Bruno Santamaría o cómo salir del clóset a través del cine

Bruno Santamaría

Bruno Santamaría platicó con Homosensual sobre Cosas que no hacemos, una cinta que lo ayudó a él mismo a salir del clóset con su familia.

Salir del clóset puede parecer una situación compleja, pero para Bruno Santamaría fue todo un viaje con su cine.

Cosas que no hacemos es el título de su última película, un documental sobre la complejidad de crecer. Esta obra fue vista por el director del Festival Cuórum, Antonio Harfuch, quien quedó tan impresionado con la obra, que lo invitó a dirigir sus residencias de cortometraje documental.

En entrevista con Homosensual, Bruno compartió cómo fue el proceso de su última creación, así como sus expectativas de las residencias.

Cosas que no hacemos, última película de Bruno Santamaría

La libertad de crecer

Cosas que no hacemos es una reflexión sobre la complejidad de crecer y dar un paso adelante hacia la madurez. Sin embargo, para Bruno Santamaría también fue la forma en la que pudo salir del clóset con su familia, a través de su cine.

Este proyecto fue un trabajo de casi 4 años, que llevaron al director a una exploración de sí mismo a través de este filme. Al respecto, comentó:

«Yo desde el principio sabía que la película tenía que ver con crecer, un paso para tratar de ser adulto y asumir las cosas. Lo único que tenía claro era el título, que tiene que ver con represión».

Fue así como su búsqueda lo llevó a un pequeño pueblito en Nayarit, habitado por una comunidad de pescadores. Ahí conoció a Arturo, no solo el mayor de un grupo de chicos locales, sino también el más misterioso.

Bruno Santamaría durante la filmación de su película

Arturo guardaba un gran secreto: le gustaba vestirse en ropa de mujer. En paralelo, el director también lidiaba con su orientación sexual y con una relación que había escondido a su familia por varios años. 

Esta conexión lo llevó a hacer un retrato honesto y muy sensible de su personaje principal, con quien pudo además encontrarle una respuesta a sus propios cuestionamientos personales y lo ayudó a salir del clóset con su familia:

«Me parece fundamental, también como un proceso personal. Esto era urgente para mí, también poderlo decir y explicar con tranquilidad. Pero, más allá de eso, creo que todas estas historias tratan de romper con la autoridad; romper con lo que se ha dictado, con lo que el mundo debe ser, con las normas del mundo».

Still de Cosas que no hacemos

El cine es una experiencia

Cosas que no hacemos llegó a los ojos de Antonio Harfuch, director del Festival Cuórum. Este último quedó tan impresionado con lo que había visto, que invitó a Bruno Santamaría a hacerse cargo de un nuevo proyecto: la residencia de cortometraje documental.

Se trata de un workshop en el que se invitarán a 8 personas diferentes de toda la República Mexicana y Centroamérica a desarrollar cada quien un proyecto documental. 

Sin embargo, en las propias palabras de Bruno, esto tiene como finalidad ser más que un taller de cine:

«La idea general del proyecto es que, más allá de platicar y hablar sobre cine, podamos salir a caminar, explorar… hacer entre todos una especie de abrazo entre nosotros. Creemos que esto también tiene que ver con relacionarse con personas, con enamorarse, construir lazos entre las personas que lo hacemos».

Las residencias cubrirán los gastos de transporte y alimentación de las personas escogidas, quienes podrán ir acompañados de su productor o cinefotógrafo, según ellos lo elijan. Si quieres conocer más, puedes revisar la convocatoria aquí.

Finalmente, Bruno se siente muy entusiasmado por este proyecto para hacer documentales:

«Este espacio ojalá que pueda ser un abrazo entre mucha gente. Siento que en este momento más que nunca dan muchas ganas de poder compartir un espacio. Que podamos compartir el tiempo, prepararnos de comer, ir a caminar, construir lazos fuertes. Domesticarnos los unos a los otros para poder hacer una película».

Convocatoria de las residencias de cortometraje documental

Esperamos con mucha emoción poder ver el trabajo de Bruno Santamaría en la pantalla, un curioso caso de cómo el cine ayudó a alguien a salir del clóset.

error: Alert: Ya te vimos pillín, mejor comparte.