El Vaticano y su hipócrita postura sobre la comunidad LGBT+

vaticano comunidad lgbt postura
Te compartimos algunos datos para que puedas formar una opinión respecto a la postura del Vaticano y su relación con la comunidad LGBT+. / Foto: ExpokNews

La postura del Vaticano respecto a los derechos de la comunidad LGBT+ es un asunto complejo, contradictorio y, en cierta parte, hipócrita. Mira por qué.

¿Cuál es la postura de la Ciudad del Vaticano frente a la comunidad LGBT+? Por una parte, en la Santa Sede se ondea la bandera de la diversidad durante el Mes del Orgullo y por otra se opone a una propuesta de ley para ampliar medidas antidiscriminatorias para quienes se reconocen fuera de la heteronorma. A continuación, te compartimos algunos episodios con los que podrás formular una opinión personal respecto a la relación del Vaticano con la comunidad LGBT+. Vamos en orden.

El contexto: ¿qué piensa el Vaticano sobre la ley Zan?

A mediados de junio de 2021, el ministro de Relaciones Exteriores del Vaticano, el arzobispo Paul Gallagher, envió una carta al embajador italiano en la Santa Sede. En ella expresó que la propuesta legislativa para ampliar las protecciones antidiscriminación de la comunidad LGBT+ vulnera el acuerdo diplomático entre el Vaticano e Italia. Asimismo, Gallagher alegó que esta ley pondría en riesgo a las escuelas y que, además, la penalización del discurso de odio podría dañar la libertad de expresión de las y los católicos.

La ley a la que se opone el Vaticano es la ley Zan. De acuerdo con medios de circulación internacional, a través de esta iniciativa se pretende reconocer y sancionar la violencia y discriminación por razones de orientación sexual o identidad de género. Promovida por el diputado Alessandro Zan (Partido Demócrata), en caso de ser aprobada se modificaría una ley de 1993. De este modo, Italia contaría con uno de los logros más importantes en su historia contemporánea en materia de derechos LGBT+.

¿Quiénes más se oponen a esta ley?

Inmediatamente después de la propuesta —que fue hecha a mediados de julio de 2020—, grupos antiderechos manifestaron su rechazo. Desde un principio, el obispado y otras fuerzas políticas de la ultraderecha expresaron que no se necesitaba una ley contra la homofobia. Por ejemplo, Matteo Salvini —seguramente has escuchado sobre su misoginia, racismo y homofobia— comentó:

«La ley Zan es una ley discriminatoria que pretende acusar de homófobas a todas las voces disidentes».

Respecto a Salvini cabe destacar que en los últimos años ha buscado aliarse con el Vaticano. Aunque su relación con el papa Francisco no es precisamente la más amistosa, Salvini ha logrado interpelar a otras autoridades de la Santa Sede. Una de ellas es el expresidente de la Conferencia Episcopal Italiana (CEI), Camillo Ruini. Si bien Ruini «no comparte completamente la imagen negativa» del político, está convencido de que «tiene notables perspectivas de futuro por delante y un diálogo con él es necesario».

El mensaje durante el Mes del orgullo

Días antes de que se diera a conocer su rechazo por la ley Zan, el Vaticano lució la bandera de la comunidad LGBT+ en uno de sus muros. La acción fue realizada por la Embajada de Estados Unidos en la Santa Sede. ASÍ ENFURECIERON CATÓLICOS AL VER LA BANDERA LGBT+ EN EL VATICANO.

El derecho a la familia

En septiembre de 2020, la asociación Tenda di Gionata asistió al Vaticano para reunirse con el papa Francisco. El papa escuchó los testimonios de madres y padres que, a través de cartas, compartieron sus peticiones y críticas respecto al trato que da la Iglesia católica a las personas LGBT+.

El papa Francisco recibió a una asociación de padres de hijos LGBT+. / Foto: Religión Digital

Durante el encuentro, el papa Francisco recibió 2 obsequios por parte de los más de 40 participantes: un libro con las experiencias de personas LGBT+ que eran católicas y una playera con los colores del arcoíris.

Semanas después de la reunión con las y los familiares se estrenó el documental Francesco. En esta producción audiovisual el papa Francisco expresó que:

«La gente homosexual tiene derecho a estar en una familia. Son hijos de Dios y tienen derecho a una familia. Nadie debería ser expulsado o sentirse miserable por ello».

Sin embargo, a la par del estreno de dicho documental en el Festival de Cine de Roma, integrantes de la comunidad LGBT+ manifestaron que las declaraciones del santo padre eran «una aceptación a medias», pues había una estrategia muy clara al usar el término uniones civiles: negar el matrimonio igualitario. MIRA CÓMO EVIDENCIARON LA INCONGRUENCIA DEL PAPA FRANCISCO.

Matrimonio igualitario: uno de los temas que más nos hacen pensar que la postura del Vaticano sobre la comunidad LGBT+ es hipócrita

En marzo de 2021, la Congregación para la Doctrina de la Fe aseguró que la Iglesia católica no podía bendecir a las parejas partícipes del matrimonio igualitario.

«No es lícito impartir una bendición a relaciones, o a parejas incluso estables, que implican una praxis sexual fuera del matrimonio (es decir, fuera de la unión indisoluble de un hombre y una mujer abierta, por sí misma, a la transmisión de la vida), como es el caso de las uniones entre personas del mismo sexo. La declaración de ilicitud de las bendiciones de uniones entre personas del mismo sexo no es, por tanto, y no quiere ser, una discriminación injusta, sino reclamar la verdad del rito litúrgico y de cuanto corresponde profundamente a la esencia de los sacramentales, tal y como la Iglesia los entiende».

¿No que todes tenemos derecho a una familia?

La cultura que prevalece en el Vaticano

Sin duda, el trabajo del periodista y sociólogo Frédéric Martel es uno de los más robustos en cuanto a la postura del Vaticano respecto a las personas y políticas LGBT+. Tras reunirse con cardenales, obispos, sacerdotes, nuncios apostólicos y seminaristas, Martel concluye que el Vaticano «no es un lobby gay», sino «una mayoría silenciosa».

Según las cifras de la investigación, el 80% de quienes forman parte de la Santa Sede son homosexuales. La vida privada de los religiosos no nos concierne, mantiene el escritor a lo largo de las más de 600 páginas de Sodoma. Poder y escándalo del Vaticano. No obstante, las observaciones de Martel se centran en señalar que en el Vaticano prevalece una cultura apoyada en la homosexualidad callada y la homofobia.

«Aquí cada obispo o cardenal se esconde ante los otros y ataca la homosexualidad de otros para esconder su secreto».

Desde tu criterio, ¿cuál crees que sea la postura del Vaticano respecto a la comunidad LGBT+?

Con información de El País, AP, El Financiero, La Vanguardia, Público, Infobae, DW y BBC

error: Alert: Ya te vimos pillín, mejor comparte.