Keith Haring: Exponente gay del arte urbano vivió con VIH

Él fue Keith Haring. / Foto: Pinterest (Graffiti Program)

Keith Allen Haring (4 de mayo de 1958-16 de febrero de 1990, Estados Unidos) fue exponente del pop art y activista gay que vivió con VIH.

Amante de la cultura pop, Keith Haring fue uno de los exponentes gay del arte urbano y uno de los activistas que, a través de la gráfica, concientizó sobre el VIH. El amor por el arte era una herencia familiar. Su padre era caricaturista.

Años más tarde, durante su juventud, descubrió su estilo. Sumado a la fascinación que tenía por el trabajo de artistas como Jean Dubuffet, Pierre Alechinsky, Brion Gysin y Robert Henri, en una entrevista de 1989 Haring contó que también se inspiró en la psicodelia.

Asimismo, las novelas de William Burroughs fueron una pieza clave para desnudar los secretos de la ciudad que sería su mayor sede artística: Nueva York. Para Keith, The Third Mind (1967) representó un antes y un después. Fue a partir de esta entrega de la generación beat que trasladó y tradujo su propuesta conceptual. CHECA LA HISTORIA DE WILLIAM BURROUGHS, EL ESCRITOR GAY QUE MATÓ A SU PAREJA EN MÉXICO.

Aunque se formó en la Ivy School of Art de Pittsburgh y, posteriormente, en la Escuela de Artes Visuales de Nueva York, sabía que su labor estaba en las calles. Empezó como uno de los artistas de la escena alternativa. Sin embargo, el giro que dio a la semiótica lo llevó a convertirse en uno de los nombres más visibles de la industria pop. Andy Warhol, Madonna, Yoko Ono, Boy George, Grace Jones, Bob Dylan, David Bowie y Jean-Michel Basquiat fueron algunas de las celebridades que lo conocieron durante su etapa de mayor éxito. CONOCE CÓMO FUE LA RELACIÓN DE WARHOL Y BASQUIAT.

Keith Haring hace body painting a Grace Jones. / Foto: Twitter (@90sdose)

¿Por qué estaba en boca de todo mundo?

La propuesta híbrida entre los elementos formales del pop art y la libertad creativa del grafiti volvió a Keith Haring uno de los pioneros gay que abogaban por espacios alternativos para la exhibición. Si bien tuvo algunas muestras en las instituciones académicas en las que estudió —las cuales consideró abandonar en más de una ocasión— su verdadera galería fueron las estaciones del Metro de Nueva York.

Los trazos a tiza blanca en los anuncios publicitarios fueron su firma. Su labor como artista callejero también estuvo vinculada a la formación profesional del fotógrafo Tseng Kwong Chi.

Keith Haring haciendo visible su arte en Nueva York / Foto: Tseng Kwong Chi

Asimismo, la popularidad que alcanzaron sus dibujos fue una aproximación a las expresiones socioculturales que en los 80 hacían del ambiente neoyorkino un epicentro para el artivismo: el hip hop y break dance. Como era de esperarse, en varias ocasiones se le acusó de daño a la propiedad y lo arrestaron.

El dinamismo que Keith Haring encontró en las líneas simples también siguió una suerte de conversación para recordar el peso que tuvieron las escenas del punk y new wave. Indudablemente, la vida de este pionero del arte callejero nos hace tener presente la ruptura que trajo consigo Collaborative Projects (Colab), grupo que formaron jóvenes de distintas disciplinas en 1977. ESTE ES EL ARTE CALLEJERO LGBT+ QUE DEBES CONOCER.

Los 80: época dorada del artista

Tan pronto el nombre de Keith Haring encabezó el entramado mediático, su obra se trasladó a otras latitudes. Aterrizó en 2 de las exposiciones de arte contemporáneo más importantes: Documenta 7 (Alemania) y Bienal de São Paulo (Brasil). Mientras viajaba por el mundo, se le solicitó que se trasladara a la frontera entre la RFA y RDA. Las y los artistas de la época querían que el Muro de Berlín tuviera su típica iconografía. Este deseo se volvió realidad en 1986.

