Conoce a Julieta, la de la Cervecería La Diversa

Conoce la cerveza artesanal La Diversa. / Foto: Cervecería La Diversa

Julieta es una mujer trans emprendedora que creó su propia marca de cerveza para sobrevivir, ¡conoce a la Cervecería La Diversa!

Cuando le escribo a Julieta para ver si podemos hablar por teléfono, lo primero que me dice es que está cuidando a su hija: «… la tengo en brazos tomando siesta», me explica. Después me pide si podemos hablar dentro de un rato cuando su hija despierte.

Como descubriré en un par de horas, su hija es una constante en su vida y en su trabajo y por lo que Julieta me cuenta, su prioridad en cada decisión que toma.

Julieta es una mujer trans de 29 años, es mamá y es poliamorosa. «Para mí es importante que no se invisibilice este tema [del poliamor] porque ha sido una batalla dura. Espero luchar legalmente en el futuro porque se reconozca que mi hija tiene tres mamás: yo y dos chicas más», me dice una vez que estamos hablando por teléfono.

Julieta también es una guerrera. Hoy hablo con ella para preguntarle sobre su negocio de cerveza, el cual causó revuelo en redes sociales. Esto ocurrió después de que Julieta publicara un tweet durante el marco del Día Internacional contra la Homofobia, Lesbofobia, Transfobia y Bifobia 2020 acerca del arduo trabajo que la comunidad trans realiza para tener una vida digna. No obstante, este tweet fue recibido con críticas innecesarias hacia su persona y al proyecto que ha venido construyendo desde hace tiempo.

Julieta escribió este tweet en el IDAHOT 2020. / Foto: Twitter (@JulietaGCalder1)

Respuesta al tweet de Julieta. / Foto: Twitter

¿Quién es Julieta?

Julieta inició su transición a los 20 años. «Tuve muchos problemas con mi familia. A los 21 años me corrieron de casa», me dice. Pero su interseccionalidad no termina ahí y ella me revela otro detalle de sí misma:

«Soy autista y sinceramente las cuestiones sociales me cuestan mucho trabajo. Por esta razón no pude meterme al trabajo sexual porque no me veo dialogando con un hombre. Lo más sencillo para mí fue meterme a trabajar en restaurantes para tener un sustento».

 

Sus primeros trabajos

Julieta trabajó en locales del World Trade Center y de la Condesa, pero eventualmente tuvo una relación y una hija. Estos cambios la hicieron pensar en su futuro y, como ella lo menciona, su situación la obligó a tomar decisiones importantes:

«Estaba en un trabajo bien pagado, pero no respetaban mi género y mis pronombres. Además, demandaba mucho; ¡a la casa solo llegaba a dormir! Entonces decidí cambiar esto y empezar a hacer cosas desde casa».

Ella intentó hacer pan casero pero no fue algo que disfrutara del todo. Después de esto y tras el nacimiento de su hija, a Julieta le cayó un «balde de agua» y fue entonces que llegó a la idea de preparar cerveza artesanal.

La idea de la cerveza

«En un principio quería hacer queso, pero era más difícil», me dice Julieta entre risas. Cuando por fin ella decidió que la cerveza era una buena idea, su plan fue aprender todo sobre el tema. Julieta se clavó en el internet y vio todos los documentales que pudo sobre cervezas artesanales. Con su investigación, ella entendió que el secreto de hacer cerveza artesanal es el respaldo de una comunidad. ¿Y qué mejor que la comunidad LGBTQ+ para eso?

«Conecté cabos y dije: ‘esto es perfecto para la comunidad’. La comunidad LGBTQ+ requiere algo que la represente, algo real».

Ahora con la idea en su cabeza, Julieta tuvo que llevarla a la realidad. Ella pidió dinero prestado y vendió muchas de sus pertenencias, pero pronto se desanimó por todas las voces que le decían que no tenía el presupuesto suficiente o los estudios necesarios para desarrollar el proyecto. «Pensé: ‘Esto está difícil, pero nada pierdo con intentarlo’», me cuenta. Eventualmente, el cielo fue el límite para Julieta y ella aprendió mucho sobre la preparación de una cerveza:

«La cerveza es algo muy delicado que te exige mucho conocimiento de microbiología. Cualquier error, cualquier fallo y la cerveza no te perdona. He perdido dinero, he llorado al lado de garrafones de vinagre, pero es cuestión de ir probando. Ensayo y error».

