‘No digas gay’: La relación entre Disney y la ley homofóbica

Empleados LGBT+ de Disney protestaron contra la empresa por su complicidad con la ley 'No digas gay'. / Foto: Financial Times

El Senado de Florida aprobó la ley ‘No digas gay’, con lo que solo falta la firma del gobernador, Ron DeSantis, para que entre en vigor, por lo que te contamos qué tiene que ver Disney con esta ley homofóbica.

La imagen de Disney como empresa LGBT-friendly quedó comprometida luego de que informes revelaron que la compañía patrocinó a los promotores de la ley ‘Don’t say gay’ (‘No digas gay’) en Florida, Estados Unidos.

Tras un silencio inicial sobre el tema, las críticas obligaron a la empresa a modificar su postura y manifestarse en contra de la ley. Sin embargo, todo indica que el daño ya está hecho. Por lo anterior, la compañía enfrenta señalamientos de pinkwashing. CHECA EL SIGNIFICADO DE PINKWASHING O LAVADO ROSA.

¿De qué trata la ley ‘No digas gay’?

La polémica ley es una especie de pin parental sobre la educación sexual en las instituciones de enseñanza pública. Promovida por el Partido Republicano y aprobada con 22 votos a favor y 17 en contra en el Senado de Florida, la ley prohíbe la enseñanza de temas relacionados con sexualidad e identidad de género en las escuelas públicas desde preescolar y hasta tercer año de primaria.

Por lo anterior, a la ley se le conoce coloquialmente como ‘No digas gay’. Incluso establece que los padres de familia podrán demandar a maestros o autoridades escolares si abordan temas relacionados con diversidad sexual. ENTÉRATE SOBRE LA HOMOFÓBICA LEY 5272 EN GUATEMALA.

Disney financió a políticos homofóbicos

¿Y qué tiene que ver Disney con todo esto? El problema es que la empresa financió directamente a los promotores de la ley homofóbica. De acuerdo con The Independent, «Disney donó más de 197 000 dólares a funcionarios y legisladores estatales republicanos que apoyaron el proyecto de ley».

Entre los promotores de la ley ‘No digas gay’ a quienes Disney apoyó con dinero se encuentran el representante estatal de Florida Joe Harding y el senador estatal Dennis Baxley. La compañía incluso donó fondos para sus campañas de reelección.

El silencio de la empresa

Los datos anteriores provocaron la molestia de trabajadores LGBT+ de Disney, quienes pidieron a la empresa emitir una postura pública en contra de la iniciativa. Sin embargo, el pronunciamiento nunca llegó.

El 7 de marzo de 2022, el director general de Disney, Bob Chapek, emitió un comunicado interno acerca del financiamiento a los promotores de la ley ‘No digas gay’. En el documento refirió que la empresa también donó 3 millones de dólares a organizaciones LGBT+ en 2021. «Somos y seguiremos siendo líderes en el apoyo a las organizaciones que defienden la diversidad», escribió.

Bob Chapek, CEO de Disney / Foto: Univisión

Si bien aseguró que la empresa apoya a sus trabajadores LGBT+, Chapek se negó a posicionarse contra la ley promovida por los republicanos.  Al respecto, dijo que «las declaraciones corporativas» y los «esfuerzos de cabildeo» son poco efectivos. En cambio, añadió que productos de la empresa incluyentes con la diversidad, como la serie Modern Family o las películas Encanto y Black Panther son las que muestran su postura sobre el tema.

Pinkwashing

Sin embargo, la respuesta del director de Disney no convenció a los detractores de la ley ‘No digas gay’. Algunos acusaron a la empresa de lucrar con contenidos sobre diversidad sexual al tiempo que patrocinó una ley LGBTfóbica. Tal es el caso del escritor de animación Benjamin Siemon, quien pidió a la empresa un posicionamiento explícito:

«[Disney está] empezando a incluir más personajes LGBT que hacen saber a los niños que ser gay está bien. Pero cuando han donado a los patrocinadores y copatrocinadores del proyecto de ley ‘Don’t say gay’ [‘No digas gay’] y no se han posicionado en contra de este proyecto de ley, y van a seguir donando a estos políticos, esencialmente están diciendo que este proyecto de ley está bien. Este proyecto de ley va a hacer daño a los niños. Por eso pido a Disney que por favor tome una posición sobre el proyecto y diga que está mal y diga que va a dejar de donar a los políticos que voten a favor».

Declaraciones corporativas y esfuerzos de cabildeo

Sin un posicionamiento explícito de Disney sobre el tema, la ley ‘No digas gay’ se aprobó el 8 de marzo de 2022 en el Senado de Florida. Lo anterior incrementó la presión y las críticas sobre la empresa, que terminó haciendo precisamente lo que su director había descalificado por su supuesta ineficacia: declaraciones corporativas y esfuerzos de cabildeo.

El 9 de marzo de 2022, Chapek dijo que la empresa se opuso al proyecto desde el principio. Sin embargo, intentó justificar la falta de posicionamiento público de Disney alegando que la compañía pensó que sería más efectivo dialogar con legisladores «detrás de escena».

Chapek también dijo que llamó al gobernador de Florida para expresarle su rechazo a la ley ‘No digas gay’ y que ya organiza una reunión entre el mandatario y los directivos de Disney. Asimismo, se comprometió a revisar la política de donaciones de la empresa. No obstante, el golpe a la credibilidad de la empresa está dado.

Así, el caso de Disney y la ley ‘No digas gay’ deja una importante lección: hay que revisar qué causas apoyan las empresas cuyos productos consumimos.

Con información de The Independent  y Vanguardia