No tocarnos por mucho tiempo puede ser realmente peligroso

No tocarnos podría causar problemas de salud mental o emocional. / Foto: Cnet

Nuevos estudios comprueban que no tocarnos debido a la COVID-19 es algo doloroso y peligroso que podría tener consecuencias en nuestra salud.

Lo que hace que la pandemia de la COVID-19 sea tan diferente a cualquier otra tragedia colectiva es que no podemos tocarnos o realmente consolarnos el uno al otro por miedo a contraer la enfermedad, y esto podría tener consecuencias en nuestra salud mental y emocional.

Si bien la tecnología permite vernos e incluso comunicarnos entre nosotros, se nos ha obligado a definitivamente no tocarnos. No más chelas después de la oficina. Se acabaron los días de los abrazos en tu cumpleaños. Y el cuchareo nocturno es un lujo que simplemente muchos no nos podemos dar.

Son estas pequeñas muestras de cariño las que más extrañamos, y las recordamos todo el tiempo. Desde ese romántico beso que viste en tu serie favorita, hasta en el video más cochino de Pornhub; uno a uno te hacen sentir un poco más solo cada vez, hasta que la dura realidad nos golpea, pues esos ya no podemos ser nosotros.

Un poco de ciencia

Anna Iovine, columnista en Mashable, recientemente ocupó el término ‘touch starvation’ (algo así como hambruna de tacto en español) en uno de sus artículos para hablar de este fenómeno. Ella se dio a la tarea de investigar las verdaderas consecuencias que tiene no tocarnos.

De acuerdo con su investigación, el tacto es mucho más importante de lo que pensamos. La Dra. Lory Whatley, psicóloga clínica y autora de Connected & Engaged, nos dice:

«Como seres humanos, estamos hecho para conectarnos. Y conectarnos también significa tocarnos. Tocar a otra persona es el fundamento de las conexiones y una parte esencial de nuestro ser y de formar relaciones saludables».

Suena bonito, ¿no? Sin embargo, ¿qué ocurre cuando se nos niegan estas conexiones? El Dr. Mitchel Hicks, profesor de la Universidad de Walden y con un doctorado en Psicología Clínica, advierte que no tocarnos puede dejar la impresión de que somos incapaces de lograr conexiones con otros, haciéndonos sentir solos.

De acuerdo con él, no tocarnos realmente afecta al cerebro, promueve un descenso en la producción de oxitocina e incrementa la producción de cortisol, una hormona relacionada directamente con el estrés, problemas de salud mental e incluso con el incremento de la presión arterial. La depresión y el insomnio podrían ser síntomas de que esto ya te está pasando a ti.

¿Cómo lidiar con las consecuencias de no tocarnos?

Afortunadamente sí. La Dra. Tiffany Field, fundadora del Instituto de Investigación del Tacto, ofreció un par de soluciones durante una entrevista con To The Best Of Our Knowledge. De acuerdo con su información, el ejercicio y la actividad física ayudan a contrarrestar las consecuencias propiciadas por no tocarnos, ya que promueven el movimiento de la piel. Si bien esto no reemplaza en su totalidad la interacción con otras personas, ella sugiere practicar deporte con otros vía FaceTimeZoom para lograr el ciclo de conexión completo.

Otra de sus opciones para combatir los padecimientos de no tocarnos es adoptar una mascota. Así es, tu amigo peludo puede salvarte la vida. Está comprobado que las mascotas pueden ser terapéuticas en momentos de estrés, pues proporcionan comodidad, compañía y son un excelente sustituto para la interacción humana. 

Nuestras mascotas puede ser nuestros mejores aliados. / Foto por: Ticketmaster Blog

Mientras esperamos que la cuarentena acabe, tomemos en cuenta estos consejos y mantengámonos seguros y saludables en todo momento.

¿Cómo combates tú las consecuencias de no tocarnos debido a la pandemia de COVID-19?

Con información de Mashable, To The Best Of Our Knowledge y Mayo Clinic