Esta es la historia de la Marcha de las Putas

marcha de las putas historia puebla
Conferencia de prensa sobre la Marcha de las Putas en Puebla / Foto: Facebook (El Taller Nahualas)

El 17 de octubre de 2021 se llevó a cabo la edición número 11 de la Marcha de las Putas. El recorrido fue de la Fiscalía General al Zócalo de Puebla.

Por otro año consecutivo, activistas feministas y de la comunidad LGBT+ tomaron las calles de Puebla para participar en la Marcha de las Putas, acto de resistencia con una historia propia. Originalmente llamada SlutWalk, la Marcha de las Putas responde a una indignación global por la violencia de género. Se conmemora con mayor frecuencia en Canadá, Estados Unidos, Israel, India, Reino Unido, Australia, México, Brasil, Argentina, Colombia, Costa Rica, Perú, Ecuador, Honduras, Uruguay y El Salvador.

Así se vivió la marcha número 11 en Puebla:

La convocatoria depende de las situaciones locales. Las sedes varían anualmente. Por ejemplo, en 2015 se llevó a cabo en más de 200 metrópolis. Un año antes, Islandia rompió el récord con la asistencia de más de 11 000 mujeres y disidentes sexuales. Desde su primera manifestación (Canadá, 2011) se realizaron diferentes actividades. Se tomó el espacio público para leer pliegos petitorios, poesía y testimonios. Asimismo, las colectivas organizaron talleres, flash mobs y performances.

Cabe destacar que, aunque la consigna central es «no es no», la agenda de la Marcha de las Putas depende de las principales demandas en cada país. Mientras en Canadá la mayor parte de las manifestaciones ha sido para expresar el hartazgo por el acoso callejero, en México es otra fecha en la que víctimas secundarias de feminicidio exigen respuesta por parte de las autoridades. Por su parte, en Estados Unidos (esencialmente en Ohio y Nueva Orleans) numerosos grupos de mujeres organizaron su rabia para manifestar que las niñas y adolescentes son agredidas sexualmente por sus compañeros de clase. Esta es una de las razones por las que la Marcha de las Putas también se considera «una forma de abrazar a las sobrevivientes».

Flyer de la edición 11 de la Marcha de las Putas en Puebla / Foto: Facebook (Marcha de las Putas)

¿Cómo llegamos aquí?

Cronológicamente, la historia de la Marcha de las Putas comienza en Canadá. Pero el tejido que reclama el derecho a la dignidad ha sido una labranza que no deja de florecer. Fue el 3 de abril de 2011 cuando las principales avenidas de Toronto, Ottawa, Vancouver y Montreal se convirtieron en una hiedra venenosa para los cómplices y protagonistas de un sistema heteropatriarcal.

Las mujeres salieron con pancartas y altavoces. Denunciaron el enaltecimiento de la cultura de la violación en el entramado institucional. Además de las estadísticas, lo que encendió la mecha fue la declaración de un policía llamado Michael Sanguinetti. Durante una visita a una universidad, el uniformado dijo que, para no ser agredidas en la calle, las mujeres «no deben salir vestidas como putas».

A lo largo de la movilización, las asistentes señalaron la importancia de (re)apropiarse del sustantivo. A través de cantos, playeras y carteles expresaron que la palabra ‘puta’ se ha usado con 2 finalidades: controlar la sexualidad y el cuerpo y hacer una división entre ‘las buenas y malas mujeres’.

Mujeres y disidencias sexogenéricas contra la putofobia

La réplica de la Marcha de las Putas en distintas latitudes puso en evidencia —una vez más— la potencia de la articulación entre distintos movimientos. Al asistir a las manifestaciones en Manizales (Colombia), las chicas LBT+ recordaron que las políticas contra de la violencia de género también deben contemplar la orientación sexual e identidad de género.

Por su parte, las trabajadoras sexuales que asistieron a las tomas públicas de Managua (Nicaragua) y Caracas (Venezuela), denunciaron que —incluso dentro de algunas ramas del feminismo— hay un rechazo declarado hacia ellas. En México, activistas feministas, LBT+ y que se dedican al trabajo sexual no han titubeado al asegurar que necesitamos combatir nuestra propia putofobia.

Décima edición de la Marcha de las Putas en Puebla / Foto: Facebook (Marcha de las Putas)

¿Cuándo es?

Como lo mencionamos en párrafos anteriores, la convocatoria a la Marcha de las Putas depende de las condiciones de cada país. A diferencia de las movilizaciones por el Pride, 8M, 28S o 25N, la Marcha de las Putas no tiene una fecha en específico. CONOCE TODAS LAS EFEMÉRIDES DEL CALENDARIO LGBT+.

En México se ha realizado en junio (2011), octubre (2012, 2018, 2019), septiembre (2013), agosto (2014), diciembre (2015, 2020) y noviembre (2016, 2017). Por lo general, no es un evento separatista. Así como lo detallaron voceras de El Taller Nahualas, este acto de rebeldía está abierto a:

«Mujeres y personas disidentes de la heteronorma de cualquier expresión y orientación de género, profesión, nivel educativo, raza, etnia, edad, capacidad, de todos puntos de la ciudad, para hacer una declaración unificada sobre la violencia sexual y el derecho de las sobrevivientes de violencia a ser tratadas con dignidad».

Desde 2011, la Marcha de las Putas ha formado parte de la historia local de distintas entidades de la República. La sede está sujeta a la organización de los colectivos. El epicentro de este grito ha sido Puebla. De ahí le siguen CDMX, Jalisco, Nuevo León y Chiapas. Este año se llevó a cabo el 17 de octubre de 2021. Con falda o pantalón, respétanos, cabrón. No es no.

¿Ya conocías la historia de la Marcha de las Putas? ¿Has asistido a alguna edición? Cuéntanos.

Con información de Cuestiones de género: de la igualdad y la diferencia. Revista de la Universidad de León, Clarín Proceso y The Conversation,

error: Alert: Ya te vimos pillín, mejor comparte.