InicioLGBTQ+GayLas salvajes tierras de aquel «provinciano»

Las salvajes tierras de aquel «provinciano»

-

Un tuit desató todo un debate sobre el uso de la palabra ‘provinciano’, por eso es importante profundizar sobre este término y sus significados.

¿Qué significa ser ‘provinciano’? ¿Consideras que el término se usa de forma despectiva o simplemente se utiliza para referirse a alguien que vive fuera de Ciudad de México?

Antes de empezar, primero exploremos la definición de ‘multiculturalidad’. Según Wikipedia, «es la existencia de varias culturas que conviven en un mismo espacio físico, geográfico o social. Abarca todas las diferencias que se enmarcan dentro de la cultura, ya sea, religiosa, lingüística, racial, étnica o de género». Sin embargo, para algunas personas la multiculturalidad es un reto para socializar, compartir e incluso para respetar la dignidad humana.

Cuando leí que un ‘influencer‘ se estaba «ligando» a una persona que no arrobó, y se lanzó a describirlo, algo me olió muy raro, podrido, dominado y situado en una posición de poder absolutamente desigual.

Homosexual, prieto y con VIH: así vivo el racismo en México

¿Qué es ser ‘provinciano’?

Las cosas en redes sociales tienden a escalar fácilmente cuando hay algún tipo de roce o desacuerdo, y este no fue la excepción. Sin embargo, lo celebro porque así podemos ver claramente el termómetro social, el termómetro de las redes sociales, que puede ser una herramienta medible. Y que visibiliza en las cosas y temas que hay que seguir trabajando.

Irene Valdivia, mujer trans residente de Michoacán, me ayudó a dilucidar lo que francamente me molestó. El ‘influencer‘ habla de una ‘provincia’, como se nombra a todo lo que está afuera de Ciudad de México. Y existe un aire de superioridad capitalina al nombrar a «la provincia».

Irene Valdivia así lo explica:

«Acá [los provincianos] somos los salvajes que no tienen servicios, educación de la misma calidad, mismas legislaciones (ojo con esto). Y si somos Morelos, somos el patio trasero de CDMX al que se pueden ir en sábado. Y si somos Guerrero, somos esa gran masa de tierra que hay que atravesar para que el residente de CDMX pueda llegar a Acapulco. Y si somos Chiapas, somos el lugar al que el universitario que estudia alguna ciencia social o ambiental en la UNAM pueda ir a romantizar etnicidades en San Cristóbal de las Casas».

La serofobia y la ignorancia, dos constantes en la población gay

Algo no está bien

Algo no está bien cuando insistimos en llamar a alguien o a un grupo de personas de una forma que sabemos les incomoda. Algo está podrido cuando buscamos desvalorizar y empequeñecer la experiencia de vida del otro con adjetivos hirientes. Algo se perdió cuando se señala que está mal algo y no hay posibilidad de entablar un diálogo enriquecedor. Y, por el contrario, te contestan con un:

«Y si te ofende que te digan provinciano, muy tú [sic] pedo que nisiquiera [sic] te estaba hablando a tí [sic]».

Cuando se habla del ‘provinciano’ no se hace referencia a aquella persona que vive en un lugar geográfico diferente. Se utiliza el adjetivo para describir, justificar y calificar la conducta de la persona. Lo provinciano se mira desde la capital como lo exótico, lo no tan avanzado, lo del pensamiento atrasado. El lugar en donde no llega la civilización y la civilidad, donde falta la educación, donde «están los pobres», «los mochos», los conservadores.

Urge hacer comunidad

Una y otra vez repito que hagamos comunidad. Ayudemos, compartamos. Empujemos al de adelante que ya va cansado o démosle la mano al de atrás que va rezagado. Sin embargo, me doy cuenta de que solo ayudamos, compartimos y hacemos comunidad con aquel que se parece a mí. Con el que comparto ideas, con el que vive en mi barrio, con el que es igual de famoso que yo. Somos igual de incapaces de ponernos en ‘los zapatos del otro’ porque no se parecen a nosotrxs.

50% de los estudiantes LGBT+ sufren de discriminación

Para terminar este texto retomo lo que aquella mujer trans de Michoacán llamada Irene Valdivia escribió y se me ha quedado grabado:

«Lo que significa las palabras no es el texto que encontramos, es cómo las usamos en la vida fuera de ese contexto. La palabra ‘provinciano’ solo habla de lo centralizado que está el país y de la forma en la que se han creído el papel superior en el que merecen ser nombrados, nombrados diferente al resto del país».

Así pues, nos hemos construido, en ‘la capital’ inferiorizando al resto de homosexuales que no están aquí, en la gran ciudad, en la ciudad de los derechos, en la ciudad donde nos pisoteamos por todo. Por el bien de nosotros los homosexuales, ojalá eso cambie.

Y, para complementar todo lo anterior, les dejo las distintas definiciones de ‘provinciano’, según el diccionario de la Real Academia Española.

provinciano

¿Qué opinas de la discusión que se generó por la palabra ‘provinciano’? ¿Consideras que se usó de forma despectiva? Cuéntanos en los comentarios.

Alaín Pinzón
Internacionalista, activista, defensor y consultor en Derechos Humanos. Diplomado en Modelos de Gestión de Proyectos Sociales, Diplomado en Racismo y Xenofobia en México. Miembro del Consejo Ciudadano para VIH e ITS de la Ciudad de México, miembro en 2017 y 2018 de la RED Ciudadana por la Igualdad y la No Discriminación del COPRED. Coordinador del Grupo de apoyo comunitario VIHve Libre. Miembro del Community Advisory Board de la Clínica de VIH del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición “Salvador Zubirán”
error: Alert: Ya te vimos pillín, mejor comparte.