Julieta intentó hacer pan casero y quería hacer queso. Pero eventualmente se decidió por la cerveza artesanal. / Foto: Cortesía de Julieta

Julieta crea la cerveza La Diversa

La idea que tiene Julieta a futuro es crear «una línea de estilos». Ella lo piensa de la siguiente manera: a través de los colores, la identidad y los aromas de la cerveza quiere representar cada una de las letras LGBTQ+. La primera cerveza es ‘La Jota’ y obviamente representa a los gays femeninos.

«Me inspiré en el gay que saca la pluma. Quiero que esta cerveza combata la plumofobia. Es una cerveza clara, refrescante y de aromas florales».

Pero este no es el único objetivo de Julieta. Lo más noble de su empresa es que busca crear espacios seguros para la comunidad con la simple presencia de esta bebida:

«Otro de mis objetivos es que esta cerveza sea símbolo de un lugar seguro. Quiero que en un futuro, si una persona LGBTQ+ entra a un restaurante o a un bar y ve la cerveza, sepa que está entre amigos».

Julieta ha encontrado que el gremio de la cerveza artesanal es más abierto que los negocios de Zona Rosa. / Foto: Twitter (@JulietaGCalder1)

Zona Rosa la rechaza

En este punto hay poco que pueda sorprenderme de la vida de Julieta y su historia de emprendimiento. Pero ella tiene una última experiencia que compartirme y que me llama la atención. Ella me cuenta que está en pláticas con un bar artesanal para distribuir su cerveza en este lugar. «Es muy curioso, me he sentido muy cómoda en este gremio. La gente de los bares artesanales ha sido más abierta que la gente de Zona Rosa».

¿Qué?

Le pido a Julieta que me explique más al respecto. Ella me cuenta que dentro de este espacio -que la comunidad LGBTQ+ ha convertido como en uno de los más representativos del colectivo en la CDMX-, es donde encontró más rechazo por parte de los negocios y los dueños de estos:

«Antes de que empezara la pandemia, fui a bares de Zona Rosa y me dijeron que [mi cerveza] no era buena idea. Que era un concepto muy explícito, muy escandaloso, que a la gente no le iba a gustar… Me pegó mucho. Desde entonces voy con mucha cautela porque los propios bares gays me rechazaron el producto. También me recomendaron hacer algo más discreto, algo que no espantara a los clientes».

Julieta tiene pensada toda una línea de cervezas que represente a cada letra del colectivo LGBTQ+. / Foto: Cortesía de Julieta

Con vista al futuro

«Lo estuve reflexionando, me levanté un día y dije: ‘no, a la chingada con ellos. Mi cerveza la va a comprar quien la quiera comprar», me dice antes de pasar a lo más importante. ¿Qué va a hacer Julieta ahora? Ella no olvida mencionar los consejos que le dio Ophelia Pastrana, pero por ahora, Julieta tiene que dejar pasar la pandemia como todos nosotros. «Me agarró buscando bares», me comenta.

Cuando le pregunto a Julieta cómo la gente puede comprar cerveza La Diversa, ella me advierte que el primer lote ya está apartado, pero me explica que definitivamente va a seguir con su empresa, haciendo más cerveza en cuanto su presupuesto se lo permita:

«Por ahora, los pedidos son directamente conmigo. Estoy trabajando en varias cosas. En un par de semanas planeo una renovación de imagen para la cerveza y también tengo en mente una página web para pedidos. Espero que en un par de meses la situación esté mejor y pueda escribirle a más bares».

¿Cómo lidia con el hate?

Antes de colgar, Julieta me deja una enseñanza. Con todo el hate que recibió por su tweet, en el que criticaban su imagen, finalmente le pregunto cómo hace para enfrentar tanta negatividad:

«Se necesita tener educación emocional e ir a terapia. Con estas dos herramientas lo que he entendido es que necesito separar mi emoción de la emoción de la persona de enfrente y entonces reflexionar cuál es la forma más asertiva de responder. No soy fan de estar expuesta, de ser una persona pública, pero creo en mi proyecto y soy muy testaruda. Y sé que voy a encontrar la manera de adaptarme».

Julieta le responde a los trolls. / Foto: Twitter (@JulietaGCalder1)

Y nosotros sabemos, Julieta, que hay muchas personas LGBTQ+ allá afuera que están impacientes por probar la cerveza La Diversa y todas las variantes que tienes en mente. Tras esta plática, no puedo dejar de pensar que en esta pandemia todos la pasaríamos mejor con una de tus Jotas en nuestras manos. ¡Salud!

Y tú, ¿ya tienes tu orden de cerveza para Julieta y su Cervecería La Diversa?