La diferencia entre ‘shipping’ y representación LGBT+

Camila Cabello y Lauren Jauregui formaron un 'ship' popular cuando estaban en Fifth Harmony. / Foto: Pinterest

El shipping es una de las tendencias más populares entre los jóvenes, pero muchos llegan a confundirlo con representación LGBT+.

En los últimos años, los términos ‘shipping’ o ‘shippear’ se han vuelto muy populares, tanto que muchas personas comienzan a confundir este fenómeno con representación  LGBT+.

Sin embargo, hay que saber que existe una diferencia crucial entre ambas y que no obviarla puede hacer mucho daño. ¿Pero qué es el shipping? ¿Por qué la gente lo confunde? ¿Cómo es que nos puede lastimar?

Sasuke y Naruto forman uno de los ships más destacados del ánime. / Foto: Pinterest

Es hora de shippear

Antes de juntarlo con la representación LGBT+, hay que primero entender qué significa shipping o shippear.

El origen de estos términos es confuso, pero existen datos que apuntan a que es usado desde los años 70 por fanáticos de Star Trek. Pero en concreto ha tomado más auge desde el surgimiento de las redes sociales.

En pocas palabras, el shipping es cuando los fans vinculan sentimentalmente a dos personajes en una relación ficticia. Las razones son completamente subjetivas y sirven en función de la fantasía de los aficionados.

Este fenómeno ocurre básicamente en cualquier ámbito: equipos deportivos, grupos musicales, programas de televisión, películas, series, cómics. Si tiene un fandom, probablemente también tenga sus ships.

Por lo regular, los seguidores están conscientes de que esta situación es inventada. No obstante, cuando el shipping cobra mucha fuerza, las personas que no están dentro de esa convención comienzan a pensar que eso es real y ahí empiezan los problemas.

El shipping es común entre los miembros de bandas de K-pop, como BTS. / Foto: Instagram (@suga)

Entre amigos LGBT+

Dado que el shipping produce fantasías, es muy normal que existan ejemplos de noviazgos LGBT+ que los fans inventan como un modo de encontrar esa representación en los medios.

Por ejemplo, uno de los ships más famosos de la música es el que surgió entre los miembros de One Direction Harry Styles y Louis Tomlinson. En realidad nunca hubo una prueba contundente que indicara que ambos tenían una relación.

Aun así, sus seguidores llenaron la red de fotomontajes, relatos románticos e ilustraciones mostrándolos en una situación de enamorados. Por desgracia, el mundo se lo tomó muy en serio y por años circularon serios rumores sobre la bisexualidad de Styles, todo gracias a un ship.

Otro caso similar fue el de Camila Cabello y Lauren Jauregui, a quienes shippearon desde sus días en Fifth Harmony. Sin embargo, la fantasía llegó a los medios y la situación se salió de control. La propia Jauregui tuvo que aclarar que los rumores la hacían sentir una acosadora, pues ella sí era LGBT+ pero Camila no.

Fotomontaje de Harry Styles y Louis Tomlinson / Foto: Instagram (@1d_story_of_my_onedirection)

La nave de la representación LGBT+

Puede que el shipping nazca del deseo de los fans por una mayor representación LGBT+ en los medios. No obstante, eso no justifica que estas fantasías se lleven al extremo, al punto de ser tomadas como una realidad.

La situación ocurre también en ámbitos de ficción. Por ejemplo, sucedió en la serie American Housewife, en donde los personajes Oliver y Cooper siempre fueron tratados por la audiencia como pareja, a pesar de que en la historia ambos solo eran amigos heterosexuales.

Tal fue el ímpetu de los fanáticos que en la historia se terminaron incluyendo chistes y situaciones que jugaban con esta posibilidad. No obstante, realmente ninguno de los personajes es LGBT+, por lo que la presión solo terminó en un caso más de queerbating.

Cuéntanos qué opinas del shipping y cómo crees tú que afecta la representación LGBT+.

Con información de El País