Agreden a gay por sacar a hombres de vagones exclusivos

chico-gay-pelea-golpiza-metro-pino-suarez-0
Alberto Espinosa Zárate contó a Homosensual lo que realmente pasó antes de la golpiza en el Metro Pino Suárez. / Foto: Cortesía Alberto Espinosa Suárez (Animal Político)

Alberto Espinosa Zárate es un chico gay que fue agredido en el Metro Pino Suárez por sacar a hombres de los vagones exclusivos. Por eso inició la golpiza.

Eran después de las 11 de la noche en plena víspera del Día de la Virgen de Guadalupe cuando un chico gay fue agredido en el Metro Pino Suárez por sacar a hombres de los vagones exclusivos. Según lo reportado por ElBigData, un «abuelito» y un joven homosexual se pelearon en el Metro Pino Suárez por la «preferencia sexual» [sic] del chico. Asimismo, ElBigData señaló que «un testigo» informó a dicho sitio web que el chico gay «se enojó porque lo sacaron del vagón para mujeres, pues él argumentaba que debía viajar en él porque su género era femenino».

Homosensual habló en exclusiva con el joven gay, cuyo nombre es Alberto Espinosa Zárate. Él nos contó cómo fue insultado y vilipendiando solo por sacar a hombres de los vagones exclusivos para mujeres.

«Es completamente falso. Yo nunca dije que mi género era femenino»: Alberto Espinosa Zárate

Cuando Alberto era un niño solía acompañar a su mamá a la universidad. Un día iban juntos en un vagón mixto del Metro de Ciudad de México. De pronto Alberto vio cómo un hombre metía una de sus manos por debajo de la falda de su madre.

«A mi mamá le gusta usar falda y recuerdo muy bien que una vez de regreso en la línea 3, dirección Indios Verdes, nos subimos en Copilco. Un señor al momento de subir le metió la mano en la falda y le trató de agarrar la vagina. Mi mamá sí se encabronó macizo y lo enfrentó […] No estábamos en los vagones exclusivos. Y pues sí le empezaron a gritar: “¡Pinche vieja, pa’ qué se sube aquí! ¡Pa’ qué trae falda!”.

-Alberto Espinosa Zárate en exclusiva para Homosensual

El pasado 11 de diciembre, a sus 20 años de edad, Alberto solo quería llegar a su casa. Venía saliendo del trabajo y tomó su «ruta de siempre, dirección Pantitlán». Cuando el Metro llegó a la estación Pino Suárez, «una señora y cuatro hombres» empezaron a meterse entre la gente hasta invadir la zona reservada solo para mujeres y niños menores de 12 años. A Alberto no le gustó ver que esa señora iba a meterse con sus amigos a uno de los vagones exclusivos para mujeres.

«Yo salí tarde del trabajo porque salgo tarde del trabajo, atención a clientes. Era víspera del 12 de diciembre entonces el Metro iba llenísimo […] En la línea 1 los vagones exclusivos son los tres últimos. Va llegando el tren y una señora se empieza a mover a los vagones exclusivos con cuatro amigos».

-Alberto Espinosa Zárate para Homosensual

Según Alberto, él alzó la voz y les dijo a los hombres que no se metieran, pero lo ignoraron. Entonces él gritó más fuerte, pidiéndole a la gente que no los dejaran subir, pero nadie le hizo caso. Cuando sonó la alarma que anuncia el cierre de puertas, Alberto decidió actuar y en lugar de meterse al último vagón mixto, entró al exclusivo para mujeres para sacar a los hombres de ahí.

A pesar de que hay señalamientos indicando que los vagones exclusivos son solo para mujeres y niños menores de 12 años, hombres de todas las edades se siguen metiendo sin que alguien los detenga. / Foto: Por Esto

«En ese momento yo sí me crucé al lado exclusivo y les grité que se bajaran: “¡Oigan, no se suban ahí, son vagones exclusivos!”. Nunca me hicieron caso. Ahí no había empezado lo denso. Ni siquiera eran gritos violentos […] Una chica me dijo: “Baja la palanca de emergencia”. Yo pensé: ¿por qué no la bajas tú? Pero sí me metí al tren y jalé la palanca».

-Alberto Espinosa Zárate para Homosensual

No es la primera vez que Alberto Espinosa Zárate jala la palanca de emergencia. En otra ocasión lo hizo porque un hombre se estaba convulsionando. Y ese 11 de diciembre volvió a hacerlo. Pero ¿por qué se involucró?

¿Por qué no mejor se metió al vagón mixto, dejó que esos hombres se quedaran en el exclusivo para mujeres y evitó meterse en problemas?

«No me parece agradable», comentó Alberto a Homosensual. «Me gusta luchar por la justicia. Me han ocurrido muchas situaciones. Hace una semana una chica solita se puso a sacar a un hombre de los vagones exclusivos y él dijo: “Es que yo soy policía y soy adulto mayor”. Y ella: “No, ¿qué haces aquí? ¡Salte!”. Y en ese momento yo sí la apoyé».

