La hipocresía de Guanajuato frente a las personas LGBT+

guanajuato lgbt gobierno pípila
Te decimos por qué Guanajuato tiene una postura hipócrita respecto a las personas LGBT+. / Foto: El Universal

Pese a sus esfuerzos por mostrar a Guanajuato como «la grandeza de México», el estado no nos ha hecho perder de vista que mantiene una postura hipócrita respecto a los derechos de las personas LGBT+.

A pesar de su hostilidad hacia las personas LGBT+, Guanajuato busca mantener y fortalecer su estatus turístico. A principios de julio de 2021, Diego Sinhue Rodríguez Vallejo —quien es el actual gobernador de la entidad— reconoció al Grito de Dolores como patrimonio cultural. Por supuesto, su discurso no tuvo ningún apartado en el que se denunciara la homofobia en Guanajuato.

Según expresó el diputado panista Jesús Oviedo Herrera, este acto da a entender que en la tierra guanajuatense «nace el México libre y soberano del que somos parte». ¿En serio? De acuerdo con información recabada por la Secretaría de Gobernación, Guanajuato es una de las 5 entidades de la República que concentran el mayor número de cuerpos recuperados de fosas clandestinas.

Aunque el Gobierno estatal centra sus esfuerzos en convencernos de ‘disfrutar Guanajuato’, la belleza de los 6 pueblos mágicos no nos hace olvidar la realidad de las cifras oficiales y las que han sido calladas y borradas a la fuerza. Después de Jalisco y Tamaulipas, este estado concentra el mayor número de personas desaparecidas.

¿Quién brinda protección a las 1252 familias que están en búsqueda de sus hijes, madres, padres, hermanes y tíes? ¿Las y los jóvenes solo importan cuando representan un mercado potencial para los establecimientos de vida nocturna?

En Guanajuato prevalecen los crímenes de odio contra las personas LGBT+

Constantemente se presenta a Guanajuato como «la grandeza de México». Sin embargo, sus Gobiernos —sin importar el partido— son opuestos a dicha promesa: callan, violentan y dejan impunes los crímenes que se comenten contra distintos sectores de la población. A lo largo de los años, los sectores poderosos y corruptos han aprendido a hacer de la geografía una explicación sobre lo que se sabe a voces.

En Guanajuato se asesina y desaparece con lentitud. Se hace en la frontera, en los callejones y en los cauces de la cuenca del Pánuco-Tamesí. La homofobia y transfobia en el ámbito social e institucional son visibles en la superficie de sus cuerpos de agua. Aunque en el estado se cobija al Pípila con los colores de la bandera LGBT+, la tela se convierte en un manto manchado de sangre. Según datos recuperados por la organización Letra S, de 2015 a 2021 se han registrado 15 asesinatos de personas LGBT+.

Conforme a información disponible en la plataforma Visibles, sabemos que entre 2017 y 2021 33 personas LGBT+ han reportado agresiones en Guanajuato. Estas son de todo tipo. Van desde los insultos hasta ataques sexuales. Tal y como se observa en las cifras de 2021, las disidencias sexogenéricas no se encuentran seguras en ningún espacio.

Casos de agresiones contra personas LGBT+ en Guanajuato / Imagen: Visibles

La violencia contra la comunidad LGBT+ desde las instituciones

A finales de 2019, Guanajuato fue uno de los estados que encabezaban la lista de lugares donde prolifera la homofobia institucional. La vulneración de los derechos humanos de la población LGBT+ no solo está presente en el silencio ante el asesinato de la activista y pedagoga María Guadalupe Flores (Kleo). También es visible en la permisividad que otorga a quienes atacan a candidatos LGBT+. En Guanajuato, la violencia política contra las personas LGBT+ también está al interior de la llamada política formal.

El rechazo a la comunidad LGBT+ por parte de autoridades estatales y municipales se traduce en la pasividad —o más bien omisión— de la aprobación del matrimonio igualitario y la tipificación de los crímenes de odio. Incluso en su investigación Crímenes de odio por homofobia: la necesidad de su regulación como tipo penal autónomo en México, la doctora en Política Criminal Xochitl Guadalupe Rangel Romero destaca que, a diferencia de otros estados, en el Código Penal de Guanajuato «no se encontró algún artículo relacionado con discriminación u odio».

¿Qué sucede con el matrimonio igualitario?

En cuanto al matrimonio igualitario: su reconocimiento sigue siendo una deuda histórica. Para casarse, las parejas del mismo sexo necesitan tramitar amparos ante el Poder Judicial de la Federación. Este proceso es sumamente tardado y agotador. En Guanajuato, la postura del Gobierno frente a la comunidad LGBT+ es hipócrita. CONOCE LA HISTORIA DE ESTA PAREJA LÉSBICA QUE SE CASARÁ EN GUANAJUATO.

Por un lado, alardea de su tolerancia al promocionar el Callejón del Beso con una pareja lésbica besándose. Por otro lado, se hace como que —literal— la Virgen le habla cuando la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) llama la atención al Congreso del estado para que atienda la garantía de los derechos humanos.

El Gobierno de Guanajuato es hipócrita con la comunidad LGBT+ porque promueve a San Miguel de Allende como destino LGBT-friendly mientras se voltea para otro lado cuando la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) le recuerda que tiene la obligación de proteger los derechos de las diversidades sexogenéricas. ¿Guanajuato puede considerarse «la grandeza de México» cuando en su territorio prevalecen la homofobia, lesbofobia, bifobia y transfobia?

¿Tú también piensas que el gobierno de Guanajuato mantiene una postura hipócrita respecto a la comunidad LGBT+?

Con información de Secretaría de Gobernación, Letra S, Animal Político, Gobierno del estado de Guanajuato y El Universal

error: Alert: Ya te vimos pillín, mejor comparte.