De Tepito para el mundo: Eriko Stark, fotoperiodista y poeta

eriko stark fotoperiodista poeta tepito lgbt
Eriko Stark / Foto: Instagram (@eriko_stark)

Para conocer su trabajo, platicamos con Eriko Stark, fotoperiodista LGBT+, tallerista, expositor en la muestra de Made In Tepito, ganador del Festival de la Diversidad Sexual 2017 y autor de Divino poemario.

Desde Tepito (Cuauhtémoc, CDMX), el fotoperiodista y poeta Eriko Stark (cuyo nombre de pila es Erik Meneses Murguía) es uno de esos talentos LGBT+ que se cosecharon con cada desliz de la pluma del cronista Alfonso Hernández. A Eriko lo circunda una alcaldía que está atravesada por la disputa, la complejidad y los extremos.

Desde 2015, los políticos Ricardo Monreal Ávila (Morena) y Miguel Ángel Mancera (PRD) protagonizaron varios titulares de la prensa nacional con sus dimes y diretes. Se acusaban mutuamente de persecución, espionaje y «actos arbitrarios, abusivos e ilegales». En su mayoría, los medios de comunicación centraron la pugna en el contexto de las elecciones. Como en otras ocasiones, los «daños colaterales» se narraron en las letras chiquitas.

Un territorio «interseccionado» por la tensión entre los gobiernos capitalino y local

La realidad de la alcaldía Cuauhtémoc es paradójica. Cada mes de junio, grupos LGBT+ nos damos cita en Avenida Paseo de la Reforma para recordar que en silencio no nos vemos.

Marcha del Orgullo 2021 / Foto: Instagram (@eriko_stark)

A nivel internacional, Zona Rosa es uno de los epicentros del entretenimiento para la comunidad. Entre sus callejones también se asientan quienes plantan cara a la violencia económica. Lo mismo sucede con la calle República de Cuba. Abarrotamos los negocios y, a unas cuadras, acompañamos a las comadres a surtirse para sus estéticas, vamos a pequeñas imprentas o locales en donde venden comida corrida. Al recorrer las calles próximas a Bellas Artes nos topamos con panfletos en donde el Gobierno capitalino utiliza su slogan favorito: «CDMX, ciudad de derechos».

Glorieta de los Insurgentes / Foto: Instagram (@eriko_stark)

Sin embargo, la realidad es distinta. Si bien gran parte de la historia de Tepito es una reconfiguración de lo político a partir de la organización comunal, Eriko Stark comparte en entrevista con Homosensual algunas de las implicaciones de ser LGBT+ en una de las zonas más antiguas de Ciudad de México.

«El papel que tenemos como personas LGBT+ dentro del barrio es muy complejo. Se nos acepta, siempre y cuando nos adaptemos a los roles de género o estereotipos. El espacio no es de nadie. Es difícil hablar de inclusión cuando se tiene un contexto de violencia».

Retratos desde el epicentro

La creación fotoperiodística y literaria de Eriko está cruzada por situaciones que nos permiten pensar en la alcaldía Cuauhtémoc como tierra de nadie. Eriko se enteró de lo que se informaba en los noticiarios matutinos. En 2018 escuchó a los conductores comentar sobre el tiroteo en Garibaldi.

Pero, sobre todo, aprendió a escuchar, narrar y corporizar los relatos locales. Se habló acerca de cómo la balacera afectaba a la capital como destino turístico. En algunos portales se denunció que era resultado de una ola de violencia que se sabía a gritos. No obstante, muy poca gente recordó que en Lorenzo Boturini, cerca del antro La Divina, se presentaron sucesos similares.

Nadie —más que algunas organizaciones— habla de los fallecimientos LGBT+ que derivan de la pugna extraoficial de la Cuauhtémoc. La denuncia y el conteo de decesos los hace la propia comunidad. Se cuentan con algunas bases de datos que, de manera empírica, se han ido perfeccionando.

También hay quienes se acercan a artistas. En Tepito, la crónica ha sido una de las vías por las que periodistas y artistas urbanos han podido nombrar a las personas LGBT+ que los gobiernos —sin importar el partido— siguen viendo como «carne de cañón» o «daños colaterales».

«Las palabras se construyen a través de los espacios»: Eriko Stark

Leer, escuchar o dejarse llevar por la mirada de Eriko Stark implica pensar en el cuerpo en términos muy similares a los de Sayak Valencia. A Eriko Stark lo arrulla una narrativa particular de lo que significa ser LGBT+ en lugares como Tepito. El cuerpo, así como el Deportivo Maracaná, está en el corazón del barrio. A las corporeidades las atraviesa «la bestialidad».

Se sabe que el lenguaje construye realidades, pero constantemente las palabras causan incomodidad. O se les desnuda de más o los significados se quedan cortos. Eriko piensa en Valencia y en los relatos que escucha a diario. Se entera que antes de contar con una clínica especializada o una «revisión digna», muchas «mujeres trans se operaban con cirujanos clandestinos».

«Las miradas de repulsión, la baba del heterosexual, la fuerza de la mujer trans»: Eriko Stark. / Foto: Twitter (@eriko_stark)

A Eriko Stark, así como a las personas LGBT+ que viven en los espacios cercados por el «capitalismo gore», la construcción de la noche le parece una de las mayores complejidades. Tiene presentes los motivos que le hicieron retratar la vida nocturna de las drag queens. Por algo llamó a su colección Retratos de una vida divina (2018).

Pero también sabe que la noche es uno de los momentos y lugares en donde se hacen más transparentes las cotidianidades que lo rodean.  Por eso le llena de orgullo que su trabajo se exponga en el su propio semillero. El arte se lee, conceptualiza y —sobre todo— se corporiza. LEE ESTE TEXTO SOBRE LA RESISTENCIA LGBT+ EN TEPITO.

Vida nocturna de drag queens en CDMX / Foto: Instagram (@eriko_stark)

Fotografiar lo que no pasa por la mirada de algunes

Su serie de fotografías sobre el cruising —misma que lleva el título de El 8º pasajero: un catálogo de la sexualidad clandestina gay hilvana las historias de quienes quieren hacer suya la ciudad. «Nadie estaba fotografiando a la gente del último vagón», justifica.

Pareja gay en el metro / Foto: Eriko Stark

Cuando Eriko Stark estaba por recibirse como licenciado en Comunicación (Universidad Insurgentes), se mantenía al tanto de las agresiones contra las personas LGBT+ en el Sistema de Transporte Colectivo Metro. Su entrega de tesis consistió en «querer hablar de las personas que iban». Le interesaba conocer los rostros y conocer los porqués.

En el sitio de WordPress en el que escribe un fragmento (no se sabe si propio, ajeno o ambos) sobre las fotos, Eriko Stark clausura con «una frase trillada». Luchamos para cambiar el destino de nuestras vidas. Él lo está logrando al vernos desde la sutura de narrativas propias.

¿Ya conocías a Eriko Stark, fotoperiodista LGBT+ que formó parte de la muestra Made In Tepito?

Con información de Retratos de una vida divina

error: Alert: Ya te vimos pillín, mejor comparte.