Gay

Ser homosexual en San Cristóbal de las Casas, Chiapas

homosexual chiapas san cristobal de las casas
13 hombres compartieron su historia sobre lo que es ser homosexual en San Cristóbal de las Casas, Chiapas. / Foto: Chiapas Paralelo

A partir de entrevistas a 13 hombres gay, investigadores llegaron a importantes acercamientos a lo que implica ser homosexual en San Cristóbal de las Casas, Chiapas.

¿Qué implica ser homosexual en San Cristóbal de las Casas, Chiapas? Para responder a esta interrogante, Tania Cruz Salazar (El Colegio de la Frontera Sur), Liliana Bellato Gil (Jumaltik Equidad Sur A. C.) y Luis Enrique García Jiménez (El Colegio de la Frontera Norte) llevaron a cabo una investigación sobre la violencia de género y la homosexualidad en esta entidad sureña de México.

Apuntes previos

Desde la introducción se argumenta que el sistema patriarcal genera y refuerza desigualdades en todos los ámbitos de la vida. Para explicar con mayor particularidad, las investigadoras y el docente experto en estudios de masculinidad formaron grupos de enfoque para contar con testimonios a través de los cuales se pudiera saber lo que implica ser homosexual en San Cristóbal de las Casas (Chiapas).

Dicho objetivo llevó a que la investigación tomara 3 categorías como marco de referencia. Se propusieron 3 modelos de masculinidad: machista, hetero-hegemónica y gay. HAZ ESTE TEST PARA SABER QUÉ TAN FRÁGIL ES TU MASCULINIDAD.

Como requisito, se solicitó que los varones participantes fueran residentes de San Cristóbal de las Casas (con un mínimo de 6 meses de antigüedad) y mantuvieran relaciones sexoafectivas con otros hombres. La muestra total fue de 13 participantes en un rango etario entre los 18 y 51 años.

¿Qué palabras utilizan los hombres de San Cristóbal de las Casas (Chiapas) para hablar sobre ser homosexual?

Al momento de dar a conocer su orientación sexual, se observaron algunas disparidades respecto a los adjetivos con los que se presentaron. De ellos, 4 se identificaron como «homosexuales» y 3 como «gays». El resto se describió con términos que suelen ser despectivos al momento de hablar de una orientación sexual no heteronormativa. Mientras 3 de los participantes se describieron como «putos», 1 utilizó la palabra «joto» y otro «volteado». Asimismo, 1 se refirió a sí mismo como «mampo». Desde la jerga cotidiana, el término ‘mampo’ se ocupa para referirse a la homosexualidad bajo un tono burlón.

En este punto, uno de los grandes aportes de la investigación en cuestión es la comparativa entre la autopercepción y heteropercepción. Al presentarse los entrevistados bajo adjetivos que históricamente han estado vinculados con la homofobia, las personas a cargo del estudio preguntaron por qué hacían uso de ellos.

En su mayoría, los encuestados comentaron que la razón por la que siguen utilizando estos términos es porque los escucharon desde muy jóvenes (especialmente durante el periodo de la educación secundaria). Uno de ellos detalló lo siguiente:

«Mi identidad como puto se ha deconstruido y ha cambiado. Pero hay una pequeña base que no se modifica. Y creo que eso se relaciona con nuestras familias».

¿Qué otros adjetivos suelen escuchar los hombres gay?

Otros de los principales hallazgos de la investigación realizada por Cruz Salazar, Bellato Gil y García Jiménez son los adjetivos que prevalecen en el imaginario social. Para la mayoría de los entrevistados, ser homosexual en San Cristóbal de las Casas (Chiapas) es ser retratado bajo las siguientes características: ‘afeminado’, ‘chismoso’, ‘metiche’ y ‘promiscuo’.

A su vez, detallaron que, por lo general, se les encasilla en dedicarse a la cocina, el arte y la moda. Dentro del discurso religioso, los varones homosexuales son descritos con términos como ‘pecadores’, ‘perversos’, ‘inestables’, y ‘portadores de enfermedades de transmisión sexual’. En algunos de los testimonios, los participantes denunciaron el entrecruce entre homofobia, racismo y clasismo. Para ilustrar este hallazgo, las investigadoras y el docente recuperaron las llamadas identidades homosexuales subalternas. Entre ellas encontramos: ‘viejoto’, ‘mampo’, ‘joto’, ‘loca’, ‘queer’, ‘chichifo’, ‘twink’, ‘chacal’, ‘oso panda’, ‘sugar baby’ y ‘daddy’.

Desde la narrativa de la masculinidad machista —misma que los investigadores reconocieron como la más agresiva—, los homosexuales son víctimas de golpizas. Según el modelo de hombres que encarnan el prototipo del «varón enérgico, valiente y dominante», la violencia física y psicológica es legítima, ya que son «los encargados de corregir» a los homosexuales.

Desde el modelo de la masculinidad machista se legitima la violencia física contra hombres gay. / Imagen: Icerberg Cultures of Inclusion

Respecto al modelo de masculinidad hetero-hegemónica, los entrevistados expresaron que existe una conducta obsesiva para marcar y robustecer las jerarquías. Para evitar ser señalados como pasivos o ‘feminizados’, los hombres (incluso homosexuales) tienen conductas como la humillación en público, infidelidades, humor misógino, amenazas y celos.

En el modelo de masculinidad gay, los hombres homosexuales enfrentan la presión de cumplir con los estereotipos. Durante las charlas, se expresó que esto se debe —en gran parte— al pinkwashing.

¿Ya conocías este estudio sobre algunas implicaciones de ser homosexual en San Cristóbal de las Casas, Chiapas?

Con información de “La violencia de género y el imaginario de la heteronormatividad entre hombres homosexuales viviendo en San Cristóbal de las Casas, Chiapas” en Revista de estudios de género. La ventana. Vol. 6 No. 53

error: Alert: Ya te vimos pillín, mejor comparte.