Talentosa y en puntas, el camino de Alejandra Bogue

La multitalentosa Alejandra Bogue / Foto: Instagram (@laboguebo5)

Hoy por hoy, Alejandra Bogue es más que una actriz, también es un ejemplo de que los sueños se pueden lograr.

Hablar de Alejandra Bogue es hablar de talento, de eso no queda ninguna duda. Y es que la actriz trans es una de las figuras más importantes de la comunidad LGBT+ en México.

Desde los años 80 ha hecho suyos los escenarios más diversos, desde los espectáculos de cabaret hasta los teatros más importantes.

Homosensual platicó con ella y nos reveló el largo camino que tuvo que recorrer, no solo para alcanzar el reconocimiento profesional, sino para conocerse a sí misma.

Alejandra Bogue en 2021 / Foto: Instagram (@laboguebo5)

El llamado a los escenarios

El camino de Alejandra Bogue empieza como actriz y termina como actriz. Al menos así lo sintió ella en su primera intervención teatral en una obra en 6º de primaria, en donde le pidieron hacer un papel femenino. CONOCE MÁS DE ARIEL SERRANO, CANTANTE TRANS.

Sobre esto nos contó:

«Me voy al recuerdo de ese momento y me siento plena de estar en el escenario con falda, A los 12 años. Entonces, pues ya estaba claro desde siempre».

Y es que en su vida, su identidad como mujer es primordial. Sin embargo, en ese momento, antes que su identidad encontró la vocación:

«Soy actriz y mujer. En ese momento no sabía si mujer, lo que sí sabía era que actriz».

Fue esta pasión la misma que la llevó, en los años 80, a iniciarse en el mundo de los shows. Específicamente tuvo sus inicios en el cabaret, un arte que la llevó a descubrir la verdad más grande sobre sí misma.

«Ahí fue cuando lo definí. Yo no nada más quería ser una imitadora, Yo quería vivir como Alejandra».

Alejandra Bogue a los 25 años, fotografiada por Joel Peter Witkin / Foto: Kena

Mucho teatro

Aunque el cabaret le trae grandes recuerdos, Alejandra Bogue también sufrió en el medio. ENTÉRATE DE QUÉ HACE GRANDE A SAMANTHA HUDSON, LA PERSONALIDAD QUEER MÁS GRANDE DE INTERNET.

Si no era por los conflictos con sus problemáticas compañeras, era por altercados con la ley. Así recuerda ella sus difíciles encuentros con la policía:

«En ese entonces en Acapulco, recién rubia, recién mujer, recién así salida de las hormonas, Pero pues era como normal. Ahorita lo digo cagada de risa, pero en ese momento sufrí espantoso».

Fue por todas estas cosas que llegó a pensar que quizá su camino estaba en otro lado. Un día empacó sus cosas y regresó al lado de su familia:

«Una vez te das cuenta de que pues está padre, ¿no? Pero realmente no es lo que yo quería para mi vida. Me regreso a mi casa y aquí es donde empiezo a buscarme la vida».

En esa búsqueda, Alejandra intentó una gran variedad de profesiones, pero por alguna u otra razón terminaba en el escenario. Fue ahí que probó por primera vez las mieles del teatro:

«Me metí a trabajar desde modelo hasta estudiar lo que sea. Pero siempre me acababa llamando algo al espectáculo».

Trabajando como host en un bar de la movida bohemia, donde se presentaron actos como Astrid Hadad, logró sus primeras conexiones y comenzó a ser vista como actriz. ÉCHALE UN OJO A LA LUCHA DE NICTÉ, UNA MUJER TRANS QUE DEFENDIÓ SUS DERECHOS LABORALES.

La actriz Alejandra Bogue en 1993 / Foto: Instagram (@laboguebo5)

El mundo televisivo

Aunque Alejandra Bogue ya se había hecho de cierto nombre como actriz para el año 2000, fue en la televisión donde realmente brilló. DESCUBRE EL TRABAJO DE LA ACTIVISTA TRANS JAZZ BUSTAMENTE.

De hecho, su primera participación fue en una telenovela de TelevisaSiempre te amaré—, de la mano de la grande Patricia Reyes Espíndola como directora:

«Y salí doblando a la señora Rosángela Balbó, AL LADO DE mARÍA vICTORIA Y vANESSA gUZMÁN. Más adelante me hablaron para una escena de trabajadoras sexuales, Yo era la que abría la puerta».

