Chavela Vargas: la más ‘macha’ entre los machos

Chavela Vargas fue la más 'macha' entre los machos. / Foto: Le Chat Magazine

Chavela Vargas fue la más ‘macha’ entre los machos. Un espíritu libre y rebelde. Todo esto lo descubrimos en Chavela, el nuevo documental de Netflix.

Qué mujerón, en serio. Y no puedo creer que apenas me doy cuenta de esto. Sabía quién es, pues fue y siempre será un ícono. Sabía que era talentosísima, que era lesbiana y que tuvo ‘ondas’ con Frida Kahlo. Pero lo que no sabía es que Chavela Vargas se convirtió en la más ‘macha’ entre los machos.

El nuevo documental Chavela, que puedes ver en Netflix, resultó ser una verdadera joya. A través de una serie de entrevistas con esta cantante que nació en Costa Rica (y se nacionalizó mexicana), testimonios de personas cercanas a ella y un sinfín de videos y fotografías nunca antes vistas, logramos conocer un poco más de la historia de esta artista.

¡Y vaya historia! Definitivamente una digna de contarse. Chavela huyó de Costa Rica cuando tenía 17 años. Sí, huyó porque no era aceptada por su familia y la sociedad megaconservadora de este país.

México se convirtió en el nuevo hogar de Chavela Vargas por el resto de su vida. Y llegó just in time para vivir una de las épocas más emblemáticas de nuestro país: la época de oro.

Chavela, mexicana de hueso colorado

El que no haya nacido en México no fue un impedimento para que Chavela se convirtiera en una mexicana hecha y derecha. Se enamoró de nuestro país desde que pisó nuestra tierra por primera vez.

Chavela Vargas llegó a México cuando tenía 17 años. / Foto: IMER

Pero a pesar de haber llegado en un gran momento (probablemente el mejor) de expresión artística, Chavela también tuvo que enfrentarse con una cultura —sumamente— machista. 

«México me enseñó a ser lo que soy. Pero no con besos y abrazos, sino a patadas y a manotazos. México me agarró y me dijo: te voy a hacer mujer, te voy a criar en tierra de hombres. ¿Quieres cantar? Bueno, tienes que enfrentarte a lo mejor que hay en México».

—Chavela Vargas

Y si de machos se trata, Chavela fue la más ‘macha’

Pero si de algo no nos queda duda es de que Chavela no era el tipo de mujer que se queda callada y se acata a las reglas. No, no, no.

Fue gracias a su espíritu libre, rebelde y desafiante que logró ser reconocida como lo que era: una artista. Y no fue fácil, naaada fácil. Chavela demostró que si de machos se trata, ella podía ser la más ‘macha’ de todos.

Como yo lo entendí (y por fa díganme si me equivoco), Frida Kahlo se convirtió en una especie de ‘musa’ para Chavela. Probablemente ya sabía que era lesbiana, pero cuando vio a la esposa de Diego Rivera por primera vez, confirmó su amor por las mujeres.

Chavela y Frida fueron muy cercanas durante un período. / Foto: Pinterest

En realidad no sabemos bien, bien qué pasó entre ellas. Lo que sí sabemos es que fueron muy cercanas durante un período y después… ya no.

Chavela Vargas fue la más ‘macha’ entre los machos cuando decidió que ella no tenía por qué usar vestidos ostentosos y tacones incómodos por el simple hecho de ser mujer. A ella le gustaban los pantalones. Y se los puso bien puestos.

Esa Chavelita es tremenda

¡Claro que Chavela tenía pegue con las mujeres, era muy atractiva! No solo físicamente, sino que esta mujer tenía toooda la onda. Una personalidad para babear.

Chavela no escatimaba cuando se trataba de ligar con mujeres y tal vez cometió algunos errores, como el hecho de haberle ‘bajado la novia’ al mismísimo Emilio Azcárraga, el fundador de Televisa (jajaja, wow).

Ella sabía que tarde o temprano habría un precio a pagar por ser la más ‘macha’ entre los machos. ¿Y saben qué? No le importó. Fue vetada de las disqueras más importantes de México, se enfrentó a un sinfín de rechazos y le cerraron demasiadas puertas.

Aunque le cerraron muchas puertas, Chavela continuó haciendo lo suyo. / Foto: El Economista

Pero ¿saben qué? Tampoco le importó. Bueno, tal ves sí le importó, pero de todas formas nunca se dio por vencida. No es ningún secreto que Chavela tenía problemas con la bebida. Constantemente ‘se le pasaban las copas’. Pero también luchó contra eso.

De verdad lo intentó, más de una vez. De hecho, una de las últimas veces que cantó frente a un público, en el teatro Olympia de París (su sueño más grande), lo hizo sin beber una sola gota de alcohol, como lo hacen las ‘machas’.

Chavela Vargas cumplió su sueño de cantar en el Teatro Olympia de París. / Foto: DW

Este mujerón murió el 5 de agosto de 2012 en Cuernavaca, Morelos un par de meses después de su último recital en España. Regresó a México porque quería «morir en su país».

«Yo sabía perfectamente bien cuáles eran los costos, y claro que valió la pena».

—Chavela Vargas

Chavela fue y siempre será nuestra ‘macha’ favorita y un ícono para la comunidad LGBTQ+. ¡Gracias por tanto!

¿Ya viste el documental de Chavela Vargas en Netflix? De verdad que no te lo puedes perder, ¡es una joya!

Con información de Vogue México y La Nación

error: Alert: Ya te vimos pillín, mejor comparte.