COVID-19 y las personas LGBTI+ privadas de la libertad

¿Alguna vez te has puesto a pensar qué está pasando con las personas LGBTQ+ privadas de libertad durante la pandemia? / Foto: EFE

Es momento de hablar de la situación que viven las personas LGBTI+ privadas de la libertad durante la pandemia de la COVID-19.

A finales del año 2019 comenzó a surgir un personaje con corona, que no provenía de una monarquía, tampoco era descendiente de alguna familia real, mucho menos participante de un concurso de belleza, pero sí viene de tierras de emperadores.

Se trata nada más y nada menos que de un nuevo tipo de coronavirus que ha sido denominado SARS-CoV2, causante de la enfermedad COVID-19. Este apareció en China y ha infundo terror, miedo, incertidumbre y muerte a lo largo del mundo. HONRARÁN A ACTIVISTA TRANS MEXICANA LORENA ROJAS, QUIEN MURIÓ DE COVID-19.

La Organización Mundial de la Salud, mejor conocida como la OMS, declaró el 11 de marzo como pandemia la situación de emergencia sanitaria provocada por los coronavirus causantes de la COVID-19. Esto se tradujo en una serie de acciones tomadas por parte de los gobiernos para evitar el contagio masivo y tratar de mitigar los efectos negativos en todos los ámbitos posibles.   

Sana distancia y confinamiento por la COVID-19

En México, el gobierno federal puso en marcha la Jornada Nacional de Sana Distancia. Esta ordena mantener distanciamiento social y cerrar al público servicios donde convergen muchas personas. Por ejemplo, los centros educativos, de trabajo y de actividades recreativas. Es así como nos han confinado en nuestros hogares, sin caer en medidas de excepción como un toque de queda.

Estas medidas han provocado un cambio radical en la movilidad humana en todas las esferas de nuestra cotidianidad, sin hacer distinción de nuestras diferencias, como género, raza, estatus económico, salud, discapacidad, etcétera.

La pandemia por coronavirus destapó de forma exponencial la gran brecha de desigualdad y de clase que impera hoy en día frente a grupos en situación de vulnerabilidad. TE EXPLICAMOS POR QUÉ PODRÍAS SER MÁS VULNERABLE A LOS CORONAVIRUS SI TIENES VIH.

Las personas LGBTI+ no gozan del mismo acceso a derechos que el resto de la población

Dentro de los grupos en situación de vulnerabilidad se encuentran las personas LGBTeras. Es decir, personas lesbianas, gays, bisexuales, personas trans e intersexuales. Pero la vulnerabilidad en el contexto de la pandemia no debe ser entendida solo por ser parte del acrónimo. CONOCE A LA ENFERMERA TRANS LATINA QUE ESTÁ EN LA PRIMERA LÍNEA DE BATALLA CONTRA LA COVID-19.

Debemos considerar que el impacto de la pandemia por coronavirus es diferenciado, pues las personas LGBTI+ no gozamos del mismo acceso pleno a derechos que el resto de la población. Por lo tanto, podemos enfrentar problemas de mayor magnitud, resultado de la discriminación y violencia de la que hemos sido objeto por muchos años.      

Cuando hablamos de los impactos diferenciados nos referimos a las intersecciones que nos atraviesan a todas las personas. No es lo mismo ser una persona cis (persona no trans) que una persona trans en cuanto al acceso en derechos y oportunidades dentro de nuestro país.

Estas intersecciones se acentúan aún más dentro del mismo paraguas trans. Por lo tanto, no es lo mismo lo que vive una persona trans citadina que una persona trans indígena. No es lo mismo ser una persona trans con un trabajo formal a aquella que está en situación de calle. No es lo mismo ser una persona trans libre que una persona trans privada de la libertad.  

Así luce la entrada al Reclusorio Oriente / Foto: Edgard Garrido (Reuters)

Almas Cautivas y el apoyo a personas LGBTI+ privadas de la libertad

Almas Cautivas es una organización liderada por mujeres trans que trabajamos a favor de las personas LGBTI+ privadas de la libertad. Realizamos un sinfín de actividades para acompañarles durante el tránsito carcelario. LANZAN DOCUMENTAL SOBRE ACTIVISTA TRANS MEXICANA SAMANTHA FLORES.

