Pese a discriminación, pareja logra reconocimiento legal de su hijo en CDMX

Esta pareja enfrentó múltiples obstáculos para lograr el reconocimiento legal de su hijo en CDMX. / Foto: Cortesía

El 25 de junio de 2021, una pareja de CDMX logró el reconocimiento legal de su hijo. Con el acompañamiento de la asociación civil Ledeser, Mario y Sebastián* se convirtieron en el primer caso de la capital en el que se reconoce la gestación por sustitución a través de un amparo.

El registro oficial del pequeño Guillermo* es un paso sumamente significativo en la garantía de derechos humanos para las familias diversas. Sin embargo, el proceso no fue sencillo. No estuvo exento de tratos discriminatorios por parte de las autoridades.

*Antes de que sigas leyendo, una pequeña acotación: con la finalidad de proteger la identidad e integridad de la pareja y su hijo, los nombres fueron cambiados.

¿De qué estamos hablando?

De acuerdo con lo que dijo en entrevista exclusiva con Homosensual la directora y fundadora de Ledeser, Aleh Ordóñez, la atención por parte de la Dirección General del Registro Civil estuvo sesgada por negligencia y discriminación. Al encontrarse en las inmediaciones, el personal a cargo les solicitó documentos sin notificación previa y, además, los y las presentes estuvieron custodiados por cuerpos de seguridad. «Solo quiero que sea evidente la cantidad de policías que se requieren para hacer un trámite sencillo», advierte Ordóñez en una grabación que hizo al enfrentarse a la actitud del personal del Registro Civil.

Durante su estancia en el Registro Civil, la pareja y Aleh Ordóñez estuvieron rodeades de policías. / Foto: Cortesía

Asimismo, en charla con Homosensual, la abogada y coordinadora del área de litigio de Ledeser, Janet Castellanos, afirma que en Ciudad de México a las activistas y defensoras de derechos humanos se nos ve como «un obstáculo». Desde su perspectiva, las trabas por parte del Registro Civil «son un problema evidente de discriminación, falta de protocolos internos y mala voluntad contra activistas que luchan por la garantía de los derechos humanos».

El proceso de reconocimiento de Guillermo como hijo de Mario y Sebastián comenzó en marzo de 2019. Para asegurarse de que su derecho a formar parte de una familia diversa no se viera vulnerado, Mario y Sebastián se acercaron a Ledeser. Desde entonces, la organización les brindó apoyo y presentó una solicitud ante los Juzgados Civiles de Cuantía Menor y Proceso Oral de Fray Servando.

Tal y como lo expresa Janet Castellanos, la gestación por sustitución no está regulada en CDMX. Por tanto, fue necesario recalcar a las autoridades que, al hablar de un método de reproducción asistida, se trataba de un acuerdo voluntario entre ambos padres y la gestante, quien —por respeto y protección a sus derechos individuales— no formaría parte de los procesos jurídicos.

Meses después a la decisión de los jueces de evaluar y conocer el caso, una de las representantes del Ministerio Público rechazó terminar el proceso. Su decisión fue el motivo por el que uno de los jueces dio por terminado el proceso en octubre de 2019. «Pero nunca se preguntó si la actitud del Ministerio Público era discriminatoria», manifiesta Castellanos.

Frente a esta respuesta, Mario y Sebastián se auxiliaron de Ledeser para presentar recursos de apelación. En esas fechas, el nacimiento de Guillermo estaba en puerta. Posterior a su llegada, el Gobierno federal dictó la alerta sanitaria por la COVID-19.

Durante las semanas siguientes, las autoridades pausaron el caso. A mediados de septiembre de 2020, Ledeser optó por dirigirse de forma directa al personal del Registro Civil de CDMX. Ante esta solicitud, la instancia mostró rechazo. Fue un mes después que uno de los jueces de dicha instancia argumentó «que la gestación por sustitución no está regulada y que, por tanto, no hay algo que el Registro Civil pueda hacer». Ante eso, la pareja y Ledeser presentaron un amparo ante los jueces federales el 27 de octubre de 2020.

Pasaron 5 meses para que las y los solicitantes recibieran una sentencia favorable. Según expresa Castellanos a Homosensual, en este documento «se señaló que el Registro Civil debía hacer la interpretación de las normas para así poder validar la protección del infante». De marzo a abril de 2021, la pareja y el personal de Ledeser experimentaron momentos de incertidumbre, «pues querían saber si la sentencia era obligatoria o no». MIRA TODO LO QUE TUVO QUE HACER ESTA PAREJA LESBOMATERNAL PARA APARECER EN EL ACTA DE NACIMIENTO DE SU HIJA.

