Militar mata de 89 puñaladas a joven gay Javier Viteri

Javier Viteri, joven de Ecuador que fue asesinado brutalmente. / Foto: Twitter

Después de sobrevivir a una ‘terapia de conversión’ y ser echado de casa de sus padres por ser gay, Javier Viteri fue asesinado por un militar en Ecuador.

«Militar mata a joven gay en Ecuador», ese fue el titular que inundó las redes sociales. El 28 de mayo, Javier Viteri fue asesinado por un joven militar, quien le asestó 89 puñaladas en su pecho, espalda y cuello.

Evidencia en Twitter indica que ambos habían quedado para tener un encuentro sexual, acto que nunca se concretó pues ahora Javier es un nombre más en la lista de jóvenes que han perdido la vida por su orientación sexual.

¿Quién fue Javier Viteri?

Javier Viteri tenía 22 años y vivía en un pequeño apartamento del llamado sector 5, en Arenillas, Ecuador. Su vida no había sido fácil, pues su familia lo obligó a asistir a ‘terapias de conversión’ y cuando por fin aceptaron que su homosexualidad no podía curarse, lo echaron del hogar.

Aun así, Javier trataba de continuar como podía. Entre semana trabajaba como auxiliar de medicina en un consultorio odontológico, y los fines solía pasarlos con los amigos, quienes lo describen como una persona muy alegre.

Por sus publicaciones, Javier estaba muy orgulloso de ser quien era. El odio y la intolerancia eran situaciones que reprobaba y en su vida diaria promovía la tolerancia.

Imagen que compartió Javier Viteri en sus redes sociales. / Foto: Twitter

 La noche de los hechos

Viteri estaba jugando Play Station con sus amigos cuando recibió un mensaje en su celular. Apresuradamente les pidió a sus compañeros que se retiraran, pues estaba a punto de tener una visita.

Los chicos, que ya había vivido experiencias similares con él, no le reprocharon nada y solo le informaron que se irían por un par de horas para que pudiera recibir a su invitado. Salieron, pero no se retiraron inmediatamente, pues aún no decidían qué harían mientras tanto. 

Javier Viteri tenía solo 22 años cuando fue asesinado. / Foto: Twitter

Minutos después, vieron llegar al lugar a un chico moreno, de 1.70 de estatura, con pantalones rojos y camiseta negra. Pasaron 20 minutos, y ellos seguían afuera si decidir a dónde ir. De pronto vieron salir al sujeto con una mochila negra al hombro y lo que parecían ser manchas de sangre en la ropa.

Ambos se alarmaron y comenzaron a perseguir al sujeto. Corrieron tras él varias cuadras, pero a pesar de sus esfuerzos, lo perdieron cerca del Cuartel Militar BIMOT – Constitución.

Cuando volvieron al departamento, la puerta estaba cerrada con llave y tuvieron que derribarla. Fue así como hicieron el terrible hallazgo: Javier se encontraba en el suelo de su diminuta cocina, semidesnudo y con el cuerpo cubierto de sangre. El informe forense indicó que el cuerpo recibió 89 puñaladas a la altura de la espalda, abdomen, tórax y cuello. Viteri había sido asesinado.

Gracias a que su primo, Kevin Sánchez Viteri, conocía todas sus contraseñas, se pudo identificar al atacante de Javier como Hilmar Corozco. Los dos habían mantenido varias conversaciones por mensajes en Twitter, confirmando que Hilmar había sido el  visitante sorpresivo de Viteri aquella noche. 

Hilmar Corozo Medina tiene 19 años y estaba cumpliendo el servicio militar en el Cuartel Militar Batallón de Infantería N1 Constitución, en Arenillas. Hoy se encuentra detenido por las autoridades locales, quienes sin dificultad pudieron dar con el paradero del presunto asesino.

Sin embargo, las autoridades están tratando el caso como un asesinato con robo, pues el celular de Javier fue encontrado entre las posesiones de Corozco.

Indignación y justicia

Las redes sociales se han llenado de publicaciones que exigen #JusticiaParaJavierViteri. La personas han compartido su historia y han mostrado toda su indignación por la espeluznante tragedia.

‘El mataputos’ es un personaje en la icónica novela de Wencesalo Bruciaga, Bareback Juke-box. Se trata de un asesino serial que se infiltra en la casa de hombres homosexuales con promesas de diversión sexual, para luego asesinarlos brutalmente. Hoy, ‘El mataputos’ es real, y no la versión ficcionada de un monstruo aterrador. 

Después de todas las leyes, las marchas y la lucha, en esta sociedad aún se nos mata por nuestra orientación sexual. Pero la lucha sigue y mientras haya voces que la griten, la libertad será escuchada. Exigimos justicia para este terrible crimen y para nada similar vuelva a ser permitido en nuestra sociedad. 

Militar mata a Javier Viteri, joven gay en Ecuador que había sobrevivido a la terapia de conversión.

Con información de Asociación Silueta X Y Diario Correo