En los 80, década a la que se recuerda por «la crisis del VIH», Keith Haring hizo de sus ilustraciones un sello de lugares de socialización LGBT+ como clubs y teatros. Una de las locaciones en donde se daba gran espacio a su propuesta artística era Club 57, venue ubicado en St. Mark’s Place.

Postura política

Además del VIH, Keith Haring hizo de los espacios públicos una oportunidad de denunciar las políticas racistas del apartheid. Otro de los temas que fueron recurrentes en sus expresiones fue el aumento del consumo del crack en los Estados Unidos. Los derechos de personas en contexto de migración también eran una conversación frecuente en sus obras.

Una de las razones por las que Haring hizo del artivismo una de sus mayores batallas fue el seno familiar en el que creció. Su madre y padre —ambos pertenecientes a la clase media— eran republicanos. Desde casa, había una norma implícita de no criticar al Gobierno de Ronald Reagan.

Sin embargo, desde muy joven Keith fue consciente de la urgencia de cuestionar lo que sucedía. Según platicó en una entrevista, el momento que definió su propuesta política fue un viaje a Nueva Jersey. En medio de una campaña en la que desde la Casa Blanca se pedía apoyar a la guerra, Keith conoció a un grupo de chicas y chicos hippies. En ese entonces tenía 11 años. Su primer acercamiento al activismo fue una protesta en el Día de la Tierra.

Usuarios del Metro de Nueva York miran a Keith Haring. / Foto: Tseng Kwong Chi

Debbie Dick: personaje al que recurrió Keith Haring para sumarse al activismo para concientizar sobre el VIH

En 1987, un año después de que abrió su tienda (Pop Shop), Keith Haring empezó con problemas para respirar y notó un moretón en una de sus piernas. Para 1988 recibió su diagnóstico de VIH. Desde entonces, su participación en el activismo en pro de los derechos de este sector de la población fue mucho más activa. Anexo a hacer campañas de recaudación de fondos y pintas en hospitales, presentó a un nuevo personaje: Debbie Dick.

Debbie Dick fue el ícono que permitió a Keith Haring hablar sobre la importancia del sexo seguro para la prevención del VIH. A través de esta representación gráfica, los temas de sexualidad llegaron a algunas escuelas. Al ser un hombre gay, Keith Haring hizo del éxito de Debbie Dick una oportunidad para informar sobre la diversidad sexual.

Te presentamos a Debbie Dick. / Imagen: Keith Haring

Legado

Para el artista, antes de su diagnóstico, el VIH y el sida no eran algo nuevo. Cuando falleció Klaus Nomi (6 de agosto de 1983), supo que el arte era una vía que podía hacer contrapeso a la narrativa criminalizante que predominaba en los gobiernos y los medios de comunicación. Fue a partir de esta premisa que nacieron obras como “Ignorance = Fear”.

¿Ya habías visto esta obra? / Ilustración: Keith Haring

A la par de sus murales y la mercancía que formaba parte de la campaña Stop Aids, Keith Haring se involucró con la organización Act Up. Por ello, hoy en día, muchas y muchos artistas —sin importar la disciplina— se reapropian de su obra y la ocupan para sumarse a otras luchas. Una de ellas ha sido la exigencia de justicia para la comunidad trans.

«Trans Rights Human Rights». / Ilustración: Twitter (@inrainbowsirl)

Si te interesa profundizar en cómo el arte fue una de las herramientas del activismo del VIH, te recomendamos ver el siguiente conversatorio organizado por el Museo de Arte Contemporáneo en Denver:

¿Ya conocías a Keith Haring, exponente gay del arte urbano y activista que vivió con VIH?

Con información de Visual AIDS y The Keith Haring Foundation