«Al yo estar en el último mixto puedo ver lo que pasa en los tres exclusivos. Por eso apoyé a esta chica y entre ella y yo lo pasamos al otro vagón. Él se molestó mucho. Así han sido muchas otras situaciones».

-Alberto Espinosa Zárate en exclusiva para Homosensual

Según Alberto Espinosa Zárate, «señoritas han enfrentado a hombres y no los han sacado». Por eso le disgustó «ver como si fuera un tren normal de pasajeros y ver que cuatro hombres iban acompañados de una mujer. Como si no se viviera toda esta situación de acoso que por cinco pesos ‘órale, vámonos a nuestras casas y si te puedo agarrar la nalga en el camino, bien’».

«Esta mujer sabía que eran los vagones exclusivos. Dije no: si en ellos no cabe [la prudencia de] que estos son vagones exclusivos, en ellas debe de caber, y en ninguno cupo. Se subieron y nunca me hicieron caso. Solo hasta que jalé la palanca y llegó el conductor se salieron los cuatro hombres».

-Alberto Espinosa Zárate para Homosensual
Un día cualquiera en la hora pico dentro del Metro de CDMX / Foto: Arena Pública

«No solo ha sido mi mamá, también mi hermana y amigas»: Alberto Espinosa Zárate

Además de haber visto cómo un hombre metió la mano por debajo de la falda de su mamá y cómo otras usuarias del Metro han intentado sacar a los que se cuelan a los vagones exclusivos, Alberto contó a Homosensual sobre otras situaciones desagradables y recalcó que lo que más le enoja es que «los señores de la tercera edad son los que más acosan».

«Ellos ya tienen asientos exclusivos que nosotros les tenemos que ceder en los otros vagones. Los hombres de la tercera edad no tendrían por qué subirse a los vagones exclusivos para mujeres. Ello son los más acosadores. Hay videos de ellos sacándose el pene.

Mi hermana ha tenido muchísimas experiencias de acoso en el Metro. En la última [experiencia de acoso] alguien eyaculó sobre ella sin que ella se diera cuenta. Cuando se bajó del tren tenía semen en la chamarra. Iba en el vagón exclusivo. Fue como por mayo, junio».

-Alberto Espinosa Zárate en exclusiva para Homosensual

«Se enojaron porque accioné la palanca y la gente se molesta porque tiene prisa»: Alberto

Según Alberto, los usuarios del Metro —tanto hombres como mujeres— se enojaron con él por haber jalado la palanca. «Como el tren se tiene que detener la gente se molesta porque tiene prisa. Entonces les molestó mucho que yo detuviera el tren y que por mi culpa el conductor revisara las 12 puertas de los vagones exclusivos para que los hombres se bajaran. Supongo que alguno de los organizadores [del grito ‘maricón’] fue de los que estaba ahí».

Alberto Espinosa Zárate jaló la palanca para que el tren no partiera con hombres metidos en los vagones exclusivos para mujeres. / Foto: Somos CDMX

«No era un viejito, sí estaba grande el señor pero no era un abuelito»: Alberto Espinosa Zárate

Espinosa Zárate aseguró a Homosensual que «las notas que salieron en pocas palabras dicen: “Este gay por subirse a los últimos vagones por sentirse femenino lo bajaron del vagón. Le gritaron ‘maricón’ y luego se agarró a madrazos con un abuelito”. Y pues no».

Según Alberto, cuando el conductor llegó al vagón exclusivo para averiguar quién había jalado la palanca de emergencia, «las señoras con prisa» lo señalaron y acusaron. Él aceptó haberlo hecho y explicó al conductor que fue porque había hombres en los vagones exclusivos.

«Una señora que estaba ahí me dijo que si tanto me molestaba la presencia de hombres, ¿que qué hacía yo ahí? Y le dije: “Vengo a sacar a los hombres”».

Alberto Espinosa Zárate para Homosensual

Alberto incluso acompañó al conductor a revisar «las 12 puertas de los tres vagones exclusivos» para obligar a los irrespetuosos a bajarse de ahí e irse a los mixtos.

«[Los hombres] salían como cucarachas y obviamente ellos estaban muy indignados y me empezaron a insultar. Insultos muy equis, típicos del metro: “¡Pinche pendejo, nada más obstruyes el avance de los trenes! ¡Como tú no tienes prisa!”. Y también chiflidos con mentadas de madre».

-Alberto Espinosa Zárate para Homosensual

Posteriormente, el conductor se dirigió a la cabina y Alberto a los vagones mixtos, pero sintió «bastante tenso el ambiente». Por eso mejor quiso esperar a que llegara el siguiente tren aunque se le hiciera aún más tarde. Fue ahí cuando empezaron a gritarle ‘maricón’ y a provocarlo.

«No fue una voz. Fueron muchas voces»: Alberto, el chico gay agredido en el Metro Pino Suárez por sacar a hombres de los vagones exclusivos para mujeres

Mientras Alberto permanecía en el andén, decidido a esperar el siguiente tren, la gente comenzó a agredirlo verbalmente.

