Instituto Nacional de Migración opera con homofobia, transfobia y serofobia

La activista trans Keila Simpson es una de las víctimas de discriminación por parte del Instituto Nacional de Migración. / Foto: Flick

La homofobia, transfobia, serofobia y otras formas de discriminación de personas LGBT+ por parte del personal del Instituto Nacional de Migración (INM) incluso han puesto en riesgo la vida de personas migrantes que llegan a México huyendo de la violencia en sus países.

En años recientes se han destapado 4 casos de discriminación hacia personas LGBT+ por homofobia, transfobia o serofobia por parte del Instituto Nacional de Migración (INM), siendo el de la activista trans Keila Simpson tan solo el más reciente.

Aislamiento injustificado, burlas y violación de protocolos son algunos de los patrones que se detectan por parte del personal de la dependencia de la Secretaría de Gobernación en su trato hacia personas LGBT+.

Deportación de activista Keila Simpson

El caso más reciente en la lista de actos de homofobia y transfobia por parte del Instituto Nacional de Migración es el que sufrió la activista Keila Simpson. La presidenta de la Asociación Nacional de Travestis y Transexuales (Antra) de Brasil llegó a México el 1 de mayo de 2022 para participar como invitada en el Foro Mundial Social. Sin embargo, fue deportada del país, entre otros motivos, porque su pasaporte no coincidía con su identidad de género.

Según explicó la activista Jessica Marjane, Simpson, única mujer trans de un grupo de 20 personas con las que viajaba, fue la única deportada. Además, antes de deportarla el Instituto la mantuvo aislada durante 10 horas.

Jessica Marjane, presidenta de la Red de Juventudes Trans, denunció la discriminación del INM hacia Keila Simpson. / Foto: Twitter (@JessicaMarjane)

Ignoraron a pareja que solicitó refugio

Al parecer, el aislamiento es un patrón en los casos de discriminación por parte del INM hacia personas LGBT+. Y es que lo mismo ocurrió el 24 de enero de 2021 con Terrence y Khymarley. Ellos fueron víctimas de homofobia y serofobia por parte del personal del Instituto Nacional de Migración.

La pareja gay proveniente de Jamaica llegó a México con la intención de solicitar refugio debido a que en su país, donde la homosexualidad es delito y se castiga con cárcel, habían sufrido amenazas de muerte e intentos de asesinato. Además, uno de los integrantes de la pareja vive con VIH, lo que lo coloca en una situación más vulnerable. Sin embargo, el personal del INM ignoró su solicitud de refugio.

Y no solo eso, sino que además se burló de su orientación sexual, les negó su derecho a un traductor y los mantuvo horas aislados antes de deportarlos. Por fortuna, Terrence y Khymarley pudieron escapar de Jamaica gracias al apoyo de la organización Casa Frida. ENTÉRATE DE CÓMO CASA FRIDA RESCATÓ A ESTA PAREJA DE LA HOMOFOBIA EN JAMAICA.

Tras casi un mes de gestiones, Casa Frida logró traer a México a Terrence y Khymarley. / Foto: Captura de pantalla de Facebook Casa Frida

Trato inhumano en estaciones migratorias

Otro de los casos de homofobia protagonizados por el Instituto Nacional de Migración ocurrió en la Estación Migratoria Las Agujas, ubicada en Iztapalapa. La víctima fue el activista salvadoreño Ender Martínez. En 2014, Ender llegó a México para solicitar ayuda a la Comisión Mexicana de Ayuda al Refugiado, pero fue retenido en la mencionada estación.

En lugar de brindarle asesoría, el personal de INM intentó intimidar a Ender para que renunciara a su derecho a solicitar refugio. Además, lo mantuvo recluido por 7 meses. Durante ese periodo no solo le negó atención médica, sino que además lo envió injustificadamente a un área de confinamiento especial destinado a personas con padecimientos mentales.

Ender Martínez, activista LGBT+ / Foto: Animal Político

Burlas hacia migrantes trans

La discriminación hacia migrantes LGBT+ por parte del personal del INM también incluye burlas. El 17 de noviembre de 2021 una migrante centroamericana que pasaba por Veracruz denunció a Roberto González López, funcionario encargado del Instituto Nacional de Migración en la entidad, por transfobia. Según relató la víctima, González López desconoció su identidad de género y se burló de su situación legal diciéndole que se casara con una mujer mexicana si quería obtener su residencia legal.

Sin duda, la Secretaría de Gobernación debe poner un alto ante la homofobia, transfobia, serofobia y xenofobia en el Instituto Nacional de Migración.