Comunidad trans marcha: temen más a violencia que a COVID-19

Marcha de la comunidad trans el 3 de junio en Bogotá / Foto: Twitter @redcomunitariat

La violencia transfóbica orilló a la comunidad trans a realizar la marcha más numerosa registrada desde que inició la cuarentena en Colombia.

La agudización de la violencia transfóbica en Colombia provocó que la comunidad trans tomara las calles y realizara una marcha durante el fin de semana. Sin embargo, los asesinatos no se detuvieron.

Este lunes, sujetos que viajaban en dos automóviles persiguieron a bordo de sus vehículos a una mujer trans que huía a pie por las calles barrio Enciso, en Medellín. Al darle alcance, le dispararon. La víctima, aún sin identificar, murió en el lugar.

Dos días antes, la víctima fue un hombre trans. El activista Mateo López participaba en una comida comunitaria que él mismo había organizado en el municipio de Circasia, departamento de Quindío, cuando un sujeto le arrebató la vida disparándole en el rostro y en la cabeza.

En este contexto de violencia, es sencillo entender por qué la comunidad trans protagonizó el fin de semana la marcha más numerosa de la que se tiene registro desde el 20 de marzo, cuando inició la cuarentena en Colombia.

Transfobia no está en cuarentena

De acuerdo con datos de la Red Comunitaria Trans, en lo que va del año se registran 16 transfeminicidios en Colombia. De esa cantidad, seis ocurrieron durante la cuarentena por la COVID-19.

Por ello, más de mil personas trans realizaron una marcha contra la violencia este fin de semana en Bogotá.  Además, las movilizaciones se replicaron en ciudades como Medellín, Popayán y Tunja. A pesar de que en el país se registran más de 100 000 contagios por la pandemia, la consigna fue: «No nos mata el Covid [sic], nos mata su transfobia».

Entre sus principales reclamos, la comunidad trans exigió justicia para Alejandra Monocuco, cuyo caso causó indignación internacional. A finales de junio, la trabajadora sexual presentó dificultades para respirar. Un grupo de paramédicos llegó para auxiliarla. Sin embargo, dejaron de atenderla al enterarse de que vivía con VIH, por lo que murió en el lugar.

Pancarta en honor a Alejandra Monocuco / Foto: Twitter @ElParcheCritico

En la marcha también se honró la vida de Eilyn Catalina, una joven trans asesinada con violencia en pleno Día del Orgullo LGBTQ+. El pasado 28 de junio, varios sujetos la atacaron con armas blancas en Medellín en un acto de intolerancia transfóbica.

En la movilización también se registraron consignas en contra de la alcaldesa de Bogotá Claudia López y de la policía, que ha protagonizado actos de violencia en contra de mujeres trans.

Pinta contra la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, realizada durante la marcha trans del 3 de julio / Foto: Twitter @rubianodf

Pancarta contra la violencia policial usada en la marcha trans / Foto: Twitter @LunariaFondo

Por desgracia, tras la marcha, la violencia contra la comunidad trans continuó el Colombia. Tan sólo en los tres días posteriores a la movilización de registraron los asesinatos del activista trans Mateo López en Quindío y de la joven en Medellín que aún sigue sin ser identificada.

Con información de Colombia Informa, Alerta Paisa y Orgullo LGBT Colombia