La historia del Escuadrón de la salud y sus personajes LGBTQ+

Escuadrón de la Salud / Foto: Gluc

El activista LGBTQ+ Ernesto Tejeda es el cerebro detrás del Escuadrón de la Salud que presentó el Gobierno Federal para posicionar el semáforo de riesgo.

El pasado 7 de junio, durante la conferencia vespertina en que se reporta la situación de la contingencia sanitaria ante la pandemia de COVID-19, el Gobierno Federal presentó el Escuadrón de la Salud, una campaña de comunicación para posicionar el semáforo de riesgo que, además, llamó la atención del público por incluir a personajes de la comunidad LGBTQ+.

El Escuadrón de la Salud está planteado como un grupo de superhéroes que acompañan a Susana Distancia, la heroína que utilizó el Gobierno para sensibilizar sobre la importancia del distanciamiento social en la contingencia sanitaria. Así, cada uno de los miembros del Escuadrón representa una de las etapas del semáforo de riesgo.

El personaje de Refugio se utilizará cuando el semáforo de riesgo se encuentre en rojo, para pedir a la población que se quede en casa.

Refugio, integrante del Escuadrón de la Salud / Foto: Forbes

Prudencia, se utilizará en cuando el semáforo esté en naranja para invitar a la población que sólo salga en caso de ser necesario.

Prudencia, integrante del Escuadrón de la Salud / Foto: Forbes

Esperanza se usará cuando el semáforo esté en amarillo para indicar que se pueden reanudar actividades cotidianas con las respectivas medidas sanitarias.

Esperanza, integrante del Escuadrón de la Salud / Foto: Forbes

Y Aurora se utilizará cuando el semáforo esté en verde y la población pueda salir a espacios públicos con precauciones para evitar rebrotes.

Aurora, integrante del Escuadrón de la Salud / Foto: Marca

La historia del Escuadrón

El creador del Escuadrón de la Salud es Ernesto Tejada, un activista LGBTQ+ originario de Sonora. En entrevista concedida a Homosensual, el creador relató la forma en que concibió el proyecto:

«Yo le empecé a dar vueltas a esta idea porque vi una conferencia de COVID-19 en la tarde y me di cuenta de que había una mala percepción del semáforo de riesgo. La gente estaba percibiendo la nueva normalidad como una relajación de las medidas, cosa que el Gobierno nunca dijo. No era un problema de desinformación. Había un problema de percepción. Era como un teléfono descompuesto».

Con eso en mente, Ernesto comenzó a trabajar en una campaña de comunicación para posicionar el semáforo de riesgo. Así nació el Escuadrón:

«El nombre de los personajes reflejará el sentimiento que deben tener la persona acerca de la etapa del semáforo de riesgo al cual se refiere».

Tras concebir la idea, Ernesto publicó un mensaje en Twitter sobre la importancia de posicionar el semáforo. En la publicación etiquetó al Subsecretario de  Prevención y Promoción de la Salud Hugo López-Gatell y a Ricardo Cortés Alcalá, director general de Promoción de la Salud. Al poco tiempo, este último lo contactó y empezaron a trabajar en el proyecto.

Los personajes LGBTQ+ del Escuadrón de la Salud

Tras los primeros acercamientos con el doctor Cortés y su equipo, Ernesto presentó al Gobierno una segunda versión del Escuadrón de la Salud en la que los cuatro personajes pertenecían a la comunidad LGBTQ+. La propuesta incluía a una mujer trans y a una lesbiana, además de una muxe y una queer.

«Estábamos contemplando que las cuatro personas fueran con orientación sexual o identidad de género distintas a la heterosexual».

En una de las versiones del Escuadrón, el personaje de Refugio se llamaría Amparo y sería una mujer trans

No obstante, la propuesta siguió evolucionando para incluir a una persona con discapacidad y a una de la tercera edad. Ernesto explica que con ello se pretende que todo el mundo se pueda ver reflejado. La población con discapacidad requiere mayor visibilidad, mientras que los adultos mayores son la población más vulnerable ante la COVID-19.

«Los adultos mayores en este combate ante la COVID-19 se tienen que ver reflejados. Son los que más se están muriendo. Son los que están más expuestos a que el virus los ataque más fuertemente».

El personaje de Prudencia estaba contemplado para ser una “mujer homosexual” en una de las propuestas.

Así, el Escuadrón quedó conformado por Refugio, una adulta mayor; Prudencia, una persona con discapacidad, y dos integrantes de la comunidad LGBTQ+: Esperanza, que es muxe, y Aurora, que es queer.

Desata polémica

Ernesto se dice contento con los resultados de la campaña. Ha tenido presencia en medios y fue tendencia en redes sociales. Como era de esperarse, al involucrar a la comunidad LGBTQ+, el Escuadrón de la Salud tuvo una recepción positiva, pero también comentarios de intolerancia.

Por ejemplo, la diputada del PAN en Ciudad de México, América Rangel Lorenzana, calificó la campaña como «inaceptable». Acusó al Gobierno de intentar imponer la «ideología de género». Y con total ignorancia calificó a la personaje muxe del escuadrón como «travesti» y a la queer como «sin género».

Cabe recordar que desde épocas prehispánicas, las personas muxes se consideran en algunos lugares de Oaxaca como un tercer sexo, no como «travestis». Además, el término ‘queer‘ es la reapropiación de un insulto en inglés que han hecho las personas que no se definen en la dualidad hombre-mujer.

En contraste, el también diputado Temístocles Villanueva criticó la postura intolerante de su compañera.

Pero más allá de las reacciones intolerantes, Ernesto Tejeda espera que el Escuadrón de la Salud pueda salvar vidas, no sólo al concientizar sobre el semáforo de riesgo, sino también logrando que personas de la comunidad LGBTQ+, personas con discapacidad y adultos mayores se sientan incluidos.

error: Alert: Ya te vimos pillín, mejor comparte.