Sin embargo, años más tarde llegó al canal Telehit, en donde no solo se encontró con una nueva amiga llamada fama, sino que descubrió su talento para la comedia:

«No me conocía yo la vena, porque era una actriz muy intensa según yo. Pero fue ahí donde me descubrí. Yo entraba y la gente se reía, aunque no creas que se reían de mí, se reían conmigo. Yo me ofendía horrible, porque decía: “¿qué les pasa? Si yo soy una actriz seria”. Pero ahí descubrí que lo mío era el jajajá. Bueno, lo que me hacía sentir cómoda».

En este canal inició en el programa Desde Gayola, donde personajes como Betty BO5 y la Tesorito le ganaron el cariño del público.

Gracias a su notoriedad, en 2005 llegó a las puertas de un programa diferente: Guau. Este fue un parteaguas en la historia de la televisión, pues fue el primer show dedicado 100% a la comunidad LGBT+.

Pero todo logro tenía sus lados oscuros, pues la Bogue fue víctima de mucho acoso por parte de los televidentes, quienes disfrutaban de insultarla en vivo:

«Ay, sufría mucho cada que leía un mail. Todo el mundo decía: “Se cagaba, se ve que le encanta”. Yo como la veneno, me ponía muy simpática, pero me enojaba de a de veras. ¿A quién le va a gustar que le digan todo eso?».

Éxito tras éxito

Por muchos años más, Alejandra Bogue continuaría alegrando al público, esta vez en su propio programa, Qué show con la Bogue.

En 2010, le llegaría una de las grandes oportunidades de su vida, al aparecer en Todo sobre mi madre, una versión teatral del clásico de Pedro Almodóvar:

«Para mí fue muy bueno porque nunca dejé de tallerear, Nunca dejé de trabajar. Porque cuando yo no estaba muy mediática, muy al aire, no dejé».

No obstante, 2016 vio su salida de Telehit y con eso una nueva etapa en su vida:

«Se acabó el ciclo ahí, me echaron. A mí y a otra camada de artistas más y de gente que recortaron de la empresa. No hay misterio ni nada».

Alejandra Bogue en conferencia de prensa de la obra Todo sobre mi madre / Foto: Yahoo

‘Lecciones de manejo’

En 2019, Alejandra Bogue protagonizó una campaña de una popular aplicación de transporte. A la par, ella misma se presentó como conductora, situación que le enseñó valiosas lecciones:

«A partir de ese año, justo con ese trabajo tan noble, mejoró mi vida. Yo puedo casi decirte que ese crecimiento es el resultado de poder estar platicando hoy, ahorita».

Al parecer, el volante también tenía muchas cosas que mostrarle y definitivamente fue una experiencia que le cambió la vida:

«Mi vida era fascinante. Imagínate, una señora pide un servicio y llegas y recibes a la señora con el auto impecable, con olor bonito. Yo maquillada como si fuera al show».

El presente y futuro de Alejandra Bogue

En estos días, si uno quiere ver a Alejandra Bogue en acción, puede sintonizar Las Estrellas y ver ¿Te acuerdas de mí? Se trata de una novela de Televisa en donde interpreta a Gladys, una secretaria cisgénero. Este hecho resultó muy importante dentro de su trayectoria y al respecto explicó:

«Es muy bonito, sobre todo porque Gladys es una mujer que apoya, porque el detective para el que trabaja no está muy bien emocionalmente».

No obstante, también uno puede entrar a YouTube y simplemente suscribirse a su canal. Las redes son su nuevo horizonte, una aventura que está más que emocionada por poder conquistar.

Finalmente, la Bogue les habla a las actrices jóvenes, con una sabiduría que no se siente calculadora, sino más bien tibia y tremendamente honesta:

«Nunca dejen de trabajar. Cuando eres joven no tienes experiencia. Pero eso te lo da el trabajo, la constancia. Toca descubrir qué es ser actriz. ¿Qué es ser humano? ¿Dónde empiezas a ser tú misma?».

¿Qué etapa de Alejandra Bogue es tu favorita?