InicioLGBTQ+ActivismoCasa Frida: un año de amor y resistencia

Casa Frida: un año de amor y resistencia

-

En el momento más difícil para muchas personas LGBT+ surgió Casa Frida, un refugio que encarna lo mejor de la comunidad: solidaridad, amor y resistencia.

El refugio para personas LGBT+ Casa Frida abrió sus puertas el 13 de mayo de 2020. Su nacimiento fue producto de la iniciativa conjunta de la Red Mexicana de Jóvenes y Adolescentes Positivos, el Centro de Investigación, Diversidad e Incidencia (CIDI), la organización Diversidad 360, la iniciativa Ahora y la diputada federal Lucía Riojas.

Tras la inauguración del proyecto, Riojas, quien codirige la organización junto a Raúl Caporal, contó a Homosensual que el refugio nació con el objetivo de apoyar a personas LGBT+ que quedaron en situación de vulnerabilidad debido a la pandemia:

«Muchos jóvenes al quedarse en casa están en riesgo porque ahora sus familias se dan cuenta de su orientación sexual. Esto alimenta una espiral de violencia que les hace preguntarse: “¿Dónde voy a refugiarme durante la pandemia?”. Además, varios compañeros se han quedado sin trabajo. Les es difícil pagar la renta y ahora no tienen un lugar dónde quedarse».

Por su parte, Caporal contó que Casa Frida surgió como una iniciativa emergente ante la pandemia: «Un día lo pensamos y al día siguiente ya lo habíamos abierto con los recursos que se tenían a la mano», comentó.

Sin embargo, un año después el refugio sigue operando bajo el lema «Amar es nuestra resistencia». Pero ¿cuántas personas han pasado por sus habitaciones? ¿Cuáles son las historias de éxito? ¿Cómo sostiene sus operaciones? ¿Cómo puedes ayudar y cómo puedes acercarte si necesitas ayuda? A continuación, te contamos todo sobre este proyecto hecho por personas de la comunidad para la comunidad.

Los residentes

De acuerdo con datos proporcionados por la propia organización, hasta abril de 2021 pasaron por Casa Frida un total de 107 personas. Se trata en su mayoría de jóvenes gays cisgénero, pero también de personas trans, no binarias y mujeres lesbianas. También da asilo a personas con problemas de consumo de sustancias, personas trabajadoras sexuales y personas que viven con VIH. Además, la organización demuestra que la comunidad LGBT+ no tiene fronteras. Entre quienes han recibido refugio también hay personas originarias de Centroamérica, Sudamérica y el Caribe.

Una de las historias más emotivas es la de Terrence y Khymarley. Esta pareja gay originaria de Jamaica huyó de su país —donde la homosexualidad se castiga con cárcel— tras sobrevivir a dos intentos de crímenes de odio. En un principio el Gobierno de México los deportó al llegar al aeropuerto en CDMX. Sin embargo, Raúl Caporal y Lucía Riojas ayudaron a la pareja a comprar nuevos boletos de avión e hicieron gestiones ante las autoridades migratorias para que pudieran solicitar refugio en México. Hoy, Terrence y Khymarley se encuentran sanos y salvos.

Residentes Casa Frida
Llegada de Terrence y Khymarley a CDMX / Foto: Facebook (Casa Frida)

Pero esa no es la única historia de éxito. La familia de Casa Frida también la integran Richard, un joven demisexual expulsado de su casa por su padre, o Vanessa Martell, una mujer trans víctima de violencia a quien los residentes adoptaron como una madre. CONOCE LOS CASOS MÁS CONMOVEDORES DE PERSONAS QUE HAN PASADO POR EL REFUGIO.

¿Cómo es la vida adentro?

Casa Frida es mucho más que un refugio. Se trata de todo un proyecto de acompañamiento psicosocial para personas LGBT+. Por ello, sus residentes reciben atención médica y psicológica. También reciben alimentación y participan en talleres.

Además de los codirectores Raúl Caporal y Lucía Riojas, el equipo de la organización cuenta con especialistas que brindan asesoría a los usuarios. Tal es el caso de la activista Sarasbati Solís, coordinadora de proyectos de vida, Moisés Hernández, coordinador de atención psicosocial, Édgar Hernández, coordinador de trabajo social, Francisco Mendiola, coordinador de operación interna, Daniel Cuevas, coordinador de finanzas, Memo Ramírez, coordinador de comunicación y Paco Azuara, coordinador de voluntariado. CHECA NUESTRA ENTREVISTA EXCLUSIVA CON RAÚL CAPORAL.

Residentes refugio LGBT+
Casa Frida tiene capacidad de alojar a 15 personas de manera simultánea. / Foto: Facebook (Casa Frida)

¿Cómo contactar a Casa Frida?

Si eres una persona LGBT+ y requieres asesoría o acompañamiento, puedes contactar a la organización a través de sus cuentas de Twitter o Facebook. Adicionalmente, en enero de 2021 el colectivo inauguró una línea telefónica de apoyo. Puedes comunicarte a través del número telefónico 5563796215 o vía WhatsApp al número 5618028637.

¿Cómo ayudar?

Por otro lado, si estás interesado en apoyar a Casa Frida, puedes hacerlo de muchas formas e incluso obtener algo a cambio.

Desde que abrió sus puertas, el refugio no ha recibido ni un solo peso de instituciones gubernamentales, partidos políticos o candidatos. De hecho, en abril de 2021, Raúl Caporal pidió a partidos y candidatos «abstenerse de hacer donativos cuyo único propósito sea documentar estas acciones como parte de sus campañas».

En cambio, Casa Frida sobrevive a través de donaciones y de acciones generadas por su propio equipo y por sus residentes para hacer el proyecto sustentable. Han vendido pizzas, fotografías y piezas de arte. Actualmente puedes adquirir playeras y cubrebocas con el logotipo de la organización por un costo de 350 y 100 pesos, respectivamente.

También puedes apoyar con donaciones en especie, tales como medicinas, alimentos, equipos de sanitización o desinfección e incluso mediante voluntariados. A través de este enlace puedes realizar donaciones en efectivo que ayudarán a solventar gastos como pago de luz, agua, conexión a internet, servicios de gas y otro tipo de necesidades de los residentes.

Apoya a Casa Frida y conviértete en parte de la familia LGBT+ más grande de México.

Edgar Ulises
Hago periodismo y comunicación política. Sigo la actividad legislativa: ahí nos representan o nos joden. El cambio está en los movimientos sociales.
error: Alert: Ya te vimos pillín, mejor comparte.