Cuando Verónica Castro quiso conquistar el voto LGBTQ+

Verónica Castro LGBTQ+
Verónica Castro / Foto: El Heraldo de México

¿Sabías que la actriz Verónica Castro quiso ser diputada y para lograrlo se propuso conquistar el voto LGBTQ+?

Archivos contenidos en el Archivo General de la Nación detallan que en 1978, Verónica Casto compitió por una candidatura a diputada federal suplente por el PRI. La actriz se postuló en fórmula con el político homosexual Víctor Amezcua. Sin embargo, no obtuvieron la candidatura.

De cualquier modo, la Dirección Federal de Seguridad —institución encargada en aquel entonces de las labores de inteligencia del Gobierno— vigiló la breve carrera política de Castro.

En busca del voto gay

La Dirección Federal de Seguridad fue la agencia de espionaje del Gobierno mexicano entre 1947 y 1985. Además, a finales de la década de los 70 y principios de los 80 se dedicó a combatir a las guerrillas de izquierda. A esta organización se le responsabiliza por las desapariciones forzadas de cientos de personas como parte de la llamada «guerra sucia».

Durante años, sus archivos se mantuvieron reservados. Si embargo, en 2019, el Gobierno ordenó su apertura. Y entre los documentos que se encontraron se encuentran algunos relacionados con Verónica Castro y el movimiento LGBTQ+.

De acuerdo con el periódico El Universal, que tuvo acceso a los archivos, la DFS reportó el proselitismo de la actriz el 27 de noviembre de 1978. Los reportes indican que en un centro nocturno frecuentado por la comunidad LGBTQ+ se repartía propaganda con la siguiente leyenda:

«Víctor Amezcua para diputado / Verónica Castro para diputada suplente. Por los derechos de los homosexuales».

Además, la DFS reportó reuniones de Amezcua y Castro con grupos de la comunidad LGBTQ+, como el Frente Homosexual de Acción Revolucionaria (FHAR).

Sin embargo, finalmente la actriz y su compañero de fórmula no pasaron de precandidatos ni tuvieron trascendencia política.

Las teorías

Existen dos teorías sobre la incursión de Verónica Castro en la política. Ambas son radicalmente opuestas. Pero coinciden en una cosa: en realidad la actriz nunca formó parte del movimiento LGBTQ+.

La primera teoría es la que en su momento tenía la DFS. De acuerdo con la organización, Víctor Amezcua usaba a Verónica Castro para buscar la simpatía de la comunidad artística y el voto LGBTQ+. Supuestamente, el plan de Amezcua era buscar ser candidato del PRI. Pero, si este le negaba la postulación, intentaría ser candidato independiente con Castro como suplente.

«Si el PRI se lo niega se lanzará como independiente respaldado por 2 millones de homosexuales que hay en la República, así como del medio artístico, proponiendo como diputada suplente a Verónica Castro».

Al final, el PRI sí le negó la candidatura a Amezcua, pero ni él ni la actriz siguieron su carrera política como independientes.

La otra teoría es la de la directora del Archivo Histórico de Lesbianas Feministas de México, Yan María Yaoyólotl Castro. En una entrevista con El Universal, comentó que la candidatura de Castro fue «un experimento del Revolucionario Institucional para ver si podía encauzar a lesbianas y a homosexuales a la derecha y evitar así que tuvieran simpatías, como en ese tiempo se tenían, con organizaciones trotskistas y comunistas».

Y es que, en efecto, en aquel momento agrupaciones como el Frente Homosexual de Acción Revolucionaria se encontraban vinculadas a partidos de izquierda, como el Partido Revolucionario de los Trabajadores y el Partido Comunista Mexicano.

Sólo Verónica Castro sabrá cuál de estas dos versiones es la correcta, pero el hecho innegable, asentado en documentos oficiales, es que algún día la actriz buscó el voto de la comunidad LGBTQ+.

Con información de El Universal

error: Alert: Ya te vimos pillín, mejor comparte.