Al final, la respuesta fue positiva. De este modo, el Registro Civil empezó a recibir notificaciones. En ellas se advertía sobre multas y la destitución del responsable a cargo. En entrevista, Janet Castellanos nos comparte que «el Registro Civil tiene 3 días para dar respuesta después de que se le notifica por primera vez». La instancia hizo caso omiso a los llamados, así que el juzgado le mandó un oficio en el que subrayó que «tenía una obligación pendiente».

La negligencia del Registro Civil de CDMX

Tras la presión por parte del juzgado, Ledeser y la pareja recibieron respuesta por parte del Registro Civil el 25 de mayo de 2021. Les dieron cita para el día viernes 25 de junio de 2021 a las 9:00. «El documento traía el folio y los requisitos», relata Castellanos.

Mario, Sebastián, Guillermo y su representante legal (en este caso, Aleh Ordóñez) acudieron puntuales. La atención por parte de las autoridades demoró casi 40 minutos. En ese tiempo, detectaron una inconsistencia que les generó desconfianza: el Registro Civil asignó la cita a la gestante. Conforme a lo que nos explica Janet Castellanos, esta acción vulnera los derechos de la mujer, pues el nacimiento de Guillermo podría tomarse «como un embarazo forzado».

Como era de esperarse, el descuido del Registro Civil causó problemas y retrasó el trámite para que la pareja lograra el reconocimiento legal de su hijo. Asimismo, las medidas sanitarias contra la COVID-19 propiciaron cambios en las dinámicas de atención del servicio público.

Anteriormente, el ingreso era directo. En esta ocasión, la pareja, su hijo y Aleh Ordóñez tuvieron que pasar por 2 módulos. Uno fue para la revisión de documentos y otro para hacer el trámite. Fue en este segundo en el que tuvieron problema. La persona que los recibió argumentó que no podía dar seguimiento al trámite «porque la sentencia no había sido notificada». Respecto a esta respuesta, Castellanos expresa que:

«Fue incongruente porque, si no, no tendríamos un oficio del 25 de mayo de 2021 que está firmado por el representante legal».

Por razones de sanidad, el personal de la Dirección General del Registro Civil les pidió a les solicitantes que evacuaran el área mientras se llegaba a una resolución. Esperaron afuera del edificio durante media hora. Cuando fue momento de ingresar, la persona que les atendió dijo que «les hacía falta el documento de inexistencia de registro». Una excusa más que tuvo que enfrentar la pareja para el reconocimiento legal de su hijo.

A esto, Ordóñez contestó que ese requisito no venía en el oficio y que, además, lo habían entregado con anterioridad. «Venía en el anexo del escrito que mandamos en septiembre de 2020», detalla Castellanos en entrevista con Homosensual.

Esto causó una confrontación en la que el personal del Registro Civil solo les reiteraba que debían llevar ese documento, pero no daban información de cómo podían solucionarlo. Aleh Ordóñez preguntó en reiteradas ocasiones y la ignoraron. Lo mismo pasó con Mario y Sebastián, a quienes ni siquiera les decían a qué área del Registro Civil acudir. Para entonces, Ordóñez empezó a tomar video. En uno de los videos se alcanza a escuchar cómo asegura que «terminará la grabación cuando salga la familia con el acta de nacimiento».

La recopilación de pruebas no fue del agrado del Registro Civil. Según nos cuenta Janet Castellanos, cuando el personal tuvo intenciones de condicionar el avance del trámite con el cese de las grabaciones, Ordóñez argumentó que no estaba incurriendo en ningún tipo de acto ilícito.

«En primera, estaban evidenciando un trato discriminatorio. En segunda, eran servidoras públicas. No se les estaba violentando porque ni siquiera se les grabó el rostro».

¿Qué pone en evidencia este caso?

A pesar de que la pareja aún no cuenta con el acta de nacimiento —pues el Registro Civil se negó a otorgársela—, se oficiará el trámite como lo estipula el cuerpo normativo de CDMX. Con esta resolución, Guillermo, Sebastián, Mario y Ledeser representan el primer caso del reconocimiento legal de gestación por sustitución en CDMX.

Para que esta sea una verdadera ‘ciudad de derechos’ es urgente que instancias como el Registro Civil erradiquen sus prácticas discriminatorias, sea contra quienes desean formar una familia diversa o contra activistas que «son intermediarias cuando el Estado se niega a garantizar los derechos».