«No fue una voz. Fueron muchas muchas voces. En los seis vagones se empezaron a oír estas voces de ‘maricón’, ‘joto’, ‘marica’ y pues me molesté bastante. También las mujeres se molestaron conmigo por sacar a los hombres del vagón y ya cuando empezaron a gritar ‘maricón’ sí llegué al límite de paciencia y sí dije: “A ver, ¿quién me gritó maricón?”. Pero no tuvieron los suficientes huevitos para decírmelo en la cara».

-Alberto Espinosa Zárate en exclusiva para Homosensual

Alberto corrió puerta por puerta a ver si alguien «tenía el coraje, tenía los testiculitos» de gritarle ‘maricón’. Pero se hizo el silencio. A los pocos segundos nuevamente escuchó el mismo insulto. Por eso se acercó a una de las puertas y encaró a varios hombres, todos estaban con «la cabeza agachada».

«Hasta una señora me gritó: “¡¿Quieres que te partan la madre?!”. Le pedí que me dijera si ella sabía quién me había gritado pero no lo hizo. Empezó a sonar la alarma del tren, se iban a cerrar las puertas. Y todos empezaron a sonreír con cara de ‘ya chingamos, ya no hizo nada’. Eso me molestó. Y pues metí mi mano y al primero que agarré lo jalé del cuello de la camisa y lo saqué.

No sé si fue el que me gritó ‘maricón’, pero sí sé que fue cómplice del que me gritó porque en ningún momento me dijo nada. Nunca dijo: “No, yo no te dije ‘maricón'”. Sí me metió golpes pero nunca lo negó. Mientras peleábamos él no me decía nada, solo estaba como shockeado y a la defensiva».

-Alberto Espinosa Zárate para Homosensual

Este es el video que circuló en redes. En este se ve a Alberto y al señor con el que se peleó en el andén del Metro Pino Suárez. Según el entrevistado, «no era un viejito, sí estaba grande el señor pero no era un abuelito». MIRA ESTAS 10 VECES QUE LOS LGBT+ APLASTARON A SUS AGRESORES.

¿Quién me gritó maricón?” Abuelito y gay se agarran a golpes en el Metro Pino Suárez from El Big Data Mx on Vimeo.

¿Y la policía? ¡Ni sus luces!

Durante todo este contratiempo no hubo rastro de un solo elemento de la Policía Bancaria e Industrial (PBI) en el andén. Fue hasta después de la golpiza que llegó un elemento de la PBI. Alberto le reclamó «por no haber estado ahí desde un principio para que toda esa situación no se diera». Aunque Alberto quiso ir al Ministerio Público a declarar, el señor con el que se peleó «se puso muy violento y así de “yo no te voy a acompañar a ningún pinche lado y tú me vas a pagar el taxi porque yo llevo prisa, yo vivo muy lejos”».

«Aunque le dije al PBI: “Yo quiero declarar. Yo soy un agresor. Yo me puse violento. ¿En serio no van a hacer nada? “, no nos llevó. Y me dio más coraje ver que no habían estado porque había tres o cuatro PBI ahí por los torniquetes cuidando a trabajadores que estaban poniendo baldosas nuevas. ¿Qué están cuidando, que no se hicieran daño con el martillo?».

-Alberto Espinosa Zárate en exclusiva para Homosensual

El supuesto ‘abuelito’ se retiró y Alberto solo anotó su ‘versión’ de los hechos «en un cuadernito de esos de primaria de profesional 100 hojas que nada más estaba forrado con el escudo de los PBI y tenía sellos de PBI en cada hoja».

Alberto Espinosa Zárate en la de Orgullo de CDMX / Foto: Cortesía Alberto Espinosa Zárate (Animal Político)

«El policía me dijo: “Escribe lo que yo te dicte: ‘Agradezco el apoyo mostrado por el PBI…'”. ¿Cuál apoyo? Si ni siquiera pudieron detenerme en una riña en la que yo inicié […] Ni siquiera estuvieron en su lugar. Y todo por estar cuidando a trabajadores del Metro que estaban poniendo baldosas nuevas.

Ellos tenían que estar ahí en la sección de vagones exclusivos. Y nunca me pidieron identificación. Yo les pude decir que me llamaba Pepito Pérez, pero bueno soy honesto y dije que soy Alberto Espinosa Zárate».

Este suceso nunca habría acontecido si los elementos de la PBI hubieran estado cuidando el acceso a los vagones exclusivos. Tampoco habría ocurrido si tanto hombres como mujeres respetaran las reglas: que esos vagones son únicamente para mujeres y niños menores de 12 años. Y claro, la golpiza jamás habría pasado si la gente no se hubiera unido para insultar a un chico gay solo por haber querido ayudar a prevenir más y más situaciones de acoso en el Metro de Ciudad de México. ESTO FUE LO QUE SE REPORTÓ EN UN INICIO SOBRE ESTA PELEA OCURRIDA EN EL METRO PINO SUÁREZ.

¿Qué opinas de lo que ocurrió con este chico gay que fue agredido por sacar a hombres de los vagones exclusivos para mujeres? ¿Tú también te habrías defendido así?

error: Alert: Ya te vimos pillín, mejor comparte.