Tips para cultivar y mantener tu estabilidad emocional

estabilidad emocional
Cultivar tu estabilidad emocional será mucho más fácil cuando leas estos tips. / Foto: Adobe Stock

Estos tips te ayudarán a cultivar y mantener una mejor estabilidad emocional.

No podríamos hablar de bienestar y salud mental sin abordar el tema de la estabilidad emocional, por ello, hemos decidido brindarte algunos tips que te serán de gran ayuda. Primero que nada, hay que entender la importancia de este concepto y así poder empezar a cultivarlo para tener una mejor calidad de vida.

¿Qué es la estabilidad emocional?

La estabilidad emocional es una aptitud fundamental en nuestro desempeño, efectividad, crecimiento y en la posibilidad de desarrollar nuestro potencial. Asimismo, la solidez de nuestras emociones es la que decide en qué medida conseguimos desarrollar nuestras capacidades innatas. Sin fortaleza o madurez emocional carecemos de la fuerza interior necesaria para desarrollar los talentos y habilidades.

Así como debemos cuidar nuestra salud física, es igualmente importante prestar atención a nuestra salud mental y emocional porque, aunque no lo creas, ambas cosas están relacionadas. CHECA ESTOS DATOS SOBRE LA SALUD MENTAL DE LAS JUVENTUDES LGBT+.

Cómo vencer la inestabilidad emocional

Quizá te parezca que estos tips para mantener tu estabilidad emocional son un tanto obvios. Pero te sorprenderías al enterarte de cuántas personas olvidan prestar atención y hacerles caso a sus necesidades básicas.

Cuidar tu alimentación y horas de sueño, tener tiempo libre y hacer ejercicio físico son los primeros pasos para conseguir que nuestra estabilidad emocional se nivele. Sí, suena obvio, pero piensa cuántas veces se te ha pasado tu hora de comida porque estás muy ocupado(a). O cuántas veces postergas ir a hacer pipí porque tienes que acabar ‘algo importante’. ¿Sabes qué es más importante? Comer cuando tienes hambre (o cuando es tu hora de comer) e ir a hacer del baño cuando tu cuerpo te lo está pidiendo, sin excusas.

Cultiva tu estabilidad emocional escuchando y haciéndole caso a tus necesidades. / Foto: Adobe Stock

Dormir el tiempo necesario (preferiblemente de 6 a 8 horas diarias) y tener tiempo libre también son elementos básicos si queremos tener estabilidad emocional. De hecho, tomarnos un respiro es esencial y debería ser algo mandatorio en nuestro día a día. En cuanto al ejercicio, está de más que te recordemos todas las ventajas que liberar endorfinas le trae a tu cuerpo y a tu mente, ¿no?

Positive vibes

Rodearnos de un entorno positivo también es importantísimo para cultivar nuestra estabilidad emocional. Ojo, esto no quiere decir que tengamos que caer en la positividad tóxica. Está bien tener un mal día, está bien si no te sientes feliz todo el tiempo y no está mal aceptar si un día no te sientes del todo bien. Acércate a las personas que te hacen feliz y sentir bien contigo mismo(a): gente que te inspire y con la que puedas compartir lo bueno y lo malo también. AQUÍ TE CONTAMOS POR QUÉ NO DEBES DECIRLE «ÉCHALE GANAS» A ALGUIEN QUE TIENE DEPRESIÓN.

Si algo malo acaba de suceder, lo mejor que puedes hacer es ajustar tu perspectiva. Es decir, nuestra respuesta emocional inmediata a los eventos negativos de la vida es a menudo más fuerte y más catastrófica de lo que necesita ser. Si nos tomamos un momento para analizar la situación, quizá nos daremos cuenta de que no es tan terrorífica after all. Es probable que se pueda solucionar más fácilmente de lo que esperabas.

El poder del aquí y el ahora: el mejor de los tips para alcanzar la estabilidad emocional

No puedes cambiar el pasado y definitivamente no sabes qué sucederá en el futuro. Entonces, ¿para qué te preocupas?

Pero ¿sabes qué sí está sucediendo? El ahora. Las cosas están pasando aquí y ahora, no ayer, no mañana: hoy. Analízate, piensa, reflexiona y exprésate, pero siempre centrándote en lo que está sucediendo en tu presente.

Para mantener tu estabilidad emocional, que no se te olvide que lo único que sí está sucediendo es el aquí y el ahora. / Foto: Mujer Holística

Reconocer las emociones y expresarlas te ayudará a canalizar la ansiedad y el malestar. Concéntrate en las cosas positivas de tu vida y valora lo que es realmente importante para ti.

No siempre se logra, pero es parte del proceso

La estabilidad emocional hace referencia a la habilidad de una persona para mantenerse estable y equilibrada, pero también es importante comprender que no se trata de un estado constante o eterno. No siempre podremos gestionar nuestras emociones de manera positiva, así como es imposible que dejemos a un lado todos los sentimientos negativos. Ambas cosas son parte de la vida.

Aunque la estabilidad emocional sí es importante para poder llevar una vida sana en todos los sentidos, en ocasiones dependerá de situaciones personales que harán que se tambalee. Pero eso no quiere decir que no podamos recuperarla.

Dejar a un lado el control y ser un poquito más racionales, sin duda son acciones que nos ayudan a cultivar una mejor estabilidad emocional.

Con información de Inc., ScienceDirect y Mission.org

error: Alert: Ya te vimos pillín, mejor comparte.