8 datos imperdibles de la película gay de Al Pacino

Aquí te va la historia detrás de Cruising, la película gay interpretada por Al Pacino. / Foto: Lorimar Televisión

En 2022 se cumplen 50 años de El Padrino (Francis Ford Coppola, 1972) y para recordar la trayectoria de Al Pacino te compartiremos 8 datos de Cruising, película de temática gay que marcó la década de los 80.

Entre los proyectos encabezados por el actor, director y guionista Alfredo James Pacino (Al Pacino) se encuentra Cruising (1980), película a cargo de William Friedkin que tomó como protagonista a la comunidad gay de Nueva York. Como era de esperarse, desató gran polémica. Sin embargo, años después, periodistas y especialistas en cine hicieron énfasis en el proceso detrás de Cruising y las actuaciones estelares de Al Pacino (Steve Burns), Karen Allen (Nancy) y Paul Sorvino (capitán Edelson).

¿De qué trata Cruising?

Cruising (cuyo título en España es A la caza y Cacería en Latinoamérica) es una cinta en la que se relatan los constantes asesinatos a hombres gay. Ambientada en la vida nocturna de Manhattan, el diseño de vestuario en manos de Robert De Mora tomó elementos de la subcultura leather. ENTÉRATE DEL SIGNIFICADO DE LA BANDERA DEL ORGULLO LEATHER.

Si bien el filme se enfoca en la violencia —misma que causó gran molestia en el sector LGBT+—, en su trama también se ofrece una antítesis entre los cuerpos policiacos y los asistentes a los clubes. La masculinidad es la categoría principal a abordar.

Asimismo, prevalece una crítica a la Policía por la violencia sexual que ejercen contra mujeres y miembros de la comunidad LGBT+. Por supuesto, el hilo conductor de Cruising es la homofobia.

Además de estar explícita entre el vínculo policías-colectivos, se hace presente al momento de investigar los asesinatos, mismos que, como lo da a entender la película, pudieron ser efectuados por 3 sospechosos: Skip (Jay Acovone), Stuart (Richard Cox) y Steve (Al Pacino). CHECA LA RESEÑA DE MINYAN, PELÍCULA GAY AMBIENTADA EN LOS 80.

Para no spoilearte detalles, mejor te dejamos el tráiler:

¿Cuál es el rol de Al Pacino en esta película gay llamada Cruising?

Al Pacino interpreta a Steve Burns, uno de «los 60 policías históricos de ficción», de acuerdo con el diario El Mundo. Al igual que otras películas de este género, en Cruising tenemos a un protagonista inmerso en una crisis de identidad. Mientras Steve lidia con los daily issues es reclutado por la Policía de Nueva York para que se infiltre entre la comunidad gay.

A lo largo de la maquetación de los crímenes, somos testigos del desarrollo de un policía sumamente conflictuado con su existencia. Al intentar establecer una especie de paralelismo entre el oficial y los colectivos gay, el argumento de Cruising llega a hacer una mofa de este sector de la población, razón por la que se considera la película más controversial de Al Pacino.

¿De dónde surge la idea?

Como primer acercamiento, William Friedkin y el equipo de producción se basaron en la novela de Gerald Walker. Bajo el mismo título, este reportero de The New York Times construyó un relato de ficción contextualizado en la década de los 70.

Tras obtener la autorización de Walker, las y los implicados en la adaptación cinematográfica de Cruising recurrieron a más documentación. Entre las fuentes se encontró la historia de Paul Bateson. Si eres fan de la franquicia de El exorcista sabrás que fue el radiólogo que atiende a Regan (Linda Blair).

Más allá de que su nombre sea recordado por trabajar al lado de Friedkin, este hombre apareció en las primeras planas por los asesinatos de los que confesó ser culpable. Además del homicidio del crítico de cine Adisson Verrill (Variety), se encontró detrás de la ejecución de 6 hombres gay en los años 70.

William Friedkin lo visitó y entrevistó en la prisión de Rikers Island. Sumado a dicho testimonio, el director se reunió con Randy Jurgensen, quien, además de ser su amigo, era uno de los policías que frecuentaban los clubes gay de Manhattan.

Asimismo, Friedkin habló con conocidos que eran dueños de los bares de esa zona. Fue así como también pudo reclutar a quienes serían los extras. Según contó en una entrevista de los años 90, para ese entonces «el 90% de ese gremio» falleció a causa de la crisis del sida. CONOCE EL ORIGEN HISTÓRICO DEL CRUISING.

