Puerto Rico da paso atrás en derechos LGBTQ+

Marcha LGBTQ+ en Puerto Rico / Foto: Univisión

El Mes del Orgullo inició de la peor forma posible en Puerto Rico, con la aprobación de un Código Civil que atenta contra los derechos LGBTQ+.

La gobernadora de Puerto Rico, Wanda Vázquez Garced, aprobó un nuevo Código Civil que contiene disposiciones contrarias a los derechos de las personas LGBTQ+. Pese a los reclamos de activistas y organizaciones no gubernamentales, la mandataria firmó el pasado 2 de junio el documento que entrará en vigor dentro de 180 días.

Esta nueva legislación previamente había sido aprobada por el Senado puertorriqueño en un proceso que se realizó ‘en lo oscurito’. Y es que, durante el proceso de su elaboración, no se realizaron audiencias públicas pese a que compromete derechos de la comunidad LGBTQ+ en aspectos como matrimonio igualitario, cambio de sexo y maternidad subrogada.

Derechos comprometidos

Tras la polémica generada, la gobernadora aseguró que el Nuevo Código Civil «no vulnera derechos adquiridos». También dijo que las preocupaciones de quienes opinan lo contrario se deben a la «desinformación». En el mismo sentido opinó el presidente del Senado, Thomas Rivera Schatz:

«Ninguno de esos grupos, además de gritar y de disociar, pueden decir específicamente “el derecho tal se eliminó” porque estarían mintiendo».

Sin embargo, lo cierto es que más allá de tecnicismos, el nuevo Código Civil de Puerto Rico impone nuevas barreras a los derechos de la comunidad LGBTQ+.

Cambio de sexo

Entre las más perjudicadas por la normativa se encuentran las personas trans. En la ley vigente, pueden realizar el trámite de cambio de sexo con tan solo acudir a la oficina del Registro Demográfico. Sin embargo, en el Código que próximamente entrará en vigor, es necesario que un tribunal apruebe la modificación en los documentos de identidad. Además, para ello las personas trans deben demostrar su cambio de sexo.

De acuerdo con la activista Amárilis Pagán, del Comité Amplio para la Búsqueda de la Equidad (CABE), este proceso podría complicarse para personas trans de escasos recursos que no podrían costear el proceso legal. Asimismo, el problema es que ahora simplemente se añadirá al acta de nacimiento original una anotación sobre el cambio de sexo. Sin embargo, no se emitirá un nuevo documento.

Maternidad subrogada

El Código Civil también impone restricciones a la maternidad subrogada. El nuevo documento establece que la madre gestante no debe tener vínculos genéticos con el producto. De este modo, se limitan las opciones de parejas homosexuales que en ocasiones recurren a familiares para la paternidad o maternidad asistida.

Sobre el tema, uno de los críticos del nuevo Código es el artista puertorriqueño Ricky Martin. El cantante, quien se convirtió en padre gracias a la paternidad subrograda, tuiteó a finales del año pasado que la medida significaría «un retroceso en la lucha por la igualdad».

Matrimonio igualitario en riesgo

Finalmente, una disposición que compromete los derechos de toda la población LGBTQ+ de Puerto Rico es la modificación al Código Civil en materia de matrimonio igualitario. El nuevo texto dice que el matrimonio es aquel que se lleva a cabo entre dos «personas naturales». Este término resulta ambiguo y podría provocar que las uniones entre personas del mismo sexo sean impugnadas.

Sobre el tema, Amárilis Pagán comentó al diario local El Nuevo Día que anteriormente, en una controversia sobre la Ley de violencia doméstica que usaba el término «personas», un tribunal determinó que se refiere a hombres y mujeres:

«Para que fuera inequívoco, debieron aceptar las enmiendas en las que se pedía que el matrimonio fuera entre “personas, independientemente de su orientación sexual e identidad de género”».

Por fortuna, dentro de los 180 días restantes para la entrada en vigor del documento, todavía hay un periodo para realizar enmiendas.

De modo que en Puerto Rico, este Mes del Orgullo, la lucha por los derechos LGBTQ+ debe ser más intensa que nunca.

Con información de El Nuevo Día

error: Alert: Ya te vimos pillín, mejor comparte.