Inicio Sexualidad VIH Usar cristal implica un riesgo alto de adquirir VIH 

Usar cristal implica un riesgo alto de adquirir VIH 

-

Te explicamos por qué el uso de cristal puede hacerte más propenso a contraer VIH y otras ITS. Esta es la última información al respecto.

El uso de cristal (crystal meth) —conocido también como ‘criko‘, ‘dulces’ o simplemente ‘cris’— puede hacerte más propenso a contraer VIH.

El consumo de esta sustancia se ha popularizado mucho en la comunidad gay de Estados Unidos, México y otros países de América Latina. Y la pandemia de covid no ha causado que el uso de esta droga disminuya.

De acuerdo con un estudio de la City University de Nueva York, el factor de riesgo que más provoca que hombres gays adquieran VIH es el uso de cristal. Esto se debe a que tiene un alto potencial adictivo que provoca que su uso se vuelva persistente. Asimismo, aumenta mucho la libido, por lo que es más fácil tener contactos sexuales más intensos y sin protección, así como mayor número de parejas sexuales

Diamante de cristal

¿Has visto en las apps de ligue que hay personas que se dicen ‘dulceros’ o que ponen el símbolo de un diamante en su perfil? Por lo general, eso significa que son usuarios de cristal. Para consumirlo, regularmente se usan pipas de cristal cortado en donde los cristales (similares a granos de sal de mar) se derriten y producen humo. Otra forma en la que se utiliza es a través del ‘slam‘, que es la inyección de los cristales diluidos en agua, sobre todo en el brazo.  

uso cristal crystal meth
La adicción al cristal afecta a muchos hombres gays.

El cristal es una metanfetamina que se crea en laboratorios a través de precursores químicos. México se ha vuelto uno de los países con mayor producción de cristal, por lo que la disponibilidad de la droga se ha ampliado a casi todos los rincones del territorio. Esta droga tiene un altísimo potencial adictivo. Incluso es posible que con una vez que lo pruebes, pueda provocarte un deseo intenso de volverla a utilizar. Así que si tú nunca la has usado, te recomendamos que no lo hagas

El peligroso emoji de diamante en el ambiente gay

Prácticas sexuales más intensas

El estudio (Grov C, Westmoreland D, et al) mostró que entre hombres gays que no utilizan PrEP, el principal factor de riesgo para adquirir VIH fue el consumo persistente de cristal, asociado con la baja de uso del condón y el aumento de otras prácticas como sexo en grupo, inyección de drogas y prácticas sexuales más intensas.

Ante este riesgo, sería de mucha utilidad que quienes usan cristal puedan acceder a la PrEP y a terapias que les ayuden a dejar la adicción. Toma en cuenta que —además del VIH— existen otros riesgos, como aquellos relacionados con la droga. Por ejemplo: el abandono de actividades, el descuido personal y la pérdida de empleo y familia

Otras investigaciones han mostrado que el uso de cristal entre personas que ya viven con VIH también es muy alto. Sin embargo, su uso pone en riesgo la adherencia al tratamiento y, por lo tanto, las defensas pueden bajar significativamente. No hay que olvidar que el abandono de tratamiento o la falta de adherencia también puede provocar que haya mayor posibilidad de transmisión del VIH, ya que se pierde la indetectabilidad. 

Hombres gay que usan cristal corren mayor riesgo de contraer VIH
Hombres gay que usan cristal corren mayor riesgo de contraer VIH.

¿Qué significa ser indetectable?

¿Cómo minimizar riesgos?

Como ya lo hemos reportado en Homosensual, al uso de cristal también se le ha llamado ‘chemsex‘, que es la palabra en inglés para denominar al ‘chemical sex’ o sexo químico. En este, se usan sustancias para hacer las experiencias sexuales más intensas, placenteras o duraderas. Otras sustancias involucradas en el chemsex pueden ser los poppers, la cocaína, el G (GHB), la ketamina y, en otros países, también la mefedrona. 

Si tú o alguien que conoces es usuario de cristal, busca ayuda profesional. Mientras más intensa se vuelve la adicción, existe la posibilidad de desarrollar brotes psicóticos, problemas psiquiátricos y pérdida de la salud física en general.

Existen también algunas medidas de reducción de daños que podrían ser útiles para evitar problemas con el cristal. Por ejemplo: tratar de tener siempre condón y lubricante a la mano, limitar el consumo de la sustancia, evitar la inyección o —al menos— compartir jeringas con otras personas, hacerse pruebas de VIH e ITS de manera regular, entre otras. Recuerda que sí es posible disfrutar del sexo sin usar sustancias. 

Usar cristal puede contribuir a que adquieras VIH y otras ITS. ¡Cuídate!

Ricardo Baruch
Soy activista e investigador en temas de derechos humanos y salud, particularmente diversidad sexual y VIH. Colaboro con la organización Espolea A.C. y con el Instituto Nacional de Salud Pública. Me interesan los temas de salud sexual y reproductiva, infecciones de transmisión sexual, uso de drogas y salud LGBT.
error: Alert: Ya te vimos pillín, mejor comparte.