martes, julio 23, 2024

Ellos son los efebos más famosos de la historia

Te platicamos sobre algunos de los efebos más famosos en la historia de Grecia.

Además de la literatura y pintura, la escultura es una de las Bellas Artes que permitió conocer la historia de efebos famosos. Entre los 14 y 18 años, los jóvenes (sobre todo atenienses) que querían dedicarse al servicio militar necesitaban de un mentor, cuya labor no se limitó a la enseñanza de la filosofía y otras disciplinas que los posicionaran dentro de la élite de un pueblo guerrero. Si ya leíste el texto en el que explicamos quiénes fueron los efebos, ahora puedes saber los nombres de los más famosos y su rol en esta llamada cultura seminal.

Ganímedes

Este personaje mitológico tiene un satélite en su nombre. Es el más grande de Júpiter y del sistema solar. Ganímedes fue un príncipe de Troya. Era la luz de los ojos de su papá, el rey Tros de Dardania. Homero lo describió como «el más bello de los mortales».

Al ser tan querido y admirado por los habitantes de la ciudad, siempre estaba acompañado por escoltas. Sin embargo, les fue imposible protegerlo y fue secuestrado por Zeus, máximo gobernante del Olimpo y a quien se le conoce como el «padre de los dioses y los hombres». LEE MÁS DE LA HISTORIA DE GANÍMEDES, EL ÚNICO AMANTE GAY DE ZEUS.

ganímedes efebos famosos historia zeus girolamo da carpi
Rapto y agresión sexual a Ganímedes / Obra: Girolamo da Carpi (1543)

Además de enfurecer a Hera (diosa de la familia y protectora de las mujeres en el parto), el rol de Ganímedes fue llenar la copa de las demás deidades. Antes de su rapto, este lugar lo ocupaba una de las hijas de Zeus, Hebe. Desde la mitología se dice que Ganímedes es la contraparte de Helena de Troya.

Jacinto (Hiacinto)

Otro dios griego que se vinculó con uno de los efebos más famosos de la historia fue Apolo. Divinidad de las artes y el arco —también el más querido— Apolo conoció a Jacinto cuando daba sus paseos por el río Eurotas (ubicado en la vertiente del mar Jónico​).

Así como Ganímedes, Jacinto era un príncipe. Existen algunas discrepancias respecto a quiénes son sus progenitores. Hay especialistas que aseguran que fueron Clío (musa de la Historia y compañera de Apolo en el Parnaso) y Píero (monarca de Macedonia). Y en otras versiones se dice que su padre fue el rey de Esparta, Amiclas, quien se relacionó Diomedes.

A comparación de Apolo, Jacinto llevaba una vida tranquila. Le gustaba ir al bosque y practicar gimnasia. De hecho, instruyó a los habitantes de Esparta, característica que durante mucho tiempo los volvió destacables. En un intento por sorprender al arquero, Jacinto se esforzó por atrapar un disco de bronce, pero se lesionó. Al ver la herida, Apolo corrió a auxiliarlo. Aunque hizo todo lo posible, el efebo se desangró.

Al morir, Apolo le prometió que siempre viviría en su corazón. También fue una gran pérdida para el pueblo espartano. Se le rindió 1 día de luto y 2 para celebrar su resurrección. Además de la muerte, algo que se interpuso entre el romance de Jacinto y Apolo fue Céfiro. El dios de las flores siempre estuvo enamorado del efebo, pero no fue correspondido.

Jacinto también es uno de los efebos más famosos por inspirar algunas de las pinturas más importantes en la historia del arte occidental. CONOCE MÁS MITOS LGBT+ DE LOS DIOSES GRIEGOS.

apolo jacinto
La muerte de Jacinto / Obra: Benjamin West (1771)

Crisipo

Crisipo fue uno de los efebos más famosos de la historia. Se perfiló como uno de los candidatos favoritos para heredar Olimpia. Además, era el hijo consentido de Pélope, personaje mitológico en cuyo honor se nombró la península de Grecia (que también es conocida como Morea).

El joven también es recordado por haber pertenecido a una familia que nunca pudo salir de la desgracia. La mayor preocupación de Pélope fue cumplir todos los caprichos de los dioses. Incluso, llegó a asesinar a uno de sus hijos. Durante su juventud, Crisipo conoció a Layo. Desde que llegó al reino gobernado por Pélope, el heredero desterrado de Tebas se enamoró perdidamente de Crisipo y lo llenó de regalos.

Pero el adolescente no tenía interés en él. Layo lo agredió sexualmente. Crisipo se quitó la vida y, al enterarse, su padre lanza una maldición a Layo. La huida de este personaje marca el inicio de la Época Arcaica de Grecia.

Bagoas

También eunuco, Bagoas fue otro de los efebos más famosos en la historia. Estuvo relacionado con Alejandro Magno (rey de Macedonia) y Darío III (último rey persa).

Durante las batallas de Issos y Gaugamela, el imperio persa perdió contra el macedonio. Tras la confrontación, Darío III huyó y, posteriormente, fue asesinado a manos de sus generales. Al admitir su derrota, los persas imploraron perdón al Hegemón de Grecia. Para ello, el también conocido como Faraón de Egipto exigió un hombre de confianza.

Ese fue Bagoas. Por eso se le considera como uno de los personajes que más contribuyeron a la escritura de las biografías de Alejandro. CHECA MÁS DEL ROMANCE GAY DE ALEJANDRO MAGNO.

Aunque los efebos representan un papel fundamental en la historia de la Grecia Antigua y, en menor medida, de Roma, no se cuentan con muchos nombres y biografías particulares. Pero como lo dijimos al principio, estos jóvenes guerreros forman parte central de la escultura como una de las Bellas Artes. Museos como el de Acrópolis (Atenas, Grecia), Whitaker (Mozia, Italia) y Antequera (Málaga, España) conservan piezas que rescatan el rol sociocultural de los efebos. ESTOS FUERON ALGUNOS EUNUCOS QUE CAMBIARON EL RUMBO DE LA HISTORIA MUNDIAL.

apolíneo y dionisíaco
En 2012 la Junta de Andalucía aprobó registrar 2 esculturas de efebos en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz. / Foto: Negro Mundo

¿Ya sabías la historia de estos efebos famosos?

Con información de Cinco días (El País)

Ana Flores
Ana Flores
she/her/they/ellæ. Escribo sobre diversidad sexual, justicia reproductiva y movimientos sociales.

Artículos Relacionados

Lo más reciente