Consulta ilegal pondría en riesgo matrimonio igualitario en Baja California

Jaime Bonilla, gobernador de Baja California / Foto: Ulisex

El gobernador Jaime Bonilla propuso al Congreso someter a consulta ciudadana la aprobación del matrimonio igualitario en Baja California.

Los derechos humanos no se someten a consulta. Ese es un principio constitucional. Sin embargo, el gobernador de Baja California, Jaime Bonilla, insiste en someter a consulta ciudadana la aprobación del matrimonio igualitario en el estado. 

Este martes, la Comisión de Gobernación y Puntos Constitucionales del Congreso local aprobó el dictamen de una iniciativa para reformar la Constitución y el Código Civil del estado en materia de matrimonio igualitario. De acuerdo con el proceso legislativo, la propuesta tendría que someterse a votación en el Pleno. Pero la propuesta del gobernador implicaría una intromisión en dicho proceso.

Comprometido con conservadores

Tras el avance de la iniciativa en comisiones, Bonilla fue cuestionado en conferencia de prensa sobre el tema. Al respecto, el mandatario sugirió al Congreso de Baja California que someta el tema del matrimonio igualitario a una consulta ciudadana. Según dijo, esa sería la forma democrática de tomar la decisión:

«Respetamos la ideología y maneras de pensar. Creo que la mejor forma en que una administración puede manejarse es a través de la democracia […] Buscar los mecanismos para hacer la consulta y que los ciudadanos decidan, es la tónica que hemos marcado en la Cuarta Transformación».

Sin embargo, en lugar de un espíritu democrático, tras la propuesta de Bonilla podría esconderse la intención de evitar la aprobación del matrimonio igualitario.

Cabe recordar que anteriormente Bonilla ya había propuesto que el matrimonio igualitario se someta a consulta en Baja California. En diciembre de 2019 el mandatario sostuvo una reunión con grupos homofóbicos de la entidad. Allí, formuló la idea de la consulta:

«Yo sé que esto es un punto controvertido, pero un punto controvertido se puede solucionar con una consulta […] Yo creo en las consultas. Yo prefiero preguntarle a 10 que no preguntarle a nadie […] Si la gente, la gran mayoría, no está de acuerdo en esto, van a votar en contra y hay que respetar».

En ese encuentro, el gobernador también se dijo en contra del matrimonio igualitario, pese a que un mes antes se había pronunciado a favor:

«A mí no se me olvida de dónde vengo, de una madre católica, de un padre católico […] Pero también yo soy una persona muy respetuosa de la manera de pensar de la gente […] Yo no estoy de acuerdo en esto, pero no soy yo el que decide, es el pueblo».

Los derechos no se consultan

Previo a la votación en la Comisión de Gobernación del Congreso, una de las consignas de la comunidad LGBTQ+ en Baja California fue que los derechos, como el matrimonio igualitario, no se someten a consulta. 

Pero además de una consigna, este es un principio legal establecido en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. El artículo 35, que regula las consultas ciudadanas, establece en su Fracción VIII, apartado 3°, que:

«No podrán ser objeto de consulta popular la restricción de los derechos humanos reconocidos por esta Constitución y en los tratados internacionales de los que el Estado Mexicano sea parte».

Además, desde 2015 la Suprema Corte de Justicia de la Nación declaró inconstitucionales las leyes que restringen el matrimonio a la unión entre un hombre y una mujer.

Por lo anterior, la consulta sobre el matrimonio igualitario en Baja California sería ilegal. Lo que no queda claro es si la propuesta del gobernador se debe a su desconocimiento de la ley o a su homofobia.

Con información de Diario Tijuana

error: Alert: Ya te vimos pillín, mejor comparte.