El equipo de Almas Cautivas ayuda a personas LGBTI+ que están privadas de la libertad. / Foto: Cortesía Ari Vera

Son pocas las personas que piensan sobre la situación que están viviendo las personas privadas de la libertad en el contexto de la pandemia de COVID-19. Pareciera que hablar de las presas lenchas, mariconas, vestidas y las no decididas es incómodo para una agenda blanqueada y clasista de derechos LGBTI+. Muchas vivimos esta pandemia desde nuestro privilegio de tener casa, alimento e internet sin reflexionar en ello.

El equipo de Almas Cautivas en una de sus actividades con personas LGBTQ+ privadas de la libertad. / Foto: Cortesía Ari Vera

Aplicar una sana distancia en un centro penitenciario es prácticamente imposible

La alta comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, pidió a los gobiernos que tomen medidas urgentes para proteger la salud y la seguridad de las personas que se encuentran detenidas o recluidas en centros penitenciarios. Sin embargo, aplicar las medidas de aislamiento social en las cárceles resulta casi imposible. Aun si la prisión no tuviera sobrepoblación y cada persona durmiera en su camarote seguiría sin poder haber sana distancia en celdas que miden 4×4 metros.

Personas en una celda de Topo Chico, en la ciudad de Monterrey. / Foto: EFE/Miguel Sierra

Por otro lado la situación penitenciaria a lo largo de nuestro país es complicada. La atención y los cuidados de la salud son insuficientes. La alimentación es poco nutritiva y la mayoría de las personas privadas de la libertad sobreviven de las cosas que los familiares les llevan a sus internos e internas.  

¿Y qué pasa con las personas LGBTQ+ privadas de la libertad durante la pandemia de COVID-19?

En el caso de las personas LGBTI+ privadas de la libertad, la mayoría no tienen visita familiar ni redes de apoyo como amistades que les provean de artículos y atención a su situación carcelaria. Por lo tanto deben subsistir a través de trabajos realizados durante las visitas familiares.

Por ejemplo, las chicas trans venden sus servicios de estilismo y belleza a las visitas para poder comprarse insumos de primera necesidad. La precariedad económica que enfrentan se recrudece aún más ante la medida del cierre de los centros penitenciarios para evitar el contagio dentro de la cárcel.

Por supuesto que esta medida resulta razonable ante el peligro del contagio, sobre todo como una medida preventiva puesto que en realidad los sistemas penitenciarios no tienen la capacidad sanitaria para enfrentar un contagio exponencial como el de los coronavirus. Pero, al mismo tiempo, los Estados deben garantizar el ‘bienestar’ físico y emocional que las personas privadas de la libertad enfrentan ante un doble aislamiento.

Si liberan a una persona LGBTQ+ privada de la libertad, es probable que no tenga una red de apoyo familiar

Como medida alternativa Michelle Bachelet, alta comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, recomendó «poner en libertad a todos los reclusos detenidos sin motivos jurídicos suficientes, entre otros a los presos políticos y otros internos que fueron encarcelados simplemente por expresar ideas críticas o disentir».

Personas privadas de la libertad han sido liberadas para evitar la propagación de coronavirus. / Foto: El Informante

Saludo esta iniciativa por parte de la alta comisionada. Pero, en este sentido, ¿cómo aplicar esta acción afirmativa en personas LGBTI+ privadas de la libertad que no tiene familia o un lugar seguro donde resguardarse ante el contagio? FAMILIAS EN MÉXICO ECHAN A SUS HIJOS LGBTQ+ A LA CALLE EN PLENA PANDEMIA.

La pandemia por coronavirus y la COVID-19 vino a develar una serie de problemáticas que los Estados no han querido reconocer y accionar sobre los impactos diferenciados que esta provoca en todas las personas. Y, con ello, develan así el profundo arraigo en nuestra cultura del clasismo, la falta de empatía, la insensibilidad y los odios hacia las diferencias.

¡Sigue a Almas Cautivas en Facebook Y Twitter!

¿Qué opinas de la situación actual de las personas LGBTI+ privadas de la libertad durante la pandemia de COVID-19?

error: Alert: Ya te vimos pillín, mejor comparte.