Diputado acusado de corrupción se defiende con discurso homofóbico

Óscar Nájera es un diputado homofóbico en el Congreso de Honduras.

Ante los señalamientos de corrupción en su contra, un diputado se defendió con un discurso homofóbico, asegurando que su acusador es gay.

Lo que en un principio parecía ser un escándalo de corrupción en Honduras escaló hasta convertirse en un caso de homofobia. El protagonista de los hechos fue el diputado Óscar Nájera, quien, ante los señalamientos en su contra por recibir sobornos, lanzó un discurso homofóbico contra el legislador que lo acusa.

Óscar Nájera es un diputado homofóbico hondureño.

Todo comenzó cuando el también diputado Rony Martínez dijo que la Comisión de Energía del Congreso de Honduras, presidida por Nájera, recibió sobornos para aprobar contratos leoninos. En respuesta, Nájera dijo que Martínez es gay y «contrario a los principios cristianos».

Se jacta de su homofobia

Más allá del discurso homofóbico, sobre el diputado Nájera pesan serias acusaciones de corrupción. De acuerdo con el legislador Rony Martínez, la comisión presidida por Nájera recibió 47 millones de lempiras en sobornos. Posteriormente, estos se habrían distribuido entre sus miembros:

«Ese dinero lo habrían pagado representantes de empresas que generan energía térmica en el país y que el Estado se ve en la obligación de pagarles a esas empresas a través de contratos leoninos aprobados».

Martínez, quien además se dedica al periodismo, añadió que los sobornos van desde las 200 000 hasta los 5 millones de lempiras.

Rony Martínez es un diputado en el Congreso de Honduras.

Por su parte, Nájera retó a Martínez a comprobar sus dichos ante un tribunal. También dijo que los contratos se otorgaron mediante una licitación pública. Sin embargo, el diputado no perdió la oportunidad de lanzar un discurso homofóbico e incluso jactarse de que los gays «le caen mal»:

«Yo creo que como él es un señor que es gay, y como a mí los gay (sic) me caen mal, entonces yo creo que por eso es quizás esos resentimientos personales con algún miembro de la Comisión de Energía I y Energía II».

Nájera también dijo que Martínez «no volverá nunca a ser diputado ni volverá a ser periodista, porque ha fallado a los principios éticos y morales, cristianos» con los que —según él— se conducen los «hombres de buenos criterios». En tono ofensivo, también señaló que su acusador «está acostumbrado a usar la lengua para otros menesteres».

Homofobia en Honduras

En un país como Honduras, el discurso homofóbico del diputado Nájera es sumamente grave.

De acuerdo con Agencia Presentes, Honduras es el país centroamericano que registró más asesinatos de personas LGBTQ+ en 2019. Se cometieron 34 homicidios, cifra superior a los 24 registrados en Guatemala el mismo año.

Por otro lado, en los primeros meses de 2020 se registran ya 12 homicidios de personas de la comunidad LGBTQ+. De acuerdo con la organización Cattrachas, seis de las víctimas son mujeres trans, cinco son hombres gays, y una mujer lesbiana. El caso más reciente ocurrió apenas el 10 de julio. Dos personas que viajaban a bordo de un vehículo abrieron fuego contra la trabajadora sexual y activista Scarleth Cambelll, de apenas 22 años.

Ante estas circunstancias, el diputado Óscar Nájera debería legislar en favor de los derechos de la comunidad LGBTQ+ en lugar de lanzar un discurso homofóbico. Ya sea por corrupto o por intolerante, queda claro que quien no debería volver a ser legislador es este personaje.

Con información de Proceso y Radio HRN

error: Alert: Ya te vimos pillín, mejor comparte.