¿Semen como antidepresivo? Esto dice la ciencia

semen antidepresivo natural ciencia
Te platicamos qué hay de cierto en la hipótesis de que el semen es un antidepresivo natural. / Foto: Matt Crump

A principios de los 2000 cobró popularidad la hipótesis de que el semen es un antidepresivo natural. ¿Qué tan cierto es?

A lo largo de casi 20 años se ha sugerido que el semen es un antidepresivo natural, pero ¿qué dice la ciencia al respecto? Una de las primeras investigaciones que abordaron este supuesto fue “Does Semen Have Antidepressant Properties?” (2002).

En este estudio publicado en la revista Archives of Sexual Behavior, especialistas del Departamento de Psicología de la Universidad Estatal de Nueva York evaluaron la respuesta de mujeres universitarias sexualmente activas con base en el Beck Depression Inventory (BDI), escala en formato de autoinforme en la que se miden las actitudes características de la depresión.

Tras analizar los resultados, los especialistas llegaron a la conclusión de que:

«Se tiene la posibilidad de que el semen pueda antagonizar los síntomas depresivos».

Tan pronto se dieron a conocer los hallazgos, medios de comunicación retomaron la hipótesis en sus titulares. Todavía en 2012 se presumió que el semen favorecía al estado de ánimo. ¿La razón? Desde la ciencia se quiso presentar al semen como antidepresivo natural por las sustancias que contiene: cortisol, estrona, oxitocina, prolactina y melatonina. ENTÉRATE DE QUÉ TAN NUTRITIVO ES EL SEMEN.

¿Y esto es cierto?

A pesar de que el semen tiene algunas propiedades (entre ellas las antioxidantes), los hallazgos del estudio previamente citado están sesgados. El abordaje es ambiguo y continúa en lo hipotético, ya que no toma en cuenta factores como la percepción que las participantes tenían sobre sus relaciones sexoafectivas y datos cotidianos (por ejemplo: el ciclo del sueño).

El semen tiene propiedades, pero no todos están de acuerdo en que es un antidepresivo. / Foto: Adobe Stock

Además, desde su metodología y enfoque conserva y fortalece una narrativa sexista. En cierta parte, también atraviesa por la superioridad de las prácticas sexuales hetero y falocéntricas. Asimismo, puede suscitar interpretaciones en las que se nieguen violencias como el stealthing (retiro no consensuado del condón). Otra de las cosas que queda fuera de la discusión es que el semen puede ser una vía para las ITS. MIRA CUÁLES SON LAS 8 ITS MÁS COMUNES EN MÉXICO.

Para señalar los puntos ciegos del estudio realizado por los especialistas de la Universidad Estatal de Nueva York, en 2014 el experto en genética y evolución Pavlov Prokop (Universidad Comenius de Bratislava) hizo una investigación en respuesta publicada en la revista Personality and Individual Differences.

Titulada Partner satisfaction, as opposed to condom use, predicts symptoms of depression amongst women”, la investigación expone que el estudio de la Universidad Estatal de Nueva York carece de «supuestos teóricos a través de los cuales se brinde una explicación sobre la evolución en la eyaculación masculina». TOMA EN CUENTA ESTOS DATOS SOBRE EL SEMEN.

Para debatir la hipótesis de que el semen puede ser un antidepresivo, Prokop señala que es «la satisfacción con la pareja» lo único que podría evaluarse como un factor relacionado con la incidencia de la depresión.

¿Qué opinas de que la presunción del semen como antidepresivo natural sea una hipótesis a debate en la ciencia? ¡Cuéntanos!

Con información de Personality and Individual Differences, The Week, El Espectador y Archives of Sexual Behavior

error: Alert: Ya te vimos pillín, mejor comparte.