El director de E.T. pudo estar detrás de esta cinta

La adaptación de la novela también tuvo algunas fricciones. Fue el productor de cine Philip D’Antoni (The French Connection) quien le dio a William Friedkin el texto de Gerald Walker. No obstante, el resultado final no fue de su agrado.

El script que presentó Friedkin estaba ambientado en los 60. Por ello, Philip D’Antoni buscó a otro candidato: Steven Spielberg (E.T., el extraterrestre y La lista de Schindler). Finalmente, William Friedkin se quedó a cargo.

En caso de que te interesen los aspectos formales del cine, te compartimos el documental de cómo se realizó Cruising:

¿Aceptada entre el público?

Por su corte semidocumental, Cruising es considerada como «el cierre de la etapa dorada del cine policiaco americano». Sin embargo, la película gay de Al Pacino resultó un dolor de cabeza y una falta de respeto para una gran parte de la comunidad LGBT+.

Cuando se dio a conocer que William Friedkin trabajaba en este audiovisual, activistas de la diversidad sexual denunciaron que se estaba incitando a cometer crímenes de odio. Además, manifestaron que la reconstrucción de la escena neoyorquina se basaba en estereotipos.

Esas fueron algunas de las puntualizaciones que hizo Arthur Bell. Enfurecido, el periodista y activista gay escribió que la historia que interpretaba Al Pacino en Cruising era «la más homofóbica jamás vista». Por el contexto en el que se llevó a cabo la filmación, promoción y distribución de esta película se consideró un material que «apoyaba una campaña encabezada por Anita Bryant».

Por si no lo tenías en cuenta: Anita fue una cantante de pop cristiano famosa por su postura declarada como activista contra los derechos LGBT+.

Desató protestas en las que hubo heridos y detenidos

La indignación no quedó en las críticas que se hicieron al interior de los medios de comunicación. A finales de julio de 1979, alrededor de 1000 activistas LGBT+ salieron a protestar en Greenwich Village. Meses antes, los colectivos habían solicitado que el Gobierno local retirara cualquier tipo de apoyo a Cruising.

El exalcalde Ed Koch se negó a atender las demandas de los colectivos. Según reportó The New York Times, la respuesta propició que las y los manifestantes intervinieran inmuebles. También se presentaron en los estudios en los que se rodó la película.

Durante las irrupciones, las y los participantes problematizaron la gravedad de trasladar al cine relatos que fueron sumamente dolorosos para la comunidad. Se estima que entre 1974 y 1975 se registraron 14 asesinatos a personas de la comunidad de San Francisco, mismos que se atribuyeron a Doodler, un asesino de quien nunca se supo su verdadera identidad. Entre las razones, se mencionó que el asesinato del activista Harvey Milk (27 de noviembre de 1978) seguía siendo un tema muy sensible.

Pérdida de dinero y llamado de atención de MPAA

Anexo a esto, la cinta Cruising tuvo problemas con la distribuidora. William Friedkin tuvo que borrar 40 minutos de la cinta. ¿El motivo? La Motion Picture Association (MPAA) clasificó el contenido bajo la letra X. Esto se tradujo en una pérdida monetaria de más de 50 000 dólares. Como dato curioso: en 2013, James Franco y Travis Matthews trataron de recuperar las escenas eliminadas en su película Interior. Leather Bar.

Se dice que los 40 minutos de contenido eliminado no fue actuado. / Foto: Lorimar Televisión

Cruising años después

A pesar de que William Friedkin y Quentin Tarantino (Pulp Fiction) buscaron argumentos en defensa de Cruising, Al Pacino no habló en absoluto de esta película gay. Décadas después, el director detrás de The Boys in the Band (1970) empezó a comprender por qué la comunidad no fue entusiasta de la cinta. En 2007 comentó:

«Me doy cuenta de que Cruising no fue el mejor paso que pude presentar como argumento para la aceptación por parte de las personas heterosexuales del estilo de vida gay. Nunca tuvo la intención de ser un emblema del estilo de vida de nadie, pero existió. Y para mí fue el trasfondo de un misterio de asesinato. Sin embargo, se convirtió en una causa para que otros trataran de mostrar que ciertas personas insensibles, como yo, estaban usando los principales medios de comunicación para calumniar a las personas homosexuales».

Si ya viste Cruising, controversial película gay protagonizada por Al Pacino, nos gustaría conocer tu opinión. Escríbenos en los comentarios.

Con información de The New York Times , Jot Down Magazine, i-D, Looper y La Nación