El Sádico: enamoraba a chicos gay y luego los mataba

Raul 'el Sádico' O. Marroquín, asesino de chicos gay / Foto: Debate

En 2006, Raúl Marroquín se convirtió en noticia en todo México al ser conocido como ‘el Sádico’, un asesino serial que mataba a hombres gay.

Como asesino serial, el Sádico destacó enormemente, pues mataba de manera bastante sanguinaria a sus víctimas, todas hombres gay.

Su nombre real era Raúl Osiel Marroquín Reyes, a quien juzgaron por el homicidio de cuatro personas y el secuestro de otras seis. Sin embargo, existen muchas razones para sospechar que tuvo más víctimas.

Su existencia soltó una ola de miedo en Ciudad de México, especialmente en la comunidad LGBT+, que se sintió amenazada terriblemente por este criminal.

Fotografía de Raúl Marroquín, mejor conocido como ‘el Sádico’ / Foto: Criminalia

El pánico del asesino

El Sádico no siempre fue un conocido asesino serial que mataba hombres gay. En realidad era un joven originario de Tampico, Tamaulipas, nacido en 1981, que decidió incursionar en la vida criminal luego de desertar del ejército y abandonar su carrera como médico.

En su ciudad natal comenzó en el robo con violencia, por el que fue detenido y pasó un año en prisión. Cuando lo liberaron, Raúl Marroquín quiso alejarse de su pasado y decidió mudarse a Ciudad de México.

Fue ahí que realmente sus crímenes comenzaron a escalar, pues Marroquín estaba decidido a no abandonar su vida en lo ilícito. Sin embargo, necesitaba una nueva estrategia de acción. Fue por eso que frecuentó varios lugares de la Zona Rosa, una sección de la ciudad conocida por su gran cantidad de locales y bares LGBT+.

Ahí seducía jóvenes a quienes invitaba a su departamento luego de ganarse su confianza. Después los secuestraba y exigía el pago de un rescate a sus familiares. Acto seguido los asfixiaba y mutilaba, abandonando los restos en las calles de otras colonias.

Ricardo López Hernández fue su primera víctima confirmada, a la que abdujo el 8 de diciembre de 2005 y por la cual pidió 28 mil pesos por el rescate.

Raúl ‘el Sádico’ Marroquín hablando con la prensa / Foto: Criminalia

¿Homofobia internalizada?

El asesino serial comenzó una ola de terror en México, con titulares que llamaban al homicida ‘Matajotos’ o ‘el asesino del arcoíris’.

Finalmente, la Agencia Federal de Investigaciones (AFI) aprehendió al Sádico el 26 de enero de 2006, acabando con sus actos horribles en los que mataba a hombres gay.

Cuando las autoridades cuestionaron al asesino, este reveló que en realidad no era gay y que solo escogió a este sector de la población porque era muy fácil enganchar a sus miembros. También dijo que no era homofóbico y que no tenía nada en contra de la comunidad LGBT+. Al respecto, declaró:

«Simplemente los preferí por no batallar en operaciones que implicaran armas y vehículos, pues solo fui a los lugares que frecuentaban y ellos solos me abordaban. Se me hacía más fácil tratar a esas víctimas».

Sin embargo, más adelante —en la misma declaración— dejó en claro que no era precisamente un aliado y hasta demostró serofobia:

«Hasta le hice un bien a la sociedad, pues esa gente hace que se malee la infancia. Una de mis víctimas era portador del VIH y, de cierta manera, evité la propagación del virus».

Finalmente, en 2010, el Sádico recibió una sentencia de 200 años en prisión. Actualmente la cumple en el penal de Santa Martha Acatitla en Ciudad de México. Jamás mostró arrepentimiento por sus crímenes.

El Sádico aprehendido por la AFI / Foto: Reporte Índigo

El Sádico fue un personaje bastante oscuro de la historia gay en México. ¿Qué haríamos ahora si tuviéramos un asesino así?

Con información de Infobae y Debate

error: Alert: Ya te vimos pillín, mejor comparte.