5 cosas que pueden salir mal en el rimming

Muchos aman practicar rimming, pero tienen que saber que no siempre es tan seguro como parece. / Foto: Amino

El rimming es una de las prácticas favoritas de muchos, pero si no se lleva a cabo con cuidado puede salir terriblemente mal.

El rimming puede ser una de las experiencias más placenteras, pero si no tienes precaución muchas cosas pueden salir mal.

En esta lista te encontrarás ejemplos de enfermedades, malos ratos y hasta experiencias que jamás imaginaste que podrían pasarte mientras disfrutabas de la parte trasera de alguien.

Antes de que quieras ser como Bad Bunny y bajar pa’ casa, ten en cuenta estas 5 cosas que podrían pasarte si eres descuidado.

1. A un lengüetazo de una ITS

Si algo puede salir mal al momento de hacer rimming, es la transmisión de ITS. Aunque no lo creas, una persona con herpes o sífilis fácilmente puede transmitirlas a través de su ano. Incluso se ha llegado a saber de casos de personas que contraen hepatitis por llevar a cabo esta práctica.

2. Cuida tu estómago

Si tu pareja no se siente muy bien del estómago, quizá no sea muy buena idea hacerle rimming o todo puede salir muy mal. Con una buena limpieza, no debería haber riesgos de contraer alguna enfermedad estomacal. Sin embargo, se sabe que la salmonela y el  E. coli pueden dejar rastros en la materia fecal, y si tienen contacto con tu boca, es casi seguro que les darás la bienvenida a tu sistema.

3. Cuando no hay limpieza

Si bien se puede controlar la limpieza exterior del ano, muchas veces las personas no lo hacen al interior. Si eres de los que les gusta hundir mucho la lengua durante el rimming, la situación puede salir muy mal. Es muy común que a veces escarbes demasiado profundo y te encuentres con grandes trozos de materia fecal. Incluso podrías terminar ingiriéndolos sin darte cuenta del asunto.

4. Cuando hay demasiada limpieza

Algunos chicos pueden irse a los extremos en cuanto a limpieza se trata, pero debes saber que eso también puede salir muy mal en el rimming. Se conocen casos de personas que han sufrido de indigestiones estomacales por ingerir demasiadas partículas de jabón. Esto porque sus compañeros exageraron con la cantidad que usaron en sus partes traseras y no se enjuagaron bien.

5. Mucho vello = lija

Esto no está muy bien documentando, pero se sabe de casos en los que el exceso de vello ha provocado pequeñas lesiones en la lengua. En el mejor de los casos, después de un rato puedes quedar con una sensación bastante extraña en la superficie de tu instrumento para lamer, lo que significa que ha quedado escaldado por la fricción el vello.

¿Qué otras cosas crees que puedan salir mal a la hora de hacer rimming?

Con información de Vice, Buzzfeed y Man to Man

error: Alert: Ya te vimos pillín, mejor comparte.