales y tú me sorprendías con las noticias de las súbita conciencia de derechos en los pocos que resultarían legión».

Ya de regreso en México, Monsi dirigió La Cultura en México, un suplemento de la revista Siempre! donde publicó el primer manifiesto a favor de las personas homosexuales en México. Redactado por Luis González de Alba y firmado por Monsiváis, Cárdenas y otros intelectuales, se convirtió en referente para el movimiento que tomó las calles por primera vez en 1979.

Monsi y textos sobre la cultura gay

Su activismo a favor de los derechos de la comunidad LGBTTTI lo llevó también al terreno de las letras. En la revista Debate Feminista publicó una serie de textos hoy recopilados con el nombre Que se abra esa puerta: crónicas y ensayos sobre la diversidad sexual. En ellos aborda temas variados de la cultura gay. Recupera y analiza la historia del baile de los 41 maricones. Denuncia los asesinatos de homosexuales, lesbianas, travestis y personas trans, y los señala como crímenes de odio. Son ensayos que nos ayudan a comprender la historia y los problemas de nuestra comunidad, en especial la LGBTfobia.

El coleccionista

La otra faceta ampliamente reconocida de Monsi fue la de coleccionista. Su pasión por todo lo relacionado con la cultura popular lo llevó a conformar una colección de más de 20 mil piezas que hoy pertenecen al Museo del Estanquillo. Inaugurado en 2006 por el propio Monsiváis, cuenta con fotografías, caricaturas, carteles, juguetes y más documentos históricos de los siglos XIX y XX que juntó durante más de 40 años.

Como era de esperarse, desde sus inicios el Museo del Estanquillo ha sido un espacio LGBT-friendly donde se han realizado exposiciones y eventos relacionados con nuestra comunidad.

El adiós a Monsi

Carlos Monsiváis, quién vivía rodeado de sus amados gatos, fue internado el 1 de abril de 2010 debido a una fibrosis pulmonar. Dos meses y medio después, el 19 de junio, falleció por insuficiencia respiratoria a los 72 años de edad. De esa manera terminó sus días uno de los intelectuales más importantes de la historia de México y el fundador del Movimiento LGBTTTI mexicano.

Carlos Monsiváis también era coleccionista. / Foto: Interruptus Radio

Días después, su féretro estuvo expuesto en un homenaje en el Palacio de Bellas Artes donde fue cubierto con una bandera de arcoíris, símbolo del Orgullo LGBTTTI. Así, se podría decir que Monsi finalmente salió del clóset, aunque todos sabíamos que ese clóset era de cristal.  

¿Ya conocías la labor de Monsi?

Fuentes:

Linda Egan, Leyendo a Monsiváis, UNAM, 2013

Jenaro Villamil, Que se abra esa puerta, 2011

Luis Hernández Navarro, “Carlos Monsiváis, el periodista”

Carlos Monsiváis, Envío a Nancy Cárdenas, activista ejemplar

Braulio Peralta, El Closet de Cristal, Ediciones B, 2016.

error: Alert: Ya te vimos pillín